Cáncer de seno

+ -Text Size

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre el Cáncer de seno? TEMAS

¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del cáncer de seno?

En muchos centros médicos alrededor del mundo, se están realizando investigaciones sobre las causas, la prevención y el tratamiento del cáncer de seno.

Causas del cáncer de seno

Se siguen realizando estudios para descubrir los factores y hábitos en el estilo de vida que pueden alterar el riesgo de cáncer de seno. Los estudios en curso están evaluando los efectos del ejercicio, aumento o pérdida de peso y alimentación en el riesgo de cáncer de seno.

Los estudios sobre el mejor uso de las pruebas genéticas para detectar las mutaciones del BRCA1 y del BRCA2 continúan a ritmo acelerado. Los científicos también están explorando cómo las variaciones genéticas comunes pueden afectar el riesgo de cáncer de seno. Cada variante genética tiene sólo un efecto modesto en el riesgo (10 a 20 por ciento), pero al juntarse pueden potencialmente tener un gran impacto.

En los últimos años, las causas potenciales de cáncer de seno en el medio ambiente también han recibido más atención. Aunque mucha de la ciencia en este tópico aún está en sus etapas más iniciales, ésta es un área de investigación activa.

Actualmente se está realizando un estudio abarcador y a largo plazo, financiado por el National Institute of Environmental Health Sciences (NIEHS), para ayudar a encontrar las causas del cáncer de seno. En el estudio, conocido como “El Estudio de Hermanas” (Sister Study), se han inscrito 50,000 mujeres que tienen hermanas con cáncer de seno. Este estudio les dará seguimiento a estas mujeres por lo menos durante 10 años y recopilará información sobre los genes, el estilo de vida y los factores ambientales que pudieran causar cáncer de seno. Una rama de “El Estudio de Hermanas”, llamada “El Estudio de Dos Hermanas”, está diseñada para buscar las posibles causas de la aparición temprana del cáncer de seno. Para más información sobre estos estudios llame al 1-877-4-SISTER (1-877-474-7837) o visite la página en Internet www.sisterstudy.org.

Quimioprevención

La fenretinida, un retinoide, también está bajo estudio como una manera de reducir el riesgo de cáncer de seno (los retinoides son medicamentos relacionados con la vitamina A). En un estudio de poco alcance, este medicamento redujo el riesgo de cáncer de seno tanto como el tamoxifeno.

También se están estudiando otros medicamentos, tal como los inhibidores de la aromatasa para reducir el riesgo de cáncer de seno.

Para obtener más información, consulte nuestro documento Medicamentos para reducir el riesgo del cáncer de seno.

Cómo tomar decisiones sobre el DCIS

En algunas mujeres, el DCIS se convierte en cáncer de seno invasivo y algunas veces un área del DICS contiene cáncer invasivo. Sin embargo, en algunas mujeres puede que las células nunca invadan y se mantengan confinadas dentro de los conductos. Si las células no invaden, el DCIS no se puede propagar a los ganglios linfáticos ni a otros órganos, y por lo tanto no representa una amenaza para la vida. La falta de certeza sobre cómo se comportará el DCIS dificulta que las mujeres tomen decisiones sobre qué tratamiento recibir, si alguno. Los investigadores están buscando maneras para asistir con estos retos.

Los investigadores están estudiando el uso de computadoras y métodos estadísticos para calcular las probabilidades de que un DCIS en una mujer se convierta en invasivo. Algunos de estos métodos se basan en información clínica disponible rutinariamente sobre la paciente y su DCIS, mientras que otros también incluyen información sobre cambios en los genes del tumor. Otro método consiste en proveer asistencia para tomar decisiones Se formulan preguntas a la mujer con DCIS para ayudarla a decidir qué factores (tales como supervivencia, prevención de recurrencia, y efectos secundarios) considera más importantes para escoger un tratamiento.

Otro método consiste en identificar genes expresados por las células del DCIS usando una prueba, como la prueba Oncotype Dx DCIS Score. Esta prueba se puede usar para predecir la probabilidad de que regrese el DCIS de una mujer o de que se desarrolle un nuevo cáncer en el mismo seno si ella no recibe radiación. Sin embargo, hasta el momento, esta prueba no ha sido estudiada lo suficiente como para predecir el beneficio que alguien podría tener al recibir radiación después de la cirugía para el DCIS.

Otra reciente área de investigación y debate entre los especialistas del cáncer de seno consiste en si se debe cambiar el nombre de DCIS a uno que enfatice que este no es un cáncer invasivo para ayudar a algunas mujeres a evitar un tratamiento demasiado agresivo.

Nuevas pruebas de laboratorio

Células tumorales circulantes

Es posible que en muchas mujeres con cáncer de seno algunas células se separen del tumor e ingresen a la sangre, según lo han reportado los investigadores. Estas células tumorales circulantes se pueden detectar con pruebas de laboratorio sensibles. Aunque estas pruebas pueden ayudar a predecir a cuáles pacientes el cáncer les podría regresar, no está claro que el uso de estas pruebas ayudará a las pacientes a vivir por más tiempo. Podrían ser potencialmente útiles en mujeres con cáncer de seno avanzado para ayudar a determinar si los tratamientos están surtiendo efecto.

Estudios por imágenes más recientes

Actualmente se están estudiando métodos por imágenes más nuevos para evaluar anomalías que puedan ser cánceres de seno.

Mamocintigrafía o gammagrafía (imaginología molecular del seno)

En la gammagrafía del seno, se inyecta en una vena un trazador ligeramente radioactivo, llamado tecnecio sestamibi, el cual se une a las células del cáncer de seno, y luego se utiliza una cámara especial para detectarlas.

Esta técnica sigue siendo estudiada para determinar si puede ser útil en la búsqueda de cánceres de seno. Algunos radiólogos creen que puede ser útil para observar áreas sospechosas encontradas en los mamogramas convencionales, aunque su función exacta aún no está clara. La investigación actual está dirigida a mejorar la tecnología y evaluar su uso en situaciones específicas, tales como en caso de senos densos en mujeres más jóvenes. Algunos estudios preliminares han sugerido que puede ser casi tan preciso como los exploradores más costosos de imágenes por resonancia magnética (MRI). Esta prueba, sin embargo, no reemplazará su mamograma de detección usual.

Varios otros métodos por imágenes, incluyendo las imágenes térmicas (termografía), se discuten en nuestro documento Mamogramas y otros estudios por imaginología de los senos.

Tratamiento

Cirugía oncoplástica

La cirugía con conservación del seno (tumorectomía o mastectomía parcial) a menudo se puede usar para los cánceres de seno en etapas tempranas. Sin embargo, en algunas mujeres los senos pueden quedar con tamaños y/o formas diferentes. Para los tumores más grandes, puede que ni siquiera sea posible, y que se necesite una mastectomía en lugar de la cirugía conservadora del seno. Algunos médicos resuelven este problema mediante la combinación de cirugía del cáncer y técnicas de cirugía plástica, lo que se conoce como cirugía oncoplástica. Esto normalmente conlleva darle una buena forma al seno cuando se hace la cirugía inicial, y también puede significar que haya que operar el otro seno para que ambos senos sean más simétricos. Este enfoque aún es relativamente nuevo, y no todos los médicos lo consideran apropiado.

Nuevos medicamentos de quimioterapia

Los cánceres de seno avanzados a menudo son difíciles de tratar. Por lo tanto, los investigadores están siempre descubriendo nuevos medicamentos.

Se ha desarrollado una clase de medicamento que ataca a los cánceres causados por mutaciones del gen BRCA. Esta clase de medicamentos, llamados inhibidores de PARP, ha demostrado ser prometedora en estudios clínicos para el tratamiento de los cánceres de seno, ovario y próstata que se habían propagado y que eran resistentes a otros tratamientos. Se están llevando a cabo más estudios para saber si este medicamento puede ayudar a las pacientes que no tienen mutaciones del gen BRCA.

Terapias dirigidas

Las terapias dirigidas son un grupo de medicamentos más nuevos que se aprovechan específicamente de los cambios genéticos en las células que causan cáncer.

Medicamentos que atacan a HER2: actualmente se está utilizando un número de medicamentos que atacan a la HER2, incluyendo trastuzumab (Herceptin), pertuzumab (Perjeta), ado-trastuzumab emtansina (Kadcyla) y lapatinib (Tykerb). Se están desarrollando y probando otros medicamentos.

Medicamentos contra la angiogénesis: para que los cánceres crezcan, los vasos sanguíneos tienen que desarrollarse para nutrir a las células cancerosas. Este proceso se llama angiogénesis. El análisis de la angiogénesis en muestras de cáncer de seno puede ayudar a establecer el pronóstico. Algunos estudios han encontrado que los cánceres de seno que están rodeados de muchos vasos sanguíneos pequeños nuevos son más propensos a ser agresivos. Se necesitan más investigaciones para confirmar esto.

El bevacizumab (Avastin) es un ejemplo de un medicamento anti-angiogénesis. Aunque el bevacizumab no resultó ser muy útil en el tratamiento del cáncer de seno avanzado, es posible que este método resulte aún útil en el tratamiento de cáncer de seno. Se están probando otros medicamentos anti-angiogénesis en varios estudios clínicos.

Otros medicamentos dirigidos: el everolimus (Afinitor®) es un medicamento de terapia dirigida que parece ayudar a los medicamentos de terapia hormonal a funcionar mejor. Se aprobó para ser usado con exemestano (Aromasin) en el tratamiento de cáncer de seno avanzado con receptor hormonal positivo en mujeres que han pasado por la menopausia. El everolimus también se ha estudiado con otros medicamentos de terapia hormonal y para el tratamiento del cáncer de seno en etapas más iniciales. En un estudio, el letrozol junto con el everolimus tuvo mayor efecto que el letrozol solo en reducir el tamaño de los tumores del seno antes de la cirugía. También parece ayudar en el tratamiento de cáncer de seno avanzado con receptor hormonal positivo cuando se añade al tamoxifeno. El everolimus también se está estudiando en combinación con quimioterapia y el medicamento dirigido trastuzumab. Actualmente, se estudian también otros medicamentos parecidos al everolimus.

En los últimos años, se han identificado otros blancos potenciales de nuevos medicamentos contra el cáncer de seno. Actualmente se están estudiando medicamentos basados en estos blancos, pero la mayoría aún se encuentra en fases iniciales de estudios clínicos.

Bifosfonatos

Los bifosfonatos son medicamentos que se usan para ayudar a fortalecer y reducir el riesgo de fracturas en huesos que han sido debilitados por el cáncer metastásico del seno. Ejemplos de éstos son el pamidronato (Aredia) y el ácido zoledrónico (Zometa).

Algunos estudios han sugerido que el ácido zoledrónico puede ayudar a que otras terapias sistémicas (como el tratamiento hormonal y la quimioterapia) funcionen mejor. En un estudio de mujeres tratadas con quimioterapia antes de la cirugía, los tumores de las mujeres que recibieron ácido zoledrónico con quimio se redujeron más que los tumores de las mujeres que sólo recibieron quimioterapia.

En otros estudios se ha analizado el efecto de administrar ácido zoledrónico con otros tratamientos adyuvantes (como quimio o terapia hormonal). Hasta el momento, los resultados han sido mixtos. Algunos estudios han mostrado que este método ayudó a reducir el riesgo de que el cáncer regresara, pero otros estudios no han mostrado este efecto. Los resultados de un estudio vincularon el uso de estos medicamentos con quimio adyuvante con un aumento en el riesgo de cáncer de seno recurrente en mujeres más jóvenes. En general, la información obtenida no apoya el uso de bifosfonatos como parte de la terapia convencional para el cáncer de seno en etapa inicial.

Denosumab

El denosumab (Xgeva, Prolia) también se puede usar para ayudar a fortalecer los huesos y reducir el riesgo de fracturas en huesos que han sido debilitados por el cáncer metastásico del seno. Actualmente se realizan estudios para determinar si este medicamento puede ayudar a los tratamientos adyuvantes a funcionar mejor.

Vitamina D

Un estudio reciente encontró que las mujeres con cáncer de seno en etapa inicial que tuvieron deficiencias de vitamina D tenían una mayor probabilidad de que sus cánceres regresarán en una parte distante del cuerpo y de tener un pronóstico menos favorable. Se necesitan más investigaciones para confirmar estos resultados. Aún no está claro si el consumo de suplementos de vitamina D sería beneficioso. No obstante, tal vez quiera consultar con su médico sobre someterse a una prueba para determinar si sus niveles de vitamina D son saludables.


Fecha de última actualización: 10/22/2014
Fecha de último cambio o revisión: 12/08/2014