Cáncer de riñón en adulto (carcinoma de células renales)

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de riñón TEMAS

Ablación y otros tratamientos locales para el cáncer de riñón

Siempre que sea posible, la cirugía es el tratamiento principal para los tumores renales que puedan extirparse. Sin embargo, para las personas que están muy enfermas como para someterse a cirugía, algunas veces se pueden emplear otros métodos para destruir los tumores del riñón. Puede que sean útiles para algunas personas, aunque existe muy poca información sobre cuán bien funcionan a largo plazo en comparación con la cirugía. Además, aún no están considerados como tratamientos convencionales.

Crioterapia (crioablación)

Este método utiliza frío extremo para destruir el tumor. Una sonda hueca (aguja) se inserta en el tumor a través de la piel (vía percutánea) o durante laparoscopia (la laparoscopia se discutió en la sección “Cirugía para el cáncer de riñón”). Se introduce gas muy frío a través de la sonda, lo cual crea una bola de hielo en su extremo que destruye al tumor. Para asegurarse que se destruya el tumor sin causar demasiado daño a los tejidos adyacentes, el médico observa cuidadosamente las imágenes del tumor durante el procedimiento (con ecografía) o mide la temperatura del tejido.

El tipo de anestesia utilizada para la crioterapia depende de cómo se vaya a hacer el procedimiento. Los posibles efectos secundarios incluyen sangrado y daño a los riñones o a otros órganos cercanos.

Ablación por radiofrecuencia

En esta técnica, se utilizan ondas radiales de alta energía para calentar el tumor. Una sonda delgada, parecida a una aguja, se coloca a través de la piel y se mueve hasta que la punta llegue al tumor. Se utiliza la tomografía computarizada o la ecografía para guiar la colocación de la sonda. Una vez que llega al tumor, se pasa corriente eléctrica a través del extremo de la sonda, lo que calienta el tumor y destruye las células cancerosas.

La ablación por radiofrecuencia usualmente se emplea como procedimiento ambulatorio, usando anestesia local (medicamento que adormece) en el área donde se inserta la sonda. También es posible que se le administre un medicamento para ayudarle a relajarse.

No son comunes las complicaciones graves, pero pueden darse e incluyen sangrado y daños en los riñones u otros órganos cercanos

Embolización arterial

Esta técnica se usa para bloquear la arteria que alimenta al riñón que tiene el tumor. Se coloca un catéter (tubo) pequeño en una arteria de la parte interna del muslo y se empuja hasta que llegue a la arteria que va desde la aorta al riñón (arteria renal). Posteriormente, se inyecta un material en la arteria para bloquearla, cortando el suministro sanguíneo del riñón. Esto causará que el riñón (y el tumor en éste) mueran.

Aunque este procedimiento no se realiza con mucha frecuencia, algunas veces se lleva a cabo antes de una nefrectomía radical para reducir el sangrado durante la operación o en pacientes que presentan hemorragia persistente del tumor.


Fecha de última actualización: 04/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/23/2014