+ -Text Size

Algunas veces el cáncer de seno se encuentra después de que aparecen síntomas, pero muchas mujeres con cáncer de seno en etapa inicial no presentan síntomas. Por esta razón, es muy importante hacerse las pruebas de detección recomendadas (como se describen en la sección “¿Se puede detectar el cáncer de seno en sus primeras etapas?”) antes de que surja cualquier síntoma.

Si se encuentra algo sospechoso durante el examen de detección o si usted tiene cualquiera de los síntomas de cáncer de seno que se describen en la sección anterior, su médico usará uno o más métodos para averiguar si la enfermedad está presente. Si se encuentra cáncer, se realizarán otras pruebas para determinar la etapa (extensión) del cáncer.

Antecedentes médicos y examen físico

Si usted cree que presenta cualquier signo o síntoma que podría significar cáncer de seno, asegúrese de hablar con su médico tan pronto como sea posible. Su médico le hará preguntas sobre sus síntomas, sobre cualquier otro problema médico y sobre los posibles factores de riesgo de desarrollar afecciones benignas del seno o cáncer de seno.

Se le examinarán minuciosamente los senos para localizar la presencia de cualquier protuberancia o área sospechosa y para palpar su textura, tamaño y relación con la piel y los músculos del tórax. Se identificarán todos los cambios en los pezones o en la piel de los senos. Es posible que se palpen los ganglios linfáticos axilares o los que se encuentran sobre la clavícula, ya que el agrandamiento o la firmeza de estos ganglios linfáticos puede indicar la propagación del cáncer de seno. Su médico también realizará un examen físico completo para saber cuál es su estado general de salud y si existe evidencia de que el cáncer se haya propagado.

Si los síntomas y/o los resultados del examen físico sugieren la presencia de cáncer de seno, probablemente se realizarán más pruebas. Éstas pueden incluir estudios por imágenes, análisis de muestras de secreción del pezón, o realizar biopsias de las áreas sospechosas.

Estudios por imágenes utilizados para evaluar enfermedades de seno

Un estudio por imágenes es una forma de ver lo que está sucediendo dentro de su cuerpo. Estas imágenes pueden mostrar estructuras del cuerpo y funciones normales, así como también anormales causadas por enfermedades como el cáncer.

Estos son algunos de los estudios por imágenes más comunes utilizados para identificar o saber más sobre cambios en los senos y cáncer de seno:

Mamogramas (mamografías)

Un mamograma es una radiografía del seno. Los mamogramas de detección se usan para encontrar cambios de los senos en mujeres que no presentan signos ni síntomas de un problema en los senos. Por lo general, en los mamogramas de detección se toman dos radiografías (radiografías tomadas de ángulos diferentes) de cada seno. Por otro lado, los mamogramas de diagnóstico se utilizan para estudiar con mayor profundidad un cambio que se observa en un mamograma de detección. Se toman más imágenes del área que podría ser cáncer.

Para más información, lea Mamogramas y otros procedimientos de imaginología de los senos.

Ecografía (ultrasonido) de los senos

La ecografía, también conocida como sonografía o ultrasonido, utiliza ondas sonoras para delinear una parte del cuerpo. Este estudio es útil para observar algunos cambios del seno, como aquellos que se pueden palpar, pero que no se pueden ver en un mamograma. También es útil para identificar la diferencia entre quistes llenos de fluido y masas sólidas.

Para más información, lea Mamogramas y otros procedimientos de imaginología de los senos.

Imágenes por resonancia magnética del seno

Las imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) utilizan ondas de radio e imanes potentes en lugar de rayos X. Se absorbe la energía de las ondas radiales y luego se libera en un patrón formado por el tipo de tejido corporal y por ciertas enfermedades. Una computadora traduce este patrón en una imagen muy detallada. Para realizar una MRI del seno con el fin de detectar cáncer, se inyecta un líquido de contraste, llamado gadolinio, en una vena antes o durante el estudio para mostrar mejor los detalles.

Para más información, lea Mamogramas y otros procedimientos de imaginología de los senos.

Ductograma (galactograma)

Algunas veces se utiliza un ductograma, también llamado galactograma, para ayudar a determinar la causa de cualquier secreción (flujo) del pezón que sea motivo de preocupación. En esta prueba, se introduce un tubo metálico muy delgado en la abertura de un conducto del pezón por donde sale la secreción. Se introduce una pequeña cantidad de material de contraste, el cual delinea la forma del ducto en una radiografía y puede mostrar si hay una masa o un bulto dentro del ducto. Si sale líquido de su pezón, puede que se recolecte una muestra del líquido y se examine para saber si hay signos de infección o células cancerosas.

Procedimientos de biopsia

Una biopsia se realiza cuando los mamogramas, otros estudios por imágenes o el examen médico, indican que hay un cambio en un seno que podría ser cáncer. La única manera de asegurarse si se trata de cáncer o no es mediante una biopsia. Una biopsia consiste en extraer una muestra (un pequeño fragmento) del área que causa sospechas para examinarla en un laboratorio. A la muestra se le llama espécimen para biopsia. Lea Para la mujer que enfrenta una biopsia del seno para más información.


Last Medical Review: 09/25/2014
Last Revised: 05/24/2016