Condiciones no cancerosas del seno

+ -Text Size

TEMAS

Siguiente tema

Mastitis

Necrosis grasa y quistes oleosos

La necrosis grasa se presenta cuando se daña un área del tejido adiposo del seno. Por lo general se debe a una lesión en el seno. También puede presentarse después de una cirugía o del tratamiento con radiación. La necrosis grasa es más común en las mujeres cuyos senos son muy grandes.

A medida que el cuerpo repara el tejido dañado, va siendo reemplazado por un tejido cicatricial firme. Sin embargo, algunas células adiposas pueden tener una respuesta diferente a las lesiones. En lugar de formar tejido cicatricial, las células adiposas mueren y liberan su contenido. Esto forma un depósito con la forma de una bolsa de líquido graso llamado quiste oleoso.

El diagnóstico

Los quistes oleosos y las áreas de necrosis grasa pueden formar una masa que se puede palpar. Puede ser difícil diferenciarlos de los cánceres cuando se hace un examen de los senos o incluso un mamograma. Es posible que se necesite una biopsia (extirpar toda o parte de la protuberancia para observar el tejido con un microscopio) y saber si se trata de cáncer.

Los quistes oleosos se pueden observar en una ecografía y luego hacer el diagnóstico mediante aspiración con aguja (se inserta una aguja delgada en el quiste para extraer el líquido).

Tratamiento

La necrosis grasa y los quistes oleosos generalmente no necesitan tratamiento. Además, la necrosis grasa a veces desaparece por sí sola.

La aspiración con aguja para extraer el líquido de un quiste oleoso también puede servir como tratamiento. En algunos casos, la cirugía se puede utilizar para extirpar la protuberancia o el área del bulto, si llega a causar molestias.

¿Cómo la necrosis grasa y los quistes oleosos afectan el riesgo de padecer cáncer de seno?

Estos cambios de los senos no aumentan el riesgo de una mujer de padecer cáncer de seno.


Fecha de última actualización: 05/26/2015
Fecha de último cambio o revisión: 05/02/2016