Prevención y detección temprana del cáncer de seno

+ -Text Size

TEMAS

Ecografía (ultrasonido) de los senos

La ecografía, también conocida como sonograma o ultrasonido, es un método por imágenes que utiliza ondas sonoras para observar el interior de una parte del cuerpo. En la versión más común de este estudio, se coloca en la piel un pequeño instrumento que parece un micrófono y que se llama transductor (a menudo se lubrica primero con gel para ecografía). Un transductor emite las ondas sonoras y detecta los ecos a medida que rebotan de los tejidos del cuerpo. Una computadora convierte los ecos en una imagen en blanco y negro que aparece en una pantalla. Este estudio no causa dolor ni le expone a radiación.

La ecografía de seno se utiliza a menudo para evaluar problemas en los senos que se detectan durante un mamograma de detección o de diagnóstico o un examen físico. La ecografía ayuda a distinguir entre los quistes (sacos llenos de líquido) y las masas sólidas. Se puede emplear en alguien con una masa en el seno para examinar ganglios linfáticos agrandados. A menudo, la ecografía del seno se emplea para guiar una aguja cuando se realiza una biopsia de lesiones en el seno y de los ganglios linfáticos agrandados. También se puede usar para guiar una aguja y extraer líquido de los quistes.

Para la detección del cáncer de seno, no se recomienda el uso de ecografía en lugar de la mamografía (mamogramas). Aun así, se usa a veces además del mamograma como estudio de detección en ciertas mujeres, como las que tienen senos densos (para estas mujeres la mamografía tal vez no sea tan útil). Cuando se emplea como estudio de detección, se puede usar una versión más nueva de la ecografía del seno que utiliza un transductor grande que se amolda sobre la mayor parte o todo el seno al mismo tiempo. Esto permite examinar todo el seno en un periodo de tiempo mucho más corto.


Fecha de última actualización: 10/22/2014
Fecha de último cambio o revisión: 12/09/2014