La atención del paciente con cáncer en el hogar: una guía para los pacientes y sus familias

+ -Text Size

CareAtHomeTubesAndIVLines TEMAS

Siguiente tema

Debilidad

Tubos y vías de acceso intravenoso

Los tubos y las vías intravenosas permiten que los medicamentos, fluidos y nutrientes líquidos fluyan hacia el cuerpo. Refiérase a la sección “Tratamiento en el hogar” para más información sobre tubos y vías intravenosas.

Las vías intravenosas son conductos delgados de plástico flexible que salen de un frasco o bolsa de medicamento y se introducen en una pequeña aguja o catéter intravenoso (un diminuto tubo flexible) colocada dentro de una vena de su cuerpo. Algunos pacientes cuentan con un puerto de tratamiento (como un pequeño cilindro) colocado permanentemente en el pecho o brazo. Después se colocan las agujas especiales en el tubo. Algunos pacientes tienen colocados los conductos de largo plazo (catéteres) para los que no se requieren agujas.

Algunos medicamentos son inyectados en el catéter. Otros medicamentos y fluidos son administrados lentamente (por infusión). La velocidad (tasa) de la infusión se establece mediante una presilla en el tubo, o por una bomba que se comprime liberando el medicamento, o una bomba electrónica.

La alimentación por tubos suministra alimento líquido mediante un tubo colocado en el estómago o en el intestino delgado. Puede que el tubo se introduzca por la nariz o a través de la pared del estómago.

Es posible administrar oxígeno a través de mascarillas o pequeños tubos colocados dentro de las fosas nasales (cánula nasal). Los tubos conectan la mascarilla o la cánula con el tanque o concentrador de oxígeno.

Una diferencia importante entre estos tipos de tubos es que cualquier cosa que vaya por la vía intravenosa debe estar esterilizada (completamente libre de gérmenes), para impedir el ingreso de bacterias en el torrente sanguíneo y causar infecciones. El equipo intravenoso es utilizado sólo una vez. Debe manejarse con cuidado para mantener a los gérmenes fuera del cuerpo. Tras su uso, debe desecharse y reemplazarse con equipo nuevo, esterilizado y fresco desde su empaque.

La alimentación por tubos y los tubos de oxígeno deben mantenerse limpios, pero no requieren estar esterilizados. El equipo para la alimentación y administración de oxígeno por tubos puede reutilizarse siempre y cuando sean usados por una misma persona. Cuando las bolsas para la alimentación por tubos requieran limpiarse, lavarlas con agua y jabón líquido para los trastes es suficiente.

La gente que está recibiendo quimioterapia, antibióticos, hiperalimentación (también conocida como nutrición parenteral total o TPN por sus siglas en inglés), alimentación por tubos y/o oxígeno por tubo en casa, requerirá saber manejar y diferenciar numerosos tubos y vías intravenosas. Al principio podrá resultar confuso, pero es posible dominar a la perfección el manejo de muchos tubos y vías. Una enfermera de atención domiciliaria le ayudará a aprender. Normalmente, la quimioterapia y los productos sanguíneos son administrados por una enfermera que acude a su casa. Usted y su familia podrán administrar la mayoría de los medicamentos intravenosos. Si no es posible, se prepararán otros planes que le permitan obtener su tratamiento.

Lo que el paciente puede hacer

Inyecciones intravenosas

  • Concéntrese en solo un grupo de vías a la vez. No se desespere, respire profundamente y comience de nuevo.
  • Identifique con códigos en colores cada grupo de vías con cinta adhesiva de colores. Por ejemplo, rojo para la quimioterapia, verde para los antibióticos, etc. Mantenga un registro de lo que ha marcado. Quizás requiera usar cinta adhesiva azul para los tubos de oxígeno y mantenerlos claramente separados de las vías intravenosas.
  • Para los puntos intravenosos permanentes (como aquéllos usados por los productos Hickman®, Port-a-Cath®, PasPort®, Infusaport®):
  • Mantenga a mano presillas en todo momento.
  • Si el tubo se rompe y nota que la sangre escurre, use la presilla justo antes de donde esté el escurrimiento y llame a su médico de inmediato.
  • Tome la ducha dando la espalda a la regadera. Si usa una bomba eléctrica, desconéctela antes de tomar la ducha o el baño para evitar descargas eléctricas. Intente mantener el vendaje seco y cámbielo si se moja.
  • Observe si hay enrojecimiento, inflamación, dolor o sensibilidad en el sitio.
  • Use un calendario para registrar el momento en que cambia las tapas de las inyecciones y las vendas, y anote las fechas de entrega, los pesos diarios y los resultados de las pruebas de orina. También resulta útil registrar tanto el consumo como el desecho diario de líquidos (cuánto líquido bebe y cuánto líquido elimina mediante la orina). Su doctor o enfermera le dirán sobre qué cosas requerirá estar atento.
  • Mantenga limpio y seco el sitio intravenoso.
  • Evite la tentación de acelerar sus medicamentos o fluidos intravenosos. Muchos medicamentos y fluidos intravenosos pueden causarle daño si se administran demasiado rápido.
  • Lávese las manos con agua y jabón antes de tocar un sitio intravenoso.
  • Revise el sitio intravenoso diariamente:
  • Observe si hay cualquier sensibilidad, dolor, enrojecimiento, quemadura, hinchazón, o calor, cualquier disminución en el régimen de flujo intravenoso o alguna descarga sanguinolenta, amarillenta o clara que pudiera significar que se está infectando u obstruyendo.
  • Asegúrese de que la cinta adhesiva sostenga la inyección en su lugar, y que el vendaje esté limpio y seco.
  • Tómese la temperatura cada día para saber si tiene fiebre (refiérase a la sección “Fiebre”).
  • Si usted nota cualquiera de los síntomas anteriores, quite las vendas, observe el lugar donde tenga colocada alguna línea intravenosa (IV) y dígale a su médico o a la enfermera de atención domiciliaria lo que encontró.
  • Si la vía intravenosa se sale de su lugar o comienza a sangrar, llame a su médico o enfermera de inmediato.
  • Evite realizar actividades que puedan sacar la vía intravenosa o friccionar las vendas.
  • Mantenga un registro diario de los procedimientos realizados.

Hiperalimentación (nutrición parenteral total)

  • Su enfermera de atención domiciliaria le enseñará exactamente cómo comenzar y terminar cada infusión.
  • Realice la infusión lentamente durante la noche, así tendrá más tiempo libre durante el día.
  • Si ve que hay dificultades para dormir debido a que necesita ir al baño con frecuencia, la hiperalimentación puede llevarse a cabo durante el día o temprano al anochecer. Aún debe administrarse lentamente.
  • Las emulsiones de grasa por vía intravenosa por lo general se administran con la hiperalimentación de 2 a 7 veces a la semana. Éstas surten de los ácidos grasos esenciales e incrementan la ingesta calórica. Las emulsiones grasas pueden administrarse mediante las agujas hacia la solución de la nutrición parenteral total mediante un puerto de hule en el tubo de ésta. Éstas pueden ser administradas por infusión gravitacional (sin necesidad de una bomba) en adultos. Su enfermera de atención a domicilio le mostrará cómo establecer la velocidad mediante el uso de una presilla en el tubo y cómo medir el tiempo para obtener el número adecuado de gotas por minuto. Para los niños es necesario el uso de una bomba.
  • Reciba la nutrición parenteral total en una habitación cerca de un baño para que no tenga que cargar la bomba demasiado lejos. Use una linterna para que cuando necesite levantarse por la noche, no se tropiece y saque el tubo fuera de su lugar.
  • La mayoría de las bombas funcionan con baterías. Verifique con su enfermera de atención a domicilio por cuánto tiempo la bomba permanecerá activa antes de que requiera un nuevo paquete de baterías. Asegúrese de contar con suficientes paquetes de baterías para su modelo de bomba, así como asegurar que sepa cómo ponerlas.
  • Use un área de trabajo limpia para los suministros.
  • Si es posible, use un lugar aparte en el refrigerador (o uno adicional, si lo tiene) para las soluciones intravenosas.
  • Deseche las agujas y las jeringas en una lata de metal con tapa, un contenedor o en un recipiente proporcionado especialmente por el equipo de atención domiciliaria para las agujas usadas. Mantenga el contenedor fuera del alcance de los niños, mascotas y otras personas. Su enfermera de atención domiciliaria se hará cargo una vez se llene el contenedor.
  • Revise siempre periódicamente las fechas de caducidad de todos los suministros.
  • Las enfermeras de atención domiciliaria obtendrán muestras sanguíneas para determinar los recuentos sanguíneos.

Alimentación por tubos

  • Los tubos usados para la alimentación pueden ser de corto o de largo plazo. El tubo nasogástrico, el cual va de la nariz al estómago, es de corto plazo. Los tubos de la yeyunectomía o de la gastrotomía, los cuales se colocan quirúrgicamente en el intestino delgado o el estómago y salen por el abdomen, son de largo plazo.
  • La alimentación por tubos se administra mejor por la noche.
  • Ensure o Sustacal son productos usados en este tipo de alimentación.
  • La alimentación por tubos debe hacerse a temperatura ambiente. La mayoría no requiere refrigerarse.
  • Compruebe la ubicación de los tubos nasogástricos de acuerdo con las instrucciones del médico o la enfermera.
  • Vierta el líquido alimenticio en una bolsa especial para la infusión.
  • Permita que el líquido fluya a través del tubo entero. Ligeramente golpetee el tubo para obligar a que las burbujas se desplacen hacia arriba (toma entre 1 y 1½ metros [3 y 4 pies] de aire en el tubo antes de que llegue a causar problemas).
  • Adjunte el tubo que contenga el alimento líquido al tubo nasogástrico, de la gastrotomía o yeyunectomía. Aplique cinta adhesiva en el punto de conexión.
  • Establezca la bomba a la tasa de flujo requerida.
  • Añada más alimentación líquida a la bolsa conforme sea necesario.
  • Enjuague los tubos y la bolsa con agua una vez terminada la alimentación.
  • Tape los tubos según las instrucciones.
  • Las alimentaciones también pueden darse con grandes jeringas en lugar de usar bolsas y tubos. Asegúrese de sentirse cómodo con cualquiera de los métodos que le enseñen a usar.
  • Revise la piel alrededor de los tubos cada día para ver si hay enrojecimiento, secreciones o problemas dermatológicos.
  • Aplique vaselina en las fosas nasales si el tubo nasogástrico se mantiene en su lugar.
  • Cambie la cinta adhesiva del tubo nasogástrico en días alternos. Asegúrese de que la piel alrededor de la nariz y la fosa nasal no esté irritada ni enrojecida, ni que tampoco sienta dolor.
  • Asegúrese de mantener siempre los tubos de alimentación pegados en su lugar. Si el tubo parece que se va a salir, péguelo en su lugar y no lo use. Llame a su médico o enfermera de atención domiciliara para saber qué se necesita hacer.
  • Pésese diariamente y registre las fechas y los pesos.

Oxígeno

  • Asegúrese de saber cómo activar y desactivar el suministro de oxígeno, al igual que establecer su tasa de flujo. Nunca incremente el flujo de oxígeno por encima del nivel recetado.
  • La enfermera le mostrará cómo utilizar la mascarilla de oxígeno o cánula nasal.
  • Use un lubricante con base de agua en vez de alguna jalea con base de petróleo para los labios y mejillas.
  • Si la cánula nasal le roza el labio superior, puede colocar un pequeño trozo de gasa o tela debajo para acolchar.
  • Mantenga un tanque nuevo de oxígeno disponible en todo momento. Incluso si utiliza una máquina de oxígeno, requerirá un tanque pequeño para cuando salga de casa y durante las fallas del servicio eléctrico.
  • Si utiliza un tanque, asegúrese que esté bien sujetado al carrillo para que no vaya a caerse o rodarse.
  • No fume ni se aproxime a donde haya chispas o llamas mientras esté usando el oxígeno. Mantenga alejadas las chispas y llamas de los tanques, las máquinas de oxígeno y los tubos.

Lo que pueden hacer las personas encargadas del cuidado del paciente

  • Aprenda todo lo que pueda sobre el uso de tubos y el equipo, y practique mientras la enfermera de atención domiciliara está ahí observándole. Puede que necesite hacer estas labores cuando el paciente no pueda.
  • Ayude al paciente. Al comienzo, probablemente se sentirán más cómodos si aplican estos tratamientos juntos.
  • Tenga al alcance los números telefónicos de la enfermera domiciliaria y llámela cuando tenga preguntas o problemas.
  • Asegúrese que el paciente acuda a todas sus citas.
  • Esté atento si nota confusión, especialmente durante la noche.

Llame al médico si el paciente:

  • Presenta enrojecimiento, hinchazón, drenaje, dolor, sensibilidad o calor en el sitio de la administración intravenosa, o en el sitio del dispositivo de acceso intravenoso permanente.
  • Tiene una temperatura de 38 °C (100.5 °F) o más por termómetro oral.
  • Está sangrando por el sitio de acceso intravenoso.
  • No puede despejar ni usar el catéter o tubo.
  • Comienza a tener confusión, desorientación o está usualmente somnoliento.
  • Experimenta falta de aliento o dificultad para respirar.
  • Desarrolla una tos.
  • Tiene diarrea por más de un día.

Fecha de última actualización: 04/03/2014
Fecha de último cambio o revisión: 04/03/2014