Cáncer de riñón en adulto (carcinoma de células renales)

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de riñón TEMAS

Radioterapia para el cáncer de riñón

La radioterapia utiliza rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. El tipo de radiación a veces usado para tratar el cáncer de riñón, conocido como radioterapia de rayos externos, enfoca la radiación desde una fuente fuera del cuerpo hacia el cáncer.

Los cánceres de riñón no son muy sensibles a la radiación. La radioterapia se puede usar a veces para tratar el cáncer de riñón si una persona no está lo suficientemente saludable como para someterse a cirugía, aunque se podrían tratar primero otros tratamientos.

La radioterapia se usa con más frecuencia para paliar, o aliviar, síntomas del cáncer de riñón como el dolor, el sangrado o los problemas causados por la propagación del cáncer (especialmente a los huesos o al cerebro).

El tratamiento es muy similar a la radiografía, pero la radiación es más intensa. El procedimiento en sí no es doloroso. Antes de iniciar el tratamiento, el equipo médico tomará cuidadosamente medidas para determinar los ángulos correctos para emitir los haces de radiación, y las dosis adecuadas de radiación. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más tiempo.

Un tipo especial de radioterapia conocida como radiocirugía estereotáctica algunas veces se puede utilizar para tumores aislados en el cerebro. En realidad, esto no conlleva cirugía. Existen dos técnicas principales para la radiocirugía estereotáctica, aunque ambas usan el mismo principio de dirigir con precisión la radiación. En una técnica, se enfocan muchos rayos finos al tumor desde varios ángulos diferentes durante algunos minutos o hasta horas. La segunda técnica utiliza un acelerador lineal móvil (una máquina que crea rayos X) que es controlado por una computadora. En lugar de administrar muchos haces a la vez, el acelerador lineal se mueve alrededor del paciente para administrar la radiación al tumor desde ángulos diferentes. En cualquier método, la cabeza del paciente se mantiene en la misma posición mediante la colocación de un marco rígido. Este tipo de tratamiento también se puede usar para áreas de propagación del cáncer fuera del cerebro. Cuando se usa para tratar el cáncer en otro lugar, se llama radioterapia estereotáctica corporal.

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios de la radioterapia dependen del lugar a donde se dirigió la radiación y puede incluir cambios en la piel (parecidos a una quemadura por el sol) y perdida de pelo en el lugar por donde la radiación atravesó la piel, náuseas, diarrea y cansancio. A menudo éstos desaparecen después de un corto periodo de tiempo. La radiación también puede ocasionar que los efectos secundarios a raíz de otros tratamientos empeoren.

La radioterapia dirigida al área del tórax puede causar daño a los pulmones y podría causar dificultad para respirar.

Los efectos secundarios de la radiación al cerebro por lo general se tornan más graves después de uno o 2 años después del tratamiento, y pueden incluir dolores de cabeza y dificultad para pensar.

Usted puede encontrar más información general sobre la radioterapia en nuestro documento Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 04/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/23/2014