Cáncer de seno

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de seno TEMAS

Terapia dirigida para el cáncer de seno

A medida que los investigadores han aprendido más sobre los cambios genéticos que causan cáncer en las células, han podido desarrollar medicamentos más recientes diseñados para combatir estos cambios de manera específica. Estos medicamentos dirigidos funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Generalmente originan diferentes efectos secundarios y suelen ser menos severos.

Si desea más información sobre un medicamento que está usando en su tratamiento o sobre un medicamento específico que se mencionó en esta sección, lea Guide to Cancer Drugs, o nos puede llamar con los nombres de los medicamentos que esté tomando.

Medicamentos que atacan la proteína HER2/neu

En alrededor de uno de cada cinco pacientes con cáncer de seno, las células cancerosas tienen demasiada cantidad de una proteína que promueve el crecimiento, conocida como HER2/neu (o simplemente HER2), en sus superficies. Los casos de cáncer de seno con demasiada cantidad de esta proteína tienden a crecer y a propagarse más agresivamente si no reciben tratamiento especial. Se ha desarrollado un número de medicamentos que ataca a esta proteína.

Ninguno de estos medicamentos es seguro durante el embarazo porque pueden causar daño o incluso la muerte al feto. Las mujeres que no han pasado por la menopausia antes de comenzar el tratamiento necesitan usar métodos anticonceptivos eficaces mientras toman cualquiera de estos medicamentos.

Trastuzumab (Herceptin): es un tipo de medicamento conocido como anticuerpo monoclonal (versión artificial de una proteína muy específica del sistema inmunológico). Se adhiere a la HER2 y puede ayudar a desacelerar el crecimiento de las células cancerosas que tienen demasiada cantidad de HER2. También puede estimular al sistema inmunológico para que ataque al cáncer con más efectividad.

Se administra por inyección intravenosa (IV), usualmente una vez a la semana o cada 3 semanas en una dosis mayor.

A menudo, el trastuzumab se usa como terapia adyuvante para los cánceres HER-2 positivos con el fin de reducir el riesgo de que el cáncer regrese. Al principio, se administra con quimioterapia, y luego por sí solo, usualmente por un total de un año de tratamiento. También se puede comenzar antes de la cirugía como terapia neoadyuvante.

El trastuzumab también se usa para tratar los cánceres avanzados de seno que son HER2 positivos y que regresan después del tratamiento o que continúan creciendo durante el tratamiento. El tratamiento que combina trastuzumab con quimioterapia usualmente es más eficaz que la quimioterapia sola. Si un cáncer empeora mientras la paciente recibe el trastuzumab y la quimioterapia, a menudo se continúa con el trastuzumab y se cambia la quimioterapia.

En comparación con los medicamentos de quimioterapia, los efectos secundarios del trastuzumab son relativamente leves. Estos efectos secundarios son poco comunes y pueden incluir fiebre y escalofríos, debilidad, náusea, vómito, tos, diarrea y dolor de cabeza. Por lo general, estos efectos secundarios son leves y ocurren con menos frecuencia después de la primera dosis.

Un efecto secundario potencial más grave consiste en daño al corazón, lo que puede llevar a un problema llamado insuficiencia cardiaca congestiva. Para la mayoría (pero no para todas) de las mujeres, este efecto es temporal y ha mejorado cuando se suspende el medicamento. El riesgo de problemas cardiacos es mayor cuando el trastuzumab se administra con ciertos medicamentos de quimioterapia, tal como la doxorrubicina (Adriamycin) y la epirrubicina (Ellence). Debido a que el trastuzumab puede causar daño al corazón, se supervisará su función cardiaca (con un ecocardiograma o un estudio MUGA) antes del tratamiento y se verificará cada varios meses mientras esté tomando este medicamento. Los síntomas principales de la insuficiencia cardiaca congestiva son dificultad para respirar, inflamación en las piernas y cansancio intenso. Las mujeres que tienen estos síntomas deben llamar inmediatamente a sus médicos.

Ado-trastuzumab emtansina (TDM-1, Kadcyla®): es un tipo de medicamento, conocido como un conjugado de anticuerpo y fármaco que está compuesto por el mismo anticuerpo monoclonal que se encuentra en el trastuzumab y que está adherido a un medicamento de quimioterapia conocido como DM-1. En este tipo de medicamento, el anticuerpo actúa como un dispositivo de búsqueda, llevando el medicamento de quimioterapia directamente a las células cancerosas.

Este medicamento se administra solo (sin quimio) para tratar el cáncer de seno avanzado. Se administra como una inyección en una vena (IV) cada 3 semanas. Los efectos secundarios comunes incluyen cansancio, náuseas, dolor muscular y de huesos, bajos recuentos de plaquetas, dolor de cabeza y estreñimiento. Este medicamento también puede causar efectos secundarios más graves, tales como reacciones alérgicas graves, daño hepático y cardiaco, así como problemas pulmonares.

Pertuzumab (Perjeta®): al igual que el trastuzumab, el pertuzumab es un anticuerpo monoclonal que ataca la proteína HER2. Este medicamento parece atacar una parte de la proteína diferente a la que el trastuzumab ataca. El pertuzumab se puede usar con docetaxel (Taxotere) y trastuzumab para tratar el cáncer de seno avanzado. Esta combinación de tres medicamentos también se puede usar para tratar cánceres de seno en etapas más tempranas antes de la cirugía (como terapia neoadyuvante).

El pertuzumab se administra como infusión en una vena cada 3 semanas. Cuando se administra con trastuzumab y docetaxel, los efectos secundarios incluyen diarrea, pérdida de pelo, náusea, cansancio, erupciones cutáneas, y bajos niveles de glóbulos blancos (algunas veces con fiebre). Muchos efectos secundarios, como pérdida de pelo, náusea y cansancio ocurren aproximadamente con la misma frecuencia que en las pacientes que sólo reciben docetaxel y trastuzumab.

Al igual que el trastuzumab, el pertuzumab no se puede administrar a pacientes con función cardiaca deficiente, ya que puede debilitar el corazón. Su médico revisará las pruebas de la función cardiaca antes de comenzar este medicamento y otra vez cada varios meses durante el tratamiento con pertuzumab.

Lapatinib (Tykerb): es otro medicamento que ataca la proteína HER2. Este medicamento se administra como pastilla a mujeres con cáncer avanzado HER2-positivo que ya no se pueden beneficiar de la quimioterapia y el trastuzumab. También ha sido estudiado como terapia adyuvante en pacientes con cáncer HER2 positivo. A menudo, se administra el medicamento de quimioterapia capecitabina (Xeloda) en combinación con lapatinib para tratar el cáncer de seno metastásico. También se puede administrar con letrozol (Femara) en pacientes con cáncer de seno avanzado HER2-positivo que también es ER-positivo.

En un estudio, administrar lapatinib junto con trastuzumab ayudó a las mujeres con cáncer avanzado de seno a vivir por más tiempo que cuando se administró solo.

Los efectos secundarios más comunes de este medicamento incluyen diarrea, náuseas, vómitos, erupciones en la piel y el síndrome de manos y pies (esto se discutió en la sección sobre quimioterapia). La diarrea es un efecto secundario común y puede ser grave, por lo que es muy importante que le notifique al equipo de atención a la salud sobre cualquier cambio en los hábitos de evacuación tan pronto como ocurran.

Puede que en raras ocasiones, el lapatinib cause problemas con el hígado o una reducción de la función cardiaca (lo que puede provocar dificultad para respirar), aunque parece que esto desaparece una vez acabado el tratamiento.

Everolimus (Afinitor®)

El everolimus es un tipo de terapia dirigida que bloquea la mTOR, que es una proteína de las células que normalmente fomenta el crecimiento y la división celular. Al bloquear esta proteína, el everolimus puede ayudar a detener el crecimiento de las células cancerosas. El everolimus también puede impedir que los tumores desarrollen nuevos vasos sanguíneos, lo que puede ayudar a limitar el crecimiento tumoral. En el tratamiento del cáncer de seno, este medicamento parece ayudar a los medicamentos de la terapia hormonal a funcionar mejor.

El everolimus se administra en forma de pastilla una vez al día.

Este medicamento fue aprobado para tratar el cáncer de seno avanzado con receptor hormonal positivo y negativo para HER2, en mujeres que han pasado por la menopausia. Ha sido diseñado para ser usado con exemestano (Aromasin) en estas mujeres si sus cánceres han crecido mientras recibían tratamiento con letrozol o anastrozol (o el cáncer comenzó a crecer poco tiempo después de suspender el tratamiento con estos medicamentos). Esta aprobación se basó en un estudio que mostró que administrar everolimus con exemestano era mejor que exemestano solo para reducir el tamaño de tumores y detener el crecimiento en mujeres que han pasado por la menopausia y que padecen cáncer de seno con receptor hormonal positivo, negativo para HER2, que ha dejado de responder al letrozol o anastrozol.

Los efectos secundarios comunes de este medicamento incluyen llagas en la boca, diarrea, náusea, cansancio, sentirse débil o cansada, bajos recuentos sanguíneos, dificultad para respirar y tos. El everolimus también puede ocasionar que se eleven los lípidos en la sangre (colesterol y los triglicéridos) y los niveles de azúcar en la sangre. Por lo tanto, su médico le hará análisis de sangre regularmente mientras reciba este medicamento. También puede aumentar su riesgo de infecciones graves. Por lo tanto, su médico prestará atención minuciosa a cualquier infección mientras se encuentre bajo tratamiento.

El everolimus también se está estudiando para usarse contra el cáncer de seno en etapa más temprana, con otros medicamentos de terapia hormonal, y en combinación con otros tratamientos. Este tema se aborda detalladamente en la sección “¿Qué avances hay en las investigaciones y el tratamiento del cáncer de seno?”.

Bevacizumab (Avastin®)

Los tumores necesitan desarrollar y mantener nuevos vasos sanguíneos para poder crecer. Los medicamentos que combaten a estos vasos sanguíneos son útiles contra una variedad de cánceres, y se están estudiando para usarlos contra el cáncer de seno.

El bevacizumab es un anticuerpo monoclonal que se ha usado en pacientes con cáncer de seno metastásico. Este anticuerpo es dirigido contra el factor de crecimiento endotelial vascular, una proteína que ayuda a los tumores a formar nuevos vasos sanguíneos.

El bevacizumab se administra por infusión intravenosa (IV). Con más frecuencia se usa en combinación con quimioterapia.

Aunque se presentan pocas veces, los posibles efectos secundarios incluyen sangrado, orificios en el colon (requiere cirugía para corregirse) y lenta curación de heridas.

Los efectos secundarios más comunes incluyen alta presión arterial, cansancio, coágulos sanguíneos, bajos recuentos de glóbulos blancos, dolores de cabeza, llagas en la boca, pérdida de apetito, y diarrea. La hipertensión arterial es muy común, por lo que es muy importante que su médico preste atención a su presión arterial durante el tratamiento.

El bevacizumab fue aprobado primero en 2008 por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de los Estados Unidos como parte del tratamiento para cáncer de seno metastásico. La aprobación se basó en un estudio en el que las mujeres que recibieron bevacizumab con el medicamento de quimioterapia paclitaxel (Taxol) pasaron más tiempo sin que sus cánceres crecieran en comparación con las mujeres que recibieron sólo paclitaxel.

Los resultados de un nuevo estudio presentados ante la junta de la FDA celebrada en julio de 2010 no indicaron que exista un beneficio real para las mujeres que reciben bevacizumab como parte del tratamiento. Aunque pareció que el medicamento bevacizumab desaceleró el crecimiento del cáncer por un corto periodo en algunas mujeres, sin embargo no fue útil en prolongarles el tiempo de vida. Aquellas que recibieron bevacizumab también presentaron efectos secundarios mucho más severos. La FDA concluyó que los riesgos de este medicamento superaron los beneficios en el tratamiento del cáncer de seno metastásico. El 18 de noviembre de 2011, la FDA retiró la “indicación” del uso de bevacizumab para el cáncer de seno. Esto no significa que el bevacizumab no estará disponible, ya que sigue vigente la aprobación de la FDA para tratar a algunos otros tipos de cáncer con este medicamento. Esta acción de la FDA indica que el fabricante de bevacizumab no podrá comercializar el medicamento como uno para ser usado contra el cáncer de seno (la compañía no puede indicarle a los médicos o pacientes que el medicamento es útil en el tratamiento contra el cáncer de seno). En este momento, las mujeres que están tomando bevacizumab podrán continuar con ello, pero deberán hablar sobre esto con sus respectivos médicos.

Puede encontrar más información sobre los anticuerpos monoclonales en nuestro documento Cancer Immunotherapy.

Para más información sobre los medicamentos de terapia dirigida, lea nuestro documento Targeted Therapy.


Fecha de última actualización: 10/22/2014
Fecha de último cambio o revisión: 10/22/2014