Cáncer de riñón en adulto (carcinoma de células renales)

+ -Text Size

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre el Cáncer de riñón? TEMAS

¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del cáncer de riñón?

En muchos centros médicos, hospitales universitarios y otras instituciones en todo el país se están llevando a cabo investigaciones sobre los tratamientos contra el carcinoma de células renales. La Sociedad Americana Contra El Cáncer apoya la investigación dirigida a las causas, la detección, el diagnóstico y el tratamiento del cáncer de riñón.

Genética

Algunos científicos están estudiando varios genes que parecen tener una función importante en el cambio de las células normales del riñón a carcinoma de células renales (RCC).

Por ejemplo, en la mayoría de los cánceres de riñón de células claras se encuentran problemas con el gen supresor de tumor VHL (de la enfermedad de von Hippel-Lindau). Esto permite que otros genes (tal como el gen del factor inducible por la hipoxia, HIF) estén activados cuando no deberían estarlo, lo que hace que una célula se torne cancerosa. Algunos tratamientos más nuevos se concentran en atacar a este mecanismo celular.

Los investigadores ahora también tienen una mejor idea de los cambios del gen responsables de algunas otras formas de cáncer de riñón. Los médicos están tratando de determinar qué tratamientos son los que tienen una probabilidad mayor de ser eficaces para ciertos tipos de cáncer de riñón. Esta información también se puede usar para desarrollar nuevos tratamientos.

Nuevos métodos para el tratamiento local

El ultrasonido de alta intensidad (HIFU) es una técnica bastante nueva que actualmente se estudia para ser usada contra el cáncer del riñón. Conlleva dirigir rayos de ultrasonido bien enfocados desde fuera del cuerpo para destruir el tumor.

La ablación con crioterapia o ablación por radiofrecuencia es a veces utilizada para tratar tumores pequeños en el riñón. Actualmente se realizan investigaciones para determinar cuán útiles son estas técnicas a largo plazo y para refinarlas más.

Terapias dirigidas

Debido a que la quimioterapia no es muy eficaz contra el cáncer avanzado del riñón, ahora se emplean usualmente las terapias dirigidas como opción de primera línea para tratar los cánceres de riñón que no se pueden extirpar mediante cirugía. En este momento, se administran usualmente por separado. Se están realizando estudios clínicos para saber si la combinación de estos medicamentos, ya sea entre sí o con otros tipos de tratamientos puede ser mejor que usarlos solos.

También se están probando muchos medicamentos nuevos de terapias dirigidas, incluyendo cediranib y trebananib. Algunos de estos ya están mostrando resultados promisorios en estudios clínicos preliminares.

También se está estudiando el desempeño potencial que podría obtenerse de administrar medicamentos dirigidos antes y después de la cirugía (terapia neoadyuvante y adyuvante, respectivamente). Se espera que con estos estudios se aumente el índice de cura, y tal vez (en el caso de terapia adyuvante) reducir el tamaño de los tumores para permitir una cirugía menos extensa. Esto podría ayudar a las personas a mantener más de su función renal normal.

Además de descubrir nuevos medicamentos y buscar la mejor combinación y secuencia de los existentes, un área principal de investigación consiste en descubrir las mejores maneras de seleccionar el mejor tratamiento para cada persona. Esto significa encontrar los factores del cáncer de una persona que hacen que sea más propensa a responder a cierta medicina. Esto puede aumentar las probabilidades de beneficiarse de una terapia y de reducir las probabilidades de que una persona reciba un tratamiento que probablemente no le beneficie (y que podría aun causar efectos secundarios).

Inmunoterapia

El cáncer de riñón parece ser uno de los cánceres que tiene más probabilidades de responder a la inmunoterapia, la cual consiste en tratamiento que refuerza la respuesta del sistema inmunológico del cuerpo contra las células cancerosas. Se están probando los estudios clínicos de muchos métodos nuevos de inmunoterapia. La investigación básica ahora es dirigida hacia una mejor comprensión del sistema inmunológico, de cómo activarlo y de cómo reacciona ante el cáncer.

Medicamentos que boquean a la PD-1 y PD-L1

Las células cancerosas utilizan vías naturales en el cuerpo para ayudar a evitar ser detectadas y destruidas por el sistema inmunológico. Por ejemplo, ellas a menudo tienen una proteína llamada PD-L1 en sus superficies que les ayuda a evadir el sistema inmunológico. Los nuevos medicamentos que bloquean la proteína PD-L1, o a la proteína correspondiente PD-1 que se encuentra en las células inmunológicas llamadas células T, pueden ayudar al sistema inmunológico a reconocer las células cancerosas y atacarlas.

Actualmente se están desarrollando varios medicamentos que bloquean a estas proteínas. Por ejemplo, en estudios preliminares, un medicamento anti-PD-1, conocido como nivolumab (BMS-936558) redujo los tamaños de tumores en alrededor de 1 de cada 4 personas con cáncer de riñón, mientras que un medicamento dirigido a la PD-L1 (conocido como BMS-936559) redujo los tamaños de los tumores en alrededor de 1 de cada 10 personas. Hasta el momento, muchas de las respuestas tumorales han sido de larga duración. Actualmente se están realizando estudios más abarcadores sobre estos y otros nuevos medicamentos.

Vacunas

Se están probando en estudios clínicos varios tipos de vacunas para estimular la respuesta inmunológica del cuerpo ante las células cancerosas del riñón. Contrario a las vacunas contra las infecciones, como el sarampión y las paperas, estas vacunas están diseñadas para ayudar a tratar, no prevenir, el cáncer de riñón. Una de las posibles ventajas de estos tipos de tratamientos consiste en que parecen tener efectos secundarios muy limitados. Hasta el momento, las vacunas sólo están disponibles en estudios clínicos.

Existen varias maneras de crear vacunas que pudieran estimular el sistema inmunológico:

  • En un método, las células cancerosas (extraídas durante la cirugía) son alteradas en el laboratorio para hacerlas más propensas a causar una respuesta inmunológica y luego son regresadas al cuerpo. En otro método, un virus especial es alterado para que deje de ser infeccioso, pero que aún lleve un gen para una proteína a menudo encontrada en las células cancerosas. Una vez que el virus es inyectado en el cuerpo, se espera que la proteína cause que el sistema inmunológico reaccione contra las células cancerosas en cualquier lugar del cuerpo.
  • En otro método, las células del sistema inmunológico se remueven de la sangre. Las células son tratadas con citocinas y luego son expuestas para atacar a las células cancerosas para producir lo que se conoce como células dendríticas. Luego estas células son inyectadas en el cuerpo para estimular al sistema inmunológico para combatir el cáncer. Los resultados prematuros han sido alentadores, pero se requieren de más estudios al respecto.

También se está estudiando la combinación de vacunas con agentes dirigidos u otros agentes para ayudarlos a funcionar mejor.

Trasplante de médula ósea o de células madre de sangre periférica

En las persona con cáncer avanzado de riñón, el propio sistema inmunológico de la persona no está controlando eficazmente el cáncer. Otro método de inmunoterapia consiste en tratar de usar el sistema inmunológico de otra persona para atacar las células cancerosas.

Primero, se obtienen formas muy tempranas de células del sistema inmunológico (llamadas células madre) de un donante compatible, ya sea de su médula ósea o de su sangre. La persona con cáncer entonces es tratada con medicamentos de quimioterapia, ya sea en dosis más bajas (llamadas minitrasplante o trasplante de células madre no mieloablativo) para suprimir el sistema inmunológico o en dosis más altas para causar un daño más severo a las células inmunitarias y a otros componentes de la médula ósea. Luego se administran células madre del donante para tratar de establecer un nuevo sistema inmunológico que pueda tener más probabilidad de atacar las células cancerosas.

Algunos estudios preliminares de esta técnica han sido promisorios, encontrando que puede ayudar a reducir el tamaño de los cánceres de riñón en algunas personas. Sin embargo, también puede causar complicaciones mayores, y los efectos secundarios pueden ser graves. Esta técnica probablemente estará sólo disponible a través de estudios clínicos hasta que se conozca más sobre su seguridad y utilidad.

Para más información sobre el procedimiento lea nuestro documento Trasplante de células madre (trasplantes de sangre periférica, médula ósea y sangre del cordón umbilical).


Fecha de última actualización: 04/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/23/2014