Cáncer de riñón en adulto (carcinoma de células renales)

+ -Text Size

¿Qué es Cáncer de riñón? TEMAS

¿Qué es el cáncer de riñón?

Para una mejor comprensión sobre esta enfermedad, resulta útil conocer la estructura normal y el funcionamiento de los riñones.

Información sobre los riñones

Los riñones son un par de órganos en forma de frijol, cada uno alrededor del tamaño del puño de la mano, y con un peso aproximado entre 130 y 140 gramos (aprox. de 4 a 5 onzas). Se ubican en la parte superior trasera de la pared de la cavidad abdominal, uno en cada lado de la columna vertebral. Ambos están protegidos por las costillas inferiores.

La función principal de los riñones es filtrar la sangre y eliminar el exceso de agua, sal y desechos del cuerpo. Estas sustancias se transforman en orina. La orina se desplaza desde los riñones hacia la vejiga a través de conductos delgados conocidos como uréteres. El punto en el que el uréter se encuentra con el riñón se conoce como la pelvis renal. La orina se almacena en la vejiga hasta que la persona la elimina al orinar.

Los riñones también ayudan a asegurar que el cuerpo cuente con suficientes glóbulos rojos. Esto lo hacen al producir una hormona llamada eritropoyetina, la cual instruye a la médula ósea para que produzca más glóbulos rojos.

Nuestros riñones son importantes, pero en realidad necesitamos menos de un riñón completo para la función renal. Muchas personas en los Estados Unidos viven una vida normal saludable con sólo un riñón. Algunas personas podrían no tener ningún riñón funcionando y sobreviven con la ayuda de un procedimiento médico llamado diálisis. La forma más común de diálisis usa una máquina especialmente diseñada que filtra la sangre casi como lo haría un riñón real.

Carcinoma de células renales

El carcinoma de células renales, también conocido como cáncer de células renales o adenocarcinoma de células renales, es por mucho el tipo más común de cáncer de riñón. Alrededor de nueve de cada diez casos de cáncer de riñón son carcinomas de células renales.

Aunque el carcinoma de células renales por lo general crece como una sola masa (tumor) dentro del riñón, algunas veces se encuentran dos o más tumores en uno o incluso en ambos riñones al mismo tiempo. Algunos de estos cánceres se pueden notar sólo después de que han crecido bastante, pero la mayoría se detecta antes de que hayan hecho metástasis (se hayan propagado) hacia distintos órganos en el cuerpo. A menudo, son encontrados mediante tomografías computarizadas (CT) o ecografías que se hacen debido a otras inquietudes distintas al cáncer de riñón. Al igual que en la mayoría de los cánceres, el carcinoma de células renales es difícil de tratar una vez se ha propagado a otros órganos.

Existen varios subtipos de carcinoma de células renales basados principalmente en la apariencia de los tumores cuando son observados con un microscopio. Al conocer el subtipo de carcinoma de células renales, éste puede ser un factor a tomarse en cuenta para decidir el tratamiento, y también puede ayudar a su médico a determinar si su cáncer se puede deber a un síndrome genético hereditario.

Carcinoma de células renales de tipo células claras

Esta forma es la más común del carcinoma de células renales. Aproximadamente siete de cada diez personas con carcinoma de células renales tiene este tipo de cáncer. Cuando se observa con el microscopio, las células que conforman el carcinoma renal de células claras lucen muy pálidas o claras.

Carcinoma papilar de células renales

El carcinoma papilar de células renales es el segundo subtipo más común (alrededor de 1 caso en 10 es de este tipo). Estos cánceres forman proyecciones pequeñas llamadas papilas, parecidas a dedos, en alguna parte del tumor, si no es que están presentes en la mayor parte del mismo. Algunos médicos llaman a estos cánceres cromofílicos porque las células absorben ciertos tintes y lucen de color rosa cuando se observan con un microscopio.

Carcinoma renal de células cromófobas

Este subtipo representa alrededor del 5% (cinco casos en 100) de los casos de carcinoma de células renales. Las células de estos cánceres son también pálidas, al igual que las células claras, pero son mucho más grandes y tienen ciertas características que pueden reconocerse.

Carcinoma de células renales del túbulo colector

Este subtipo es poco común. La característica principal es que las células cancerosas pueden formar conductos irregulares.

Carcinoma de células renales no clasificado

En pocos casos, los cánceres de células renales son identificados como “no clasificados” porque su apariencia no corresponde a ninguna de las otras categorías o porque hay más de un tipo de célula presente.

Otros tumores cancerosos del riñón

Entre otros tipos de cáncer de riñón se incluyen los carcinomas de células de transición, los tumores de Wilms y los sarcomas renales.

Carcinoma de células de transición

De cada 100 cánceres de riñón, alrededor de cinco a diez son carcinomas de células de transición, también conocidos como carcinomas uroteliales. Los carcinomas de células de transición no se originan en el riñón mismo, sino en el revestimiento de la pelvis renal (el lugar en el que la orina llega antes de ingresar al uréter). Este revestimiento está compuesto de células llamadas células de transición que lucen como las células que revisten la vejiga. Cuando el cáncer se origina de estas células, éstas lucen en el microscopio como otros carcinomas uroteliales, como el cáncer de vejiga. En algunos estudios se ha demostrado que, al igual que el cáncer de vejiga, estos cánceres a menudo están asociados con el hábito de fumar y a estar expuesto a ciertos químicos causantes de cáncer en el lugar de trabajo.

Las personas con carcinoma de células de transición a menudo presentan los mismos signos y síntomas de los pacientes con cáncer de células renales: sangre en la orina y, algunas veces, dolor en la espalda.

Generalmente estos cánceres se tratan mediante cirugía para extirpar todo el riñón y el uréter, así como la parte de la vejiga donde el uréter se une a ésta. Algunas veces, los cánceres más pequeños y menos agresivos pueden ser tratados con menos cirugía. La quimioterapia algunas veces se administra después de la cirugía, dependiendo de la cantidad de cáncer que se encuentre. La quimioterapia utilizada es la misma que se emplea para el cáncer de vejiga. Es importante hablar con su doctor para informarse sobre sus opciones, así como los beneficios y riesgos de cada tratamiento.

Aproximadamente nueve de cada diez de los carcinomas de células de transición del riñón son curables, si se detectan en una etapa temprana. Las probabilidades de cura disminuyen drásticamente si el tumor ha crecido hacia la pared del uréter o parte principal del riñón, o si tiene una apariencia más agresiva (alto grado) cuando se observa con un microscopio.

Después del tratamiento, las visitas de seguimiento con su médico para la observación con una cistoscopia (observar dentro de la vejiga con un tubo iluminado) y estudios por imágenes son extremadamente importantes porque el carcinoma de células de transición puede regresar en la vejiga, así como en otras partes del cuerpo.

Para más información sobre el carcinoma de células de transición, consulte nuestro documento Cáncer de vejiga.

Tumor de Wilms (nefroblastoma)

Los nefroblastomas, más comúnmente conocidos como tumores de Wilms, casi siempre son detectados en niños. Este tipo de cáncer se da muy poco entre los adultos. Para más información sobre este tipo de cáncer, consulte nuestro documento Wilms Tumor.

Sarcoma renal

Los sarcomas renales son un tipo no común de cáncer de riñón (representan menos del 1% de todos los casos), que se originan en los vasos sanguíneos o en el tejido conectivo del riñón. Los sarcomas se tratan con más detalle en nuestro documento Sarcoma: cáncer de tejidos blandos en adultos.

Tumores benignos (no cancerosos) del riñón

Algunos tumores del riñón son benignos (no cancerosos). Esto significa que no se propagan (hacen metástasis) a otras partes del cuerpo, aunque pueden continuar creciendo y causando problemas. Entre los tumores benignos del riñón se encuentran los adenomas de células renales, los oncocitomas renales y los angiomiolipomas. Estos tumores se pueden tratar al remover o destruir el tumor, usando muchos de los procedimientos que también se emplean para los cánceres de riñón, como nefrectomía radical, nefrectomía parcial, ablación por radiofrecuencia y embolización arterial. La selección del tratamiento está influenciada por muchos factores, tal como el tamaño del tumor y si éste causa síntomas, el número de tumores, si los tumores están presentes en ambos riñones, y la condición de salud general del paciente.

Adenoma renal

Los adenomas renales son los tumores de riñón más comunes que son benignos. Estos tumores son pequeños y de crecimiento lento que a menudo se detectan en estudios por imágenes (tal como tomografía computarizada) cuando se usan para detectar algo distinto. Cuando se observan con un microscopio, se asemejan mucho a los carcinomas de células renales de bajo grado. En raros casos, los tumores que en principio se pensó que eran adenomas renales, pueden ser en realidad carcinomas pequeños de células renales. Debido a que es difícil diferenciarlos, los tumores que se sospecha que sean adenomas son a menudo tratados como cánceres de células renales.

Oncocitoma

Los oncocitomas son tumores benignos del riñón que algunas veces pueden crecer bastante. Al igual que con los adenomas renales, a veces puede ser difícil diferenciarlos de los cánceres de riñón. Debido a que los oncocitomas no se propagan normalmente a otros órganos, a menudo la cirugía los cura.

Angiomiolipoma

Los angiomiolipomas son otro tipo poco común de tumor benigno del riñón. A menudo se originan entre personas con esclerosis tuberosa, una afección genética que también afecta el corazón, los ojos, el cerebro, los pulmones y la piel. Estos tumores están formados por diferentes tipos de tejidos conectivos (vasos sanguíneos, músculos lisos, y grasa). Si no están ocasionando ningún síntoma, a menudo pueden permanecer bajo vigilancia detallada. Puede que requieran ser tratados si están generando problemas (como dolor o sangrado).

El resto de este documento se concentra en el carcinoma de células renales y no en los carcinomas de células de transición, los tumores de Wilms, los sarcomas renales, ni otros tipos menos comunes de tumores de riñón.


Fecha de última actualización: 12/11/2012
Fecha de último cambio o revisión: 12/11/2012