La atención del paciente con cáncer en el hogar: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

Topics TEMAS

Falta de apetito

Puede que una persona con poco o ningún apetito coma mucho menos de lo acostumbrado, o bien, que no coma nada en lo absoluto. Puede deberse a un cambio en el sentido del gusto o el olfato, así como a sentirse lleno, a crecimiento del tumor, a deshidratación (consulte la sección “Líquidos y deshidratación”), o por los efectos secundarios del tratamiento. La falta de apetito puede empeorarse debido a muchas cosas, como a dificultad para tragar el alimento, depresión, dolor o náuseas o vómitos (para obtener más información sobre estas causas, lea las respectivas secciones). En la mayoría de los casos, la falta de apetito constituye un problema de corta duración.

Qué señales debe observar

  • Poco o ningún interés en la comida
  • Rechazo a los alimentos favoritos
  • Pérdida de peso

Lo que el paciente puede hacer

  • Consulte con el equipo que atiende el cáncer sobre lo que puede estar causando su falta de apetito.
  • Ingiera la cantidad de alimentos que desee, pero no se obligue a comer.
  • Considere la comida como parte necesaria del tratamiento.
  • Empiece el día con un desayuno.
  • Ingiera comidas pequeñas y frecuentes.
  • Trate de comer alimentos altos en calorías que sean fáciles de ingerir, como por ejemplo budín, gelatina, helado, yogur, batidos o sopas a base de cremas.
  • Añada salsas y jugos a las carnes, y luego córtelas en pequeñas porciones para que sean fáciles de tragar.
  • Use mantequilla, aceites, almíbares, y leche en los alimentos para aumentar las calorías. Evite alimentos bajos en grasa a menos que las grasas causen agruras (acidez) u otros problemas.
  • Pruebe con especias y condimentos fuertes.
  • Cree un ambiente agradable para comer. La música suave, la conversación y otras distracciones pueden ayudarle a comer mejor.
  • Coma en compañía de otros miembros de la familia.
  • Beba líquidos entre comidas en lugar de hacerlo durante la comida (tomar líquidos durante las comidas puede llenar el estómago).
  • Haga ejercicios ligeros una hora antes de las comidas.
  • Los caramelos, el té de menta o el refresco o gaseosa de jengibre (ginger ale) pueden ayudar a eliminar los sabores extraños de la boca.
  • Contando con la aprobación de su médico, disfrute un vaso de cerveza o vino antes de comer.
  • Coma un bocadillo a la hora de irse a dormir.
  • Cuando no tenga ganas de comer, pruebe con alimentos líquidos como los suplementos dietéticos que se beben. (El equipo que atiende el cáncer puede hacer sugerencias y puede tener muestras que usted puede probar). Use un sorbete (calimete, popote, pitillo, pajita, cañita) si eso le ayuda a ingerir estas bebidas.

Lo que puede hacer el cuidador del paciente

  • Trate de darle al paciente de seis a ocho comidas ligeras y meriendas cada día.
  • Ofrezca comidas basadas en almidones (como pan, pasta, papas) con un alto contenido de proteína, como pescado, pollo, carnes, pavo, huevos, quesos, leche, tofu, nueces, mantequilla de maní, yogur, guisantes y frijoles.
  • Mantenga las bebidas y jugos fríos al alcance del paciente.
  • Si el olor de la comida molesta al paciente, sirva alimentos blandos fríos o a temperatura ambiente.
  • Procure un ambiente agradable para las comidas y coma en compañía del paciente.
  • Ofrezca batidas / licuados de frutas, malteadas o alimentos líquidos cuando el paciente no quiera comer.
  • Si al paciente le molesta el sabor amargo o metálico de los utensilios, use tenedores y cuchillos de plástico.
  • No se culpe a sí mismo si el paciente se rehúsa o no pueda comer.
  • Sea alentador, pero trate de no darle lata o discutir con el paciente por la alimentación
  • Si el paciente no puede comer, usted podría ofrecerle su compañía. Usted también puede ofrecer leerle al paciente o darle un masaje.

Llame al equipo que atiende el cáncer si el paciente:

  • Siente náuseas y no puede comer por un día o más.
  • Pierde alrededor de dos kilos (5 libras) o más.
  • Tiene dolor al comer.
  • No puede orinar durante un día entero o no ha evacuado durante dos días o más
  • No orina frecuentemente, y cuando lo hace, la orina sale en pequeñas cantidades, presenta un fuerte olor o un color oscuro.
  • Ha estado con vómitos durante más de 24 horas.
  • No puede ingerir líquidos.
  • Siente dolor que no puede ser controlado.

Fecha de última actualización: 09/01/2015
Fecha de último cambio o revisión: 09/01/2015