Condiciones no cancerosas del seno

+ -Text Size

TEMAS

Anterior tema

Adenosis

Siguiente tema

Tumores filoides

Fibroadenomas

Los fibroadenomas son tumores benignos (no cancerosos) compuestos de tejido glandular del seno y de tejido estromal (conectivo). Son más frecuentes en mujeres jóvenes de entre 20 y 39 años de edad, aunque pueden presentarse en mujeres de cualquier edad. El uso de pastillas anticonceptivas antes de tener 20 años está asociado con el riesgo de fibroadenomas.

Algunos fibroadenomas son demasiado pequeños para poder palparse y sólo pueden verse cuando se extrae el tejido mamario y se examina con un microscopio, aunque otros tienen varias pulgadas de diámetro. Éstos tienden a ser redondos y presentar bordes que son distintos a los del tejido circundante del seno. A menudo se sienten como una canica o balín dentro del seno. Usted los puede mover debajo de la piel y por lo general son firmes y no causan sensibilidad al palparlos. Una mujer puede tener uno o muchos fibroadenomas.

Diagnóstico

Algunos fibroadenomas se pueden palpar, pero otros solo se descubren mediante estudios por imágenes (como un mamograma). Para saber si un tumor es un fibroadenoma, es necesario realizar una biopsia (extraer tejido para ser examinado con un microscopio. La mayoría de los fibroadenomas lucen igual en su totalidad cuando se observan con un microscopio y son denominados fibroadenomas simples. Pero algunos fibroadenomas contienen otros componentes (tal como macroquistes, adenosis esclerosante, o depósitos minerales). Éstos son referidos como fibroadenomas complejos.

Tratamiento

Muchos doctores recomiendan la extirpación de los fibroadenomas, especialmente si éstos siguen creciendo o si cambian la forma del seno. A veces (particularmente en mujeres de mediana edad o de edad avanzada), estos tumores dejan de crecer, o incluso disminuyen de tamaño, sin recibir tratamiento alguno. En este caso, siempre y cuando los doctores tengan certeza de que las masas son realmente fibroadenomas y no cáncer de seno, puede que los dejen permanecer, pero bajo observación para asegurarse de que no crezcan. Este enfoque resulta útil para aquellas mujeres con muchos fibroadenomas que no estén creciendo. En tales casos, la extirpación de los mismos pudiera requerir la eliminación de una cantidad considerable de tejido circundante normal del seno, lo que causaría una cicatriz que cambiaría la forma y textura del seno. Esto puede hacer aún más difícil la interpretación de los exámenes físicos y los mamogramas en el futuro.

Es importante que las mujeres que tengan fibroadenomas se sometan regularmente a exámenes de los senos para asegurarse de que no estén creciendo.

A veces, después de la extirpación quirúrgica de un fibroadenoma, crecen uno o varios nuevos. Esto significa que se ha formado otro fibroadenoma y no que el anterior haya reaparecido.

Vínculo con el riesgo de cáncer

Las mujeres con fibroadenomas tienen un mayor riesgo de cáncer de seno (aproximadamente de 1½ a 2 veces el riesgo de las mujeres que no tienen alteraciones en el seno).


Fecha de última actualización: 02/21/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/21/2014