Cáncer de riñón en adulto (carcinoma de células renales)

+ -Text Size

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas TEMAS

¿Se puede encontrar temprano el cáncer de riñón?

Aunque muchos casos de cáncer de riñón se detectan relativamente en las etapas iniciales, cuando aún se encuentran confinados al riñón, otros casos son detectados en etapas más avanzadas de la enfermedad. Esto se debe a varias razones:

  • Algunas veces, estos cánceres se vuelven bastante grandes sin causar ningún dolor u otros problemas.
  • Debido a que los riñones se encuentran en un área profunda del cuerpo, los tumores pequeños del riñón no se pueden ver o palpar durante un examen físico.
  • No existen pruebas de detección recomendables que se puedan usar para detectar el cáncer de riñón en personas que no presentan un riesgo aumentado.

Una prueba rutinaria de la orina (análisis de orina), la cual algunas veces forma parte de un examen médico completo, puede encontrar pequeñas cantidades de sangre en la orina de algunas personas con cáncer de células renales en etapa inicial. Pero esta prueba no es una forma efectiva para detectar el cáncer de riñón. Existen muchas otras causas además del cáncer de riñón que resultan en sangre en la orina, incluyendo infecciones del tracto urinario, infecciones de la vejiga, cáncer de vejiga y padecimientos benignos (no cancerosos) del riñón como los cálculos renales. Además, algunas personas con cáncer de riñón no presentan sangre en la orina hasta que el tumor se encuentra bastante grande y pudiera haberse propagado a otras partes del cuerpo.

Los estudios por imágenes como la tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés) y las imágenes por resonancia magnética (MRI) pueden detectar carcinomas pequeños de células renales. Sin embargo, estos estudios son costosos y no siempre pueden distinguir los tumores benignos de los carcinomas pequeños de células renales.

Por estas razones, los médicos por lo general recomiendan la CT y la MRI para la detección temprana del cáncer de riñón sólo en personas que presentan condiciones hereditarias que elevan su riesgo de esta enfermedad, como el hecho de padecer la enfermedad de von Hippel-Lindau. Algunos médicos también recomiendan que las personas con enfermedades del riñón que son tratadas con diálisis a largo plazo deben someterse a pruebas periódicas (ya sea una tomografía computarizada o imágenes por resonancia magnética) para detectar el cáncer de riñón.

La ecografía es menos costosa y también puede detectar temprano el cáncer de riñón. Sin embargo, para recomendar pruebas de detección en personas sin factores de riesgo o síntomas de un cáncer, los estudios tienen que demostrar que la prueba mejora la supervivencia. Ningún estudio por imágenes para la detección de cáncer de riñón ha logrado esto.

A menudo, los cánceres de riñón se detectan accidentalmente (de forma incidental) durante exámenes médicos debidos a otras enfermedades, como una enfermedad de la vesícula. Estos cánceres usualmente no causan dolor ni molestia al momento de la detección. La tasa de supervivencia del cáncer de riñón que se detecta de esta forma es muy alta porque estos cánceres se detectan generalmente en una etapa muy temprana.

Pruebas genéticas para afecciones hereditarias asociadas con el cáncer de riñón

Es importante notificar a su médico si algún miembro de su familia (parientes consanguíneos) tiene o ha padecido de cáncer de riñón, especialmente a una edad temprana, o si han sido diagnosticados con un padecimiento hereditario asociado con este cáncer, por ejemplo enfermedad de von Hippel-Lindau. Puede que su médico recomiende que considere someterse a pruebas genéticas. Sólo las personas con signos clínicos de estos padecimientos o parientes consanguíneos con estos signos clínicos son sometidas a pruebas genéticas para estas afecciones.

Antes de someterse a pruebas genéticas, es importante consultar con un asesor genético para que usted pueda entender qué pueden y qué no pueden indicarle las pruebas, así como lo que significaría cualquier resultado. Las pruebas genéticas se usan para saber si hay mutaciones genéticas que causen estos padecimientos en su ADN. Se emplean para diagnosticar estas afecciones hereditarias y no para diagnosticar cáncer de riñón en sí. Su riesgo puede ser mayor si padece de uno de estos padecimientos, pero esto no significa que usted tiene (o definitivamente padecerá) cáncer de riñón. Para más información sobre las pruebas genéticas, consulte el documento Genetic Testing: What You Need to Know.

Si usted ha sido diagnosticado con uno de estos padecimientos, podría necesitar tomografías computarizadas o imágenes por resonancia magnética (MRI) frecuentes para determinar si tiene cáncer de riñón en etapa inicial.


Fecha de última actualización: 12/11/2012
Fecha de último cambio o revisión: 12/11/2012