Cáncer de seno: detección temprana

+ -Text Size

TEMAS

Mamogramas (mamografías)

Un mamograma es una radiografía de los senos. Se usa un mamograma de diagnóstico para diagnosticar alguna enfermedad del seno en mujeres que presentan síntomas en sus senos o resultados anormales en un mamograma de detección. El mamograma de detección se usa para encontrar enfermedades de los senos en mujeres que no tienen síntomas (asintomáticas), esto es, aquellas que aparentemente no tienen problemas en los senos. En los mamogramas de detección convencionales se obtienen dos tomas (radiografías tomadas de ángulos diferentes) de cada seno, mientras que en los mamogramas de diagnóstico se obtienen más radiografías del seno. Las mujeres que estén dando de lactar a sus bebés pueden continuar con los mamogramas, aunque éstos probablemente no sean tan precisos debido a que el tejido del seno tiende a estar denso.

En algunas mujeres, como aquellas con implantes de senos, es necesario tomar más radiografías para incluir en ellas tanto tejido del seno como sea posible. Los implantes de seno dificultan la visualización del tejido del seno en los mamogramas convencionales, pero se pueden utilizar otras tomas diferentes con desplazamiento de implantes y compresión, para examinar más completamente el tejido del seno. Si usted tiene implantes es importante que se haga los mamogramas en una instalación donde haya personal adiestrado en las técnicas usadas para las mujeres con implantes.

Existen guías estrictas que aseguran que el equipo de mamograma sea seguro y que utilice la dosis de radiación más baja posible. A muchas personas les preocupa la exposición a los rayos X, pero el nivel de radiación usado en el equipo moderno de los mamogramas no se cree que aumente significativamente el riesgo de cáncer de seno.

El equipo moderno para el mamograma utiliza niveles muy bajos de radiación: en promedio una dosis total de aproximadamente 0.4 mSv por un mamograma típico de 2 tomas de ambos senos (un mSv es una medida de la dosis de radiación).

Para entender esto mejor, las personas en los Estados Unidos están normalmente expuestas a un promedio de 3 mSv de radiación cada año solo de su entorno natural (radiación del medio ambiente). Esto significa que la dosis recibida por un mamograma es la misma que casi 7 semanas de radiación del medio ambiente.

Para un mamograma, el seno se somete a una compresión entre dos placas por varios segundos para aplanar y dispersar el tejido. Puede que esto resulte incómodo por un momento, pero es necesario para producir una buena lectura en el mamograma.

El procedimiento produce una imagen en blanco y negro del tejido del seno en una película grande o en una imagen digital de computadora que un radiólogo (doctor especialmente capacitado para interpretar las imágenes de rayos X, ecografía, MRI y estudios relacionados) “lee” o interpreta. Si se graba la imagen en una computadora en lugar de una película, a esto se le llama mamograma digital (conocida en inglés como full-field digital mammogram o FFDM). Este estudio está disponible en la mayoría de los centros de tratamiento.

Tomosíntesis de los senos (mamografía en 3-D)

Esta tecnología es básicamente una extensión de un mamograma digital. Para este examen, se comprime el seno una vez y el equipo toma muchas radiografías de baja dosis a medida que se mueve sobre el seno. Las imágenes son grabadas en una computadora que se pueden combinar en una imagen tridimensional. La mamografía 3-D utiliza más radiación que la mayoría de los mamogramas convencionales de dos tomas, pero podría permitir a los médicos observar áreas problemáticas con más claridad. Esto podría reducir la probabilidad de que sea necesario llamarle nuevamente para que se haga inmediatamente otro mamograma. También podría encontrar más cánceres. La tomosíntesis del seno no está ampliamente disponible, y su papel en la detección y el diagnóstico del cáncer de seno aún no está claro.

¿Qué es lo que el médico observa en su mamograma?

El médico que lee su mamograma observará si hay varios tipos de cambios:

Las calcificaciones son pequeños depósitos de calcio dentro del tejido del seno que aparecen como pequeñas manchas blancas en las radiografías. Estas pueden o no ser causadas por el cáncer. Existen dos tipos de calcificaciones: las macrocalcificaciones, las cuales son más grandes y están vinculadas a afecciones benignas (no cancerosas), y las microcalcificaciones, las cuales son más pequeñas y a veces pueden significar la presencia de cáncer. Si las microcalcificaciones causan sospechas de cáncer, según la forma y el diseño, se recomendará una biopsia.

Una masa, que puede ocurrir con calcificaciones o sin ellas, es otro cambio importante en un mamograma. Las masas son áreas que se ven anormales y que pueden ser muchas cosas, incluyendo quistes (no cancerosos, sacos llenos de fluidos), cánceres, y tumores sólidos no cancerosos (como los fibroadenomas).

Los quistes pueden ser simples sacos llenos de líquidos (conocidos como quistes simples) o pueden ser parcialmente sólidos (conocidos como quistes complejos). Los quistes simples son benignos y no requieren someterse a una biopsia. Puede que se requiera una biopsia para cualquier otro tipo de masa (como un quiste complejo o un tumor sólido) para asegurarse de que no se trate de cáncer.

  • Un quiste y un tumor pueden sentirse de forma similar en un examen físico. También pueden tener la misma apariencia en el mamograma. Para confirmar que una masa sea realmente un quiste, con frecuencia se hace una ecografía (ultrasonido) del seno. En ocasiones, se extrae el líquido del quiste con una aguja delgada y hueca.
  • Si una masa no es un simple quiste (es decir, que es al menos parcialmente sólido), entonces es posible que usted necesite más estudios por imágenes. Algunas masas pueden ser observadas con mamogramas periódicos, mientras que otras pueden necesitar una biopsia. El tamaño, la forma y los bordes de la masa ayudan al radiólogo a determinar si es posible que se trate de un cáncer.

Es muy importante que el radiólogo tenga disponible sus mamogramas anteriores, ya que éstos pueden ayudar a mostrar si una masa o calcificación no ha cambiado en muchos años. Esto implicaría que es probable que la masa sea una afección benigna y que no se requiera de una biopsia.

El radiólogo también evaluará la densidad del seno. La densidad de los senos se basa en la cantidad de tejido adiposo que contenga el seno en comparación con la cantidad de tejido fibroso y glandular.

Si la densidad de sus senos es mayor al promedio, la carta que usted recibirá sobre los resultados de su mamograma podría indicar que tiene senos densos. Los senos densos son muy comunes y no significan que hay un problema. Casi la mitad de las mujeres muestran senos densos en un mamograma de detección. Aunque el tejido denso de los senos puede dificultar la detección de cánceres en un mamograma, en la actualidad, los expertos no coinciden en qué otros estudios, si alguno, se debe hacer además de los mamogramas en mujeres con senos densos quienes no están en alto riesgo según otros factores.

Limitaciones de los mamogramas

Un mamograma no puede demostrar que un área anormal es cáncer. Para confirmar si hay presencia de cáncer, se debe extraer una cantidad pequeña de tejido y examinarse con un microscopio. Este procedimiento se conoce como biopsia. Para más información, lea nuestro documento Para las mujeres que enfrentan una biopsia del seno.

Debe estar consciente de que los mamogramas se hacen para encontrar cánceres que no se pueden palpar. Si tiene una masa en el seno, su médico debe examinarla, y puede recomendar una biopsia, incluso si el mamograma reporta resultados normales. Los mamogramas no son estudios infalibles en la detección del cáncer de seno. En mujeres con senos densos, los mamogramas no son tan eficaces, porque los senos densos pueden ocultar un tumor. Los senos densos son más comunes en mujeres que son más jóvenes, mujeres embarazadas, y mujeres que están lactando a sus bebés, aunque cualquier mujer puede tener los senos densos.

Esto puede representar un problema para las mujeres más jóvenes que necesitan pruebas de detección porque tienen un alto riesgo de cáncer de seno (debido a mutaciones genéticas, fuerte antecedente familiar de cáncer de seno u otros factores). Esta es una de las razones por las que la Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda las imágenes por resonancia magnética (MRI) además de los mamogramas como pruebas de detección en estas mujeres.

Actualmente, las guías de la Sociedad Americana Contra El Cáncer no recomiendan pruebas de detección adicionales en mujeres con senos densos que no están en alto riesgo de cáncer de seno según otros factores de riesgo.

Para más información sobre mamogramas, consulte nuestro documento Mamogramas y otros estudios de imaginología de los senos.

Consejos para hacerse un mamograma

Las siguientes son sugerencias útiles para asegurarse que reciba un mamograma de calidad:

  • Pida le muestren el certificado de FDA otorgado a todas las instalaciones que ofrecen mamografía, si no está a la vista cerca del escritorio de la recepcionista. La FDA requiere que todas las instalaciones reúnan los niveles más altos de seguridad y calidad para poder ofrecer servicios de mamografía. Sin este certificado, un establecimiento no puede ofrecer mamografías.
  • Acuda a un centro de atención que sea especializado en mamogramas o que efectúe muchos cada día.
  • Si está satisfecha con la buena calidad del centro de atención, continúe yendo anualmente para que así se puedan comparar sus mamogramas cada año.
  • Si acude a un centro de atención por primera vez, traiga una lista de los lugares, las fechas de los mamogramas, las biopsias u otros tratamientos del seno que haya tenido en el pasado.
  • Si se ha hecho mamogramas en otro centro de atención, haga lo posible por obtener sus mamogramas anteriores para que los lleve al nuevo centro de atención (o pida que sean enviados a éste) y así los puedan comparar con los más recientes.
  • Trate de programar su mamograma para un momento del mes cuando sus senos no estén sensibles o inflamados para ayudar a reducir la molestia y para asegurar una buena imagen. Trate de evitar hacerse el mamograma la semana antes del período menstrual (la regla).
  • El día del examen, no use desodorante ni antitranspirante. Algunos de éstos contienen sustancias que pueden interferir con la lectura de su mamograma, ya que pueden aparecer como puntos blancos en la radiografía.
  • Es posible que usted encuentre conveniente vestir una falda o pantalón para que solamente tenga que quitarse la blusa para el estudio.
  • Siempre describa al tecnólogo que está haciendo el mamograma cualquier síntoma o problema del seno que esté experimentando. Esté preparada para describir cualquier historial médico que podría afectar su riesgo de cáncer de seno, tal como cirugías previas, uso de hormona, o antecedentes familiares o personales de cáncer de seno. Además discuta con su médico o enfermera cualquier problema o hallazgo nuevo en su seno antes de hacerse el mamograma.
  • Si su médico no se comunica con usted dentro de 10 días, no asuma que el resultado del mamograma fue normal. Llame a su médico o al centro de atención.

Qué debe esperar cuando vaya a hacerse un mamograma de detección

  • Para someterse a un mamograma usted se desviste de la cintura hacia arriba. La instalación le proporcionará una bata para que se cubra durante el procedimiento.
  • Un tecnólogo estará presente a fin de colocar los senos para el mamograma. La mayoría de los técnicos radiólogos son mujeres. Usted y el técnico serán las únicas personas en la sala durante el mamograma.
  • Para obtener una imagen de mamograma de alta calidad es necesario comprimir ligeramente el seno. Un tecnólogo coloca el seno en la placa inferior de la máquina del mamograma. Esta placa está hecha de metal y tiene una gaveta que contiene la película de la radiografía o la cámara para producir una imagen digital. Se baja la placa superior, que está hecha de plástico, para comprimir el seno por unos cuantos segundos mientras se toma la imagen.
  • Todo el procedimiento tomará cerca de 20 minutos. El tiempo durante el cual le comprimen los senos es de unos pocos segundos solamente.
  • Es posible que experimente ciertas molestias durante la compresión del seno, pero no debe sentir dolor. Trate de no programar un mamograma para cuando sea más probable que sus senos estén sensibles, como justo antes o durante el periodo menstrual.
  • Aunque usualmente se obtienen dos tomas de cada seno para el mamograma de detección, en algunas mujeres, como aquellas con implantes de seno, se podrían necesitar imágenes adicionales.
  • Actualmente se exige a todos los centros de mamografías que le envíen una copia de los resultados en un lenguaje sencillo a más tardar 30 días después de realizado el examen. Por lo general, si hay algún problema con el mamograma, usted debe ser notificada en un lapso de 5 días hábiles.
  • Si la llaman para exámenes adicionales, no significa que usted tenga cáncer. De hecho, menos del 10% de las mujeres a las que llaman para hacerse pruebas adicionales tienen cáncer de seno. Con bastante frecuencia, se le pide a las mujeres que regresen al consultorio médico, y esto usualmente significa que se necesita tomar una imagen adicional o hacer una ecografía para observar con más claridad un área. Esto es más común en los primeros mamogramas (o cuando no hay mamogramas previas contra los cuales comparar) y en mamogramas realizados a mujeres antes de la menopausia. Puede ser ligeramente menos común con mamogramas digitales.
  • Sólo de dos a cuatro de cada 1,000 mamogramas de detección conducen a un diagnóstico de cáncer.

Si es mujer y tiene 40 años o más, debe someterse a un mamograma cada año. Puede programar la siguiente revisión mientas se encuentra en el centro de atención médica. O puede solicitar que le hagan un recordatorio a medida que la fecha para la próxima consulta se aproxime.

Para más información acerca de los mamogramas y los estudios por imágenes para la detección temprana y el diagnóstico de las enfermedades del seno, lea nuestro documento Mamogramas y otros estudios por imaginología de los senos.


Fecha de última actualización: 10/22/2014
Fecha de último cambio o revisión: 10/22/2014