+ -Text Size

Ejercicios después de la cirugía del seno

La cirugía del seno puede afectar el movimiento de su brazo

Muchas mujeres con cáncer de seno se someten a alguna clase de cirugía, aun cuando también se realizan otras clases de tratamiento. Puede que usted haya tenido que someterse a uno o más de estos procedimientos:

  • Biopsia de los senos.
  • Biopsia o extirpación de los ganglios linfáticos.
  • Cirugía de conservación del seno (tumorectomía).
  • Mastectomía.
  • Reconstrucción del seno.

Cualquiera de estas cirugías puede afectar cuán bien usted puede mover su hombro y brazo, respirar profundamente o desempeñar sus actividades diarias (como el vestirse, bañarse y peinarse el cabello). El dolor y la rigidez pueden causar debilidad y limitar el movimiento del brazo y hombro.

Los ejercicios pueden ayudar a restaurar el movimiento

Independientemente del tipo de cirugía que usted haya tenido, es importante que haga ejercicios después de la operación para lograr nuevamente el movimiento del brazo y del hombro. Los ejercicios ayudan a reducir cualquier efecto secundario de su cirugía y le ayudan a regresar a las actividades rutinarias.

Si se somete a radioterapia después de la cirugía, los ejercicios son aún más importantes para preservar la flexibilidad de su brazo y hombro. Incluso si usted no se sometió a cirugía, la radioterapia puede afectar su brazo y hombro mucho tiempo después de que finalice el tratamiento. Debido a esto, resulta importante desarrollar un hábito de forma cotidiana de hacer ejercicios para mantener la movilidad del brazo y del hombro después de los tratamientos de radiación para el cáncer de seno.

Es muy importante hablar con su médico antes de iniciar cualquier ejercicio para decidir cuál es el programa adecuado para usted. Puede que su médico le sugiera que consulte con un fisioterapeuta o terapeuta ocupacional, o un especialista en ejercicios para personas con cáncer certificado por el American College of Sport Medicine. Estos profesionales de la salud están especialmente capacitados para ayudar a diseñar un programa de ejercicios personalizado. Es posible que necesite esta clase de asistencia si usted no ha recuperado todo el movimiento de su brazo dentro de 3 a 4 semanas de la cirugía.

Algunos ejercicios no deberían realizarse hasta que se hayan extraído las suturas (puntadas) y los tubos de drenaje. Sin embargo, algunos ejercicios pueden realizarse al poco tiempo después de la cirugía. Por lo general, los ejercicios que aumentan su capacidad para mover su hombro y brazo pueden comenzar dentro de pocos días. Los ejercicios para ayudar a fortalecer su brazo se hacen más tarde.

A continuación presentamos algunos de los ejercicios más comunes que las mujeres hacen después de la cirugía del seno. Hable con su médico o terapeuta sobre cuáles de estos ejercicios son adecuados para usted y cuándo debe comenzarlos.

La semana después de la cirugía

Los consejos y ejercicios que se sugieren a continuación deben hacerse durante los primeros 3 a 7 días después de la cirugía. Asegúrese de obtener la aprobación de su médico antes de comenzar estos ejercicios.

  • Utilice su brazo afectado (del lado donde fue su cirugía) como normalmente lo haría para peinarse, bañarse y vestirse, así como para comer.
  • Acuéstese y eleve su brazo afectado por encima del nivel de su corazón por 45 minutos. Haga esto dos o tres veces al día. Coloque su brazo sobre las almohadas para que la mano esté más elevada que su muñeca y el codo un poco más elevado que su hombro. Esto ayuda a disminuir la hinchazón que puede ocurrir después de la cirugía.
  • Ejercite su brazo afectado mientras esté elevado sobre el nivel del corazón, abriendo y cerrando su mano de 15 a 25 veces. Luego doble y estire su codo. Repita esto tres o cuatro veces al día. Este ejercicio le ayuda a reducir la hinchazón drenando el líquido linfático de su brazo.
  • Practique ejercicios de respiración profunda (usando su diafragma) por lo menos seis veces al día. Acuéstese en su espalda (boca arriba) y respire despacio y profundamente. Inhale todo el aire que pueda mientras intenta expandir el pecho y abdomen (alejando el ombligo de su columna). Relájese y exhale. Repita esto cuatro o cinco veces. Esta práctica le ayudará a mantener el movimiento normal del tórax, haciendo que sus pulmones funcionen más fácilmente. Haga ejercicios de respiración profunda a menudo.
  • No se acueste sobre su brazo afectado ni duerma de ese lado.

Cómo empezar: guías generales

Los ejercicios descritos a continuación se pueden empezar tan pronto su médico lo autorice. Por lo general se comienzan una semana o más después de la cirugía. Asegúrese de hablar con su médico antes de intentar hacer cualquiera de estos ejercicios. He aquí algunos asuntos que debe tener presente después de la cirugía del seno:

  • Usted va a sentir cierta opresión en su pecho y en la axila después de la cirugía. Esto es normal y la opresión disminuirá a medida que haga sus ejercicios.
  • Muchas mujeres sienten una sensación de calor, cosquilleo, adormecimiento o dolor en la parte trasera del brazo o en la pared del tórax. Esto es debido a que la cirugía puede irritar algunos de sus nervios. Estas sensaciones pueden aumentar algunas semanas tras la cirugía. Continúe haciendo sus ejercicios, a menos que note una sensación extraña de hinchazón o de sensibilidad (si esto ocurre, avise a su médico inmediatamente). Algunas veces el frotar o acariciar suavemente con su mano o con un paño suave puede ayudar a que el área sea menos sensible.
  • Puede ser de utilidad hacer ejercicio después de una ducha caliente, cuando los músculos aún están calientes y relajados.
  • Use ropa holgada y cómoda cuando haga los ejercicios.
  • Haga los movimientos lentamente hasta que sienta un estiramiento leve. Sostenga cada estiramiento al final del movimiento y lentamente cuente hasta 5. Es normal sentir el estiramiento de la piel y los músculos que se han encogido debido a la cirugía. Cuando haga cualquiera de estos ejercicios, evite los movimientos bruscos o forzados. No debe sentir dolor a medida que realiza los ejercicios, sólo un leve estiramiento.
  • Haga 5 a 7 repeticiones de cada ejercicio. Trate de hacer cada ejercicio correctamente. Hable con su médico si tiene dificultad con los ejercicios. Puede que sea necesario que su médico le recomiende un terapeuta ocupacional o fisioterapeuta.
  • Haga los ejercicios dos veces al día hasta recuperar la flexibilidad normal.
  • Asegúrese de respirar profundamente, inhalando y exhalando a medida que realiza los ejercicios.
  • Los ejercicios están diseñados para que los empiece acostada, luego sentada y los termine de pie.

Ejercicios mientras está acostada

Haga estos ejercicios en la cama o en el piso. Acuéstese en su espalda con las rodillas y caderas dobladas y los pies planos contra el suelo.

Ejercicio con el uso de una vara
(Figura 1)

Este ejercicio ayuda a aumentar la capacidad para mover sus hombros hacia adelante. Va a necesitar un palo de escoba, una vara de medir de una yarda (o metro), clavija o algún otro objeto similar para usarlo como vara en este ejercicio.

  • Sostenga la vara sobre su abdomen con ambas manos con sus palmas hacia arriba.
  • Levante la vara sobre su cabeza hasta donde pueda. Use el brazo que no está afectado para ayudar a levantar la vara hasta que usted sienta un estiramiento en su brazo afectado.
  • Sostenga por 5 segundos.
  • Baje los brazos y repita de cinco a siete veces.

Figura 1

Codos simulando alas
(Figura 2)

Este ejercicio le ayuda a aumentar el movimiento en la parte frontal del tórax y del hombro. Esto puede tomar muchas semanas de ejercicio constante antes de que logre tocar la cama o el piso con sus codos.

  • Una sus manos detrás del cuello con sus codos indicando hacia el techo.
  • Separe y mueva sus codos hacia la cama o el piso.
  • Repita de cinco a siete veces.

Figura 2

Ejercicios mientras está sentada

Ejercicio de estiramiento del omóplato
(Figura 3)

Este ejercicio ayuda a aumentar el movimiento de su omóplato.

  • Siéntese en una silla muy cerca de una mesa con la espalda apoyada en el respaldo.
  • Coloque el brazo que no está afectado sobre la mesa, doble el codo con la palma de la mano hacia abajo. No vaya a mover este brazo durante el ejercicio.
  • Coloque el brazo afectado en la mesa, con la palma de la mano hacia abajo y con el codo en posición recta.
  • Sin mover su cuerpo, deslice el brazo afectado hacia adelante (hacia el lado contrario de la mesa). Usted va a sentir el movimiento del omóplato al momento de hacer eso.
  • Descanse su brazo y repita de cinco a siete veces.

Figura 3

Presión sobre el omóplato
(Figura 4)

Este ejercicio también ayuda a aumentar el movimiento de su omóplato.

  • Siéntese en una silla, en posición recta frente a un espejo. No se apoye en el respaldo de la silla.
  • Sus brazos deben estar hacia los lados con los codos doblados.
  • Oprima y trate de unir los omóplatos, moviendo sus codos hacia atrás. Mantenga el nivel de sus hombros al momento de hacer esto. No suba los hombros hacia las orejas.
  • Vuelva a la posición inicial y repita de cinco a siete veces.

Figura 4

Flexión lateral
(Figura 5)

Este ejercicio le ayuda a aumentar el movimiento de su torso y cuerpo.

  • Siéntese en una silla y entrelace los dedos de sus manos frente a usted. Levante sus brazos lentamente sobre su cabeza, estirando los mismos.
  • Cuando sus brazos estén sobre su cabeza, flexione su cuerpo hacia la derecha. Flexione al nivel de su cintura y mantenga sus brazos sobre la cabeza.
  • Vuelva a la posición inicial y flexione hacia la izquierda.
  • Repita de cinco a siete veces.

Figura 5

Ejercicios mientras está de pie

Estiramiento de las paredes del tórax
(Figura 6)

Este ejercicio le ayuda a estirar su tórax.

  • Póngase de pie, volteada contra la esquina de la pared y con los pies aproximadamente de 8 a 10 pulgadas de la esquina de la pared.
  • Doble los codos y coloque los antebrazos en la pared, uno en cada lado de la pared. Debe elevar los codos lo más que pueda a la altura de los hombros.
  • Mantenga los brazos y los pies en la misma posición y mueva su tórax hacia la esquina de la pared. Usted va a sentir un estiramiento por todo su tórax y hombros.
  • Vuelva a la posición inicial y repita de cinco a siete veces.
  • La ilustración muestra cómo estimar ambos lados al mismo tiempo, pero puede que le resulte más cómodo estrechar un brazo a la vez.
  • A medida que realiza este estiramiento, asegúrese de dejar caer los hombros y manténgalos distantes de sus orejas.

Figura 6

Ejercicio de estiramiento del hombro
(Figura 7)

Este ejercicio le ayuda a aumentar la movilidad de su hombro.

  • Póngase de pie frente a la pared, con los pies aproximadamente de 8 a 10 pulgadas de la pared.
  • Coloque sus manos en la pared y utilice sus dedos para “subir la pared”, tratando de subir lo más que pueda hasta sentir un estiramiento.
  • Vuelva a la posición inicial y repita de cinco a siete veces.
  • La ilustración muestra ambos brazos levantados al mismo tiempo, pero puede que le resulte más fácil levantar un brazo a la vez.
  • A medida que levanta sus brazos, asegúrese de dejar caer los hombros y manténgalos distantes de sus orejas.

Figura 7

Aspectos que debe tener en cuenta

Comience a hacer los ejercicios lentamente y continúe progresando conforme pueda hacerlo. Deje de hacer los ejercicios y consulte con su médico inmediatamente si usted:

  • Se debilita, comienza a perder el equilibrio o se cae.
  • Tiene dolor que empeora.
  • Presenta pesadez, dolor, tensión u otra sensación extraña nueva en su brazo.
  • Presenta inflamación inusual o la inflamación empeora.
  • Tiene dolores de cabeza, mareos, visión borrosa, entumecimiento nuevo u hormigueo en los brazos o el pecho.

Es importante hacer ejercicio para mantener sus músculos funcionando tan bien como sea posible, pero también es importante tomar medidas de seguridad. Hable con su médico sobre el tipo de ejercicio apropiado para su condición y establezca metas para incrementar su nivel de actividad física.

Otras clases de ejercicios

El ejercicio para ayudar a mejorar la capacidad aeróbica (corazón-pulmón) es también importante para las mujeres que han tenido cáncer de seno. Existe cierta evidencia que indica que la actividad física y la pérdida de peso incluso podrían ayudar a reducir el riesgo de recurrencia de algunos tipos de cáncer. Consulte con su médico sobre los ejercicios que puede realizar durante y después del tratamiento del cáncer de seno.

Existen otros ejercicios que están diseñados para ayudar a reducir su riesgo de linfedema, o hinchazón crónica en el brazo del lado donde se realizó la cirugía. Los ejercicios que se presentaron anteriormente están diseñados principalmente para ayudar a recuperar el alcance de movimiento (flexibilidad) del brazo y el hombro. Consulte con su médico sobre su riesgo de linfedema y si debe hacer ejercicios para ayudar a reducir ese riesgo. Puede que necesite que le recomienden un experto en linfedema. Si desea aprender más al respecto, consulte nuestro documento titulado Linfedema: lo que toda mujer con cáncer de seno debe saber.

Los ejercicios de estiramiento se recomiendan actualmente como parte de los programas de ejercicios regulares para mejorar la salud. Estos ejercicios no comienzan sino entre 4 a 6 semanas después de la cirugía, y tienen que estar adaptados a su salud general, condición médica y estado físico. Los ejercicios de fortalecimiento comienzan con el uso de pequeñas pesas de mano, y aumentan lentamente con el paso del tiempo. De nuevo, lo mejor es consultar este asunto con su médico o fisioterapeuta. Es probable que lo mejor sea comenzar un programa de fortalecimiento con la supervisión de un entrenador capacitado en ejercicios para pacientes de cáncer o fisioterapeuta para asegurarse de que usted esté realizando los ejercicios apropiadamente.

Este documento se realizó con la ayuda de la Sección de Oncología de la American Physical Therapy Association.

Referencias

Anderson RT, Kimmick GG, McCoy TP, et al. A randomized trial of exercise on well-being and function following breast cancer surgery: the RESTORE trial. J Cancer Surviv. 2012 Jun;6(2):172-181.

McNeely ML, Campbell K, Ospina M, et al. Exercise interventions for upper-limb dysfunction due to breast cancer treatment. Cochrane Database Syst Rev. 2010 Jun 16;(6):CD005211.

NLN Medical Advisory Committee. Position Statement of the National Lymphedema Network: Haga ejercicio. December 2011. Accessed at http://www.lymphnet.org/pdfDocs/nlnexercise.pdf on January 22, 2013.

Petito EL, Nazário AC, Martinelli SE, Facina G, De Gutiérrez MG. Application of a domicile-based exercise program for shoulder rehabilitation after breast cancer surgery. Rev Lat Am Enfermagem. 2012 Jan-Feb;20(1):35-43.

Independientemente de quién sea usted, nosotros podemos ayudar. Llámenos a cualquier hora para recibir apoyo e información sobre temas relacionados con el cáncer. Llámenos al 1-800-227-2345, o visítenos en www.cancer.org.


Last Medical Review: 08/08/2013
Last Revised: 08/08/2013