+ -Text Size

Las pruebas y los exámenes de detección tienen el propósito de encontrar una enfermedad, como el cáncer, en las personas que no tienen ningún síntoma. Los exámenes de detección, como los mamogramas, descubren los cánceres antes de que empiecen a causar síntomas. A esto se le llama detección temprana. Los cánceres que se descubren en etapas iniciales (cuando son pequeños y no se han propagado) son más fáciles de tratar y tienen mejor respuesta al tratamiento.

Para más información sobre las guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para la detección temprana del cáncer de seno, lea Prevención y detección temprana del cáncer de seno.

¿Por qué es importante encontrar el cáncer de seno en etapa inicial?

Mientras más temprano se detecte el cáncer de seno, mejores son las probabilidades de que el tratamiento tenga éxito. Los tumores cancerosos del seno que se encuentran porque pueden ser palpados suelen ser más grandes, y tienen más probabilidades de haberse extendido fuera del seno. Sin embargo, los exámenes de detección a menudo pueden encontrar cánceres de seno cuando son pequeños y todavía están confinados en el seno. El tamaño y la extensión del cáncer de seno son algunos de los factores más importantes para establecer el pronóstico (expectativa) de una mujer que padezca esta enfermedad.

La mayoría de los médicos consideran que los exámenes para la detección temprana del cáncer de seno salvan miles de vidas cada año. Se podrían salvar muchas más vidas si un número aún mayor de mujeres y sus médicos aprovecharan dichas pruebas.


Last Medical Review: 09/25/2014
Last Revised: 05/24/2016