Cáncer de seno

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de seno TEMAS

Radioterapia para el cáncer de seno

La radioterapia es un tratamiento con rayos o partículas de alta energía que destruyen las células cancerosas. La radiación al seno a menudo se administra después de la cirugía con conservación del seno para ayudar a reducir la probabilidad de que el cáncer regrese en el seno o en los ganglios linfáticos adyacentes. También se recomienda después de la mastectomía en pacientes donde el cáncer mide más de 5 cm o cuando los ganglios linfáticos son positivos al cáncer.

La radiación también se usa para tratar el cáncer que se ha propagado a otras áreas, por ejemplo los huesos o el cerebro.

Además, este tratamiento se puede administrar de forma externa (radiación con rayos externos) o internamente (braquiterapia).

Radioterapia externa

La radioterapia externa es el tipo más común de radioterapia para las mujeres con cáncer de seno. La radiación se emite desde una máquina externa al cuerpo y se concentra en el área afectada por el cáncer.

La extensión de la radiación depende de si se ha hecho una mastectomía o una cirugía con conservación del seno, y si los ganglios están o no afectados.

Si se hizo una mastectomía y los ganglios linfáticos no tenían cáncer, se dirige radiación a la pared torácica y a los lugares (del cuerpo) de donde salía cualquier drenaje.

Si se hizo una cirugía con conservación del seno, con más frecuencia se administra radiación a todo el seno y un refuerzo adicional de radiación se administra al área del seno donde el cáncer se extirpó para prevenir que regrese en esa área. El refuerzo a menudo se administra después de que los tratamientos a todo el seno han terminado. Se usa la misma máquina, pero los rayos se dirigen hacia el lugar donde se extrajo el cáncer. La mayoría de las mujeres no nota efectos secundarios diferentes del refuerzo de radiación que con la radiación a todo el seno.

Si se encontró cáncer en los ganglios linfáticos ubicados debajo del brazo, también se puede administrar radiación a esta área. En algunos casos, el área tratada también puede incluir los ganglios linfáticos supraclaviculares (los ganglios que se encuentran sobre la clavícula) y los ganglios linfáticos mamarios internos (los ganglios que se encuentran debajo del esternón en el centro del tórax).

Cuando se administra después de la cirugía, generalmente la radioterapia externa no se inicia sino hasta después de que los tejidos hayan podido sanar, lo que a menudo toma un mes o más. Si también se va a administrar quimioterapia, por lo general se retrasa la radiación hasta que se complete la quimioterapia.

Antes de iniciar el tratamiento, el equipo de radiación cuidadosamente tomará medidas para determinar los ángulos correctos para emitir los haces de radiación, y las dosis adecuadas de radiación. Entonces el equipo de radiación hará unas marcas o pequeños tatuajes con tinta en la piel de la paciente, que posteriormente utilizará como guía para concentrar la radiación en el área correcta. Puede que usted quiera preguntar al equipo de profesionales que atiende su salud si estas marcas serán permanentes.

Las lociones, los polvos, los desodorantes y los antitranspirantes pueden interferir con la radioterapia externa. Por lo tanto, el equipo de profesionales que le atiende puede indicarle si debe evitar el uso de éstos hasta que se concluyan los tratamientos.

La radioterapia externa es muy similar a la radiografía, pero la radiación es más intensa. El procedimiento en sí no es doloroso. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más tiempo.

La radiación al seno se administra con más frecuencia 5 días a la semana (de lunes a viernes) por aproximadamente 5 a 6 semanas.

Algunas mujeres de más edad que se han sometido a cirugía con conservación del seno debido a cáncer de seno en etapa inicial no necesitan radiación. (Lea “Tratamiento del cáncer de seno invasivo según la etapa”).

Irradiación acelerada del seno: el método convencional de recibir radiación externa 5 días a la semana por muchas semanas puede ser inconveniente para muchas mujeres. Algunos médicos ahora están usando otros programas, como administrar dosis ligeramente mayores por sólo 3 semanas.

Administrar radiación en dosis más elevadas usando menos tratamientos se conoce como radioterapia hipofraccionada. Este método fue estudiado en un grupo con muchas mujeres tratadas con cirugía con conservación del seno (BCS) y cuyos cánceres no se habían propagado a los ganglios linfáticos axilares.

Cuando se comparó administrar la radiación por 5 semanas, el tratamiento administrado por sólo 3 semanas fue igualmente eficaz en evitar que el cáncer regresara en el mismo seno por los primeros 10 años después del tratamiento. Actualmente se están estudiando nuevos métodos de administrar radiación por un periodo de tiempo aún más corto. En uno de los métodos, se administran mayores dosis de radiación cada día, pero el curso de radiación es reducido a sólo 5 días. La radioterapia intraoperatoria (IORT) es otro método en el que se administra sólo una dosis elevada de radiación en el quirófano justo después de la cirugía con conservación del seno (antes de cerrar la incisión en el seno). La IORT requiere equipo especializado y por lo tanto no está ampliamente disponible.

Radioterapia conformada en 3D: en esta técnica, la radiación se administra con máquinas especiales de manera que sea mejor dirigida al área donde estaba el tumor. Esto permite preservar más el seno sano. El tratamiento se administra dos veces al día por 5 días. Debido a que solo se trata parte del seno, a esto se le considera una forma de radiación parcial acelerada al seno.

Más adelante se ofrece más información sobre otras formas de radiación parcial acelerada al seno en “Braquiterapia”. Se espera que estos métodos demuestren ser por lo menos igual de eficaces que el método de irradiación al seno convencional usado actualmente, pero pocos estudios han comparado directamente estos nuevos métodos con la radioterapia convencional. Se desconoce si todos los nuevos métodos seguirán siendo tan eficaces como la radiación convencional en el transcurso de muchos años. Por lo tanto, muchos doctores aún los consideran métodos experimentales. A las mujeres que estén interesadas en estos métodos se les recomienda que pregunten a sus médicos sobre la participación en estudios clínicos que se estén realizando actualmente sobre irradiación acelerada del seno.

Posibles efectos secundarios de la radiación externa: los efectos secundarios principales a corto plazo de la radioterapia externa al seno son hinchazón y pesadez del seno, cambios en la piel del área tratada y cansancio. Los cambios en la piel pueden ir desde enrojecimiento leve hasta descamación de la piel y ampollas. Es posible que su médico le aconseje evitar la exposición de la piel tratada a los rayos solares, ya que puede empeorar los cambios que ocurren en la piel. La mayoría de los cambios en la piel se alivian dentro de pocos meses. Los cambios en el tejido del seno generalmente desaparecen en 6 a 12 meses, aunque puede tomar hasta 2 años.

En algunas mujeres, el seno se reduce de tamaño y se torna más firme después de la radioterapia. Haber recibido radiación también puede afectar la posibilidad futura de una reconstrucción del seno. También puede aumentar el riesgo de problemas si se administra después de la reconstrucción, especialmente con procedimientos de colgajo de tejido. Las mujeres que han recibido radiación en un seno pueden enfrentar problemas con la lactancia en el futuro. Además, la radiación al seno puede algunas veces causar daño a algunos nervios del brazo. A esto se le llama plexopatía braquial y puede causar entumecimiento, dolor y debilidad en el hombro, el brazo y la mano.

La radioterapia a los ganglios linfáticos axilares también puede causar linfedema. (Consulte la sección “¿Qué sucede después del tratamiento del cáncer de seno?”).

En pocos casos, la radioterapia puede debilitar las costillas, lo que podría ocasionar una fractura. En el pasado, era probable que partes de los pulmones y del corazón recibieran algo de radiación, lo que podría conducir a daño a largo plazo de estos órganos en algunas mujeres. No obstante, el equipo moderno de radioterapia permite a los médicos enfocar mejor los rayos de radiación, por lo que estos problemas son poco comunes hoy día.

Una complicación de la radiación al seno que se presenta en muy pocas ocasiones consiste en otro cáncer llamado angiosarcoma. (Lea la sección “¿Qué es el cáncer de seno?”). Estos cánceres que ocurren en pocas ocasiones pueden crecer y propagarse rápidamente.

Braquiterapia

La braquiterapia, también conocida como radiación interna, es otra manera de administrar radiación. En lugar de aplicar los rayos de la radiación desde el exterior del cuerpo, las semillas o perdigones radiactivos se colocan dentro de un dispositivo en el tejido del seno en el área donde ha estado el cáncer. Se puede usar con la radiación externa en pacientes que se sometieron a cirugía con conservación del seno como una manera de añadir un refuerzo de radiación al área del tumor. También se puede usar por sí sola (en lugar de radiación a todo el seno). Puede que el tamaño del tumor, la localización y otros factores limiten quién puede obtener braquiterapia.

Existen diferentes tipos de braquiterapia.

Braquiterapia intersticial: en este método, varios tubos pequeños y huecos, llamados catéteres, se insertan en el seno, alrededor del área donde se extrajo el cáncer, y se dejan en ese lugar por varios días. Cada día se insertan partículas radiactivas en los catéteres por un corto periodo de tiempo y luego se remueven. Este método de braquiterapia ha estado disponible por más tiempo (y existe más evidencia para apoyarlo), aunque ya no se usa tanto.

Braquiterapia intracavitaria: este constituye el tipo más común de braquiterapia para mujeres con cáncer de seno y se considera una forma acelerada de radiación parcial al área del seno. Se coloca un dispositivo en el espacio que quedó después de la cirugía con conservación del seno y se deja allí hasta que se complete el tratamiento. Se pueden usar varios dispositivos diferentes: MammoSite®, SAVI®, Axxent®, y Contura®. Estos dispositivos se colocan en el seno como un pequeño catéter (tubo). Luego se expande el extremo del dispositivo que se encuentra en el interior del seno para que se mantenga fijamente en el lugar correcto durante todo el tratamiento. El otro extremo del catéter sobresale del seno.

Para cada tratamiento, se coloca una o más fuentes de radiación (a menudo semillas o perdigones) a través del tubo y hacia el dispositivo por breve tiempo y luego se retira. Los tratamientos se administran de forma ambulatoria dos veces al día durante 5 días. Después del último tratamiento, el dispositivo se encoje nuevamente y se retira.

Los estudios iniciales que evaluaban el uso exclusivo de braquiterapia intracavitaria tras la cirugía con conservación del seno ofrecieron resultados prometedores, pero éstos no compararon directamente esta técnica con la radioterapia de rayos externos convencional hacia todo el seno.

Un estudio que comparó los resultados de la braquiterapia intracavitaria con la radiación hacia todo el seno administradas tras la cirugía con conservación del seno reportó que las mujeres que fueron tratadas con braquiterapia eran doblemente propensas a someterse a una mastectomía del seno tratado (muy probablemente debido a que se había detectado nuevamente cáncer en dicho seno). Sin embargo, el riesgo general aún era bajo, con alrededor de un 4% de las mujeres en el grupo de braquiterapia que requirieron de una mastectomía, contra solamente un 2% de las mujeres en el grupo de radiación hacia todo el seno.

Por este estudio se cuestiona que la radiación dirigida solamente alrededor del tumor canceroso reduzca las probabilidades de que el cáncer regrese tanto como la administración de radiación hacia todo el seno. Se requieren más estudios que comparen los dos métodos para ver si la braquiterapia debería usarse en lugar de la radiación hacia todo el seno.

La braquiterapia intracavitaria puede también ocasionar efectos secundarios, incluyendo enrojecimiento, hematomas, dolor en el seno, infección y resquebrajamiento de una región del tejido adiposo en el seno. Al igual que con la radiación a todo el seno, se puede generar también debilitamiento y fractura de las costillas.

Usted puede encontrar más información general sobre la radioterapia en nuestro documento Radioterapia: una guía para los pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 10/22/2014
Fecha de último cambio o revisión: 12/08/2014