Condiciones no cancerosas del seno

+ -Text Size

TEMAS

Detección de afecciones no cancerosas de los senos

Señales y síntomas causados por cambios en los senos

Los cambios en los senos pueden ser causados por afecciones benignas (no cancerosas) o por el cáncer. Los síntomas más comunes son probablemente a causa de afecciones benignas. Aun así, es importante notificar a su médico cualquier cambio que observe en sus senos. Las afecciones benignas y el cáncer de seno causan muchos de los mismos síntomas. Por lo tanto, puede ser difícil diferenciar entre las afecciones benignas y las cancerosas basándose solamente en los síntomas. Su médico puede ordenar otras pruebas para averiguar exactamente qué está causando el cambio en el seno.

Es posible que algunos cambios en los senos no causen ningún síntoma y que se detecten durante un mamograma (mamografía).

Masas, nódulos o protuberancias

Una afección benigna en un seno a menudo causa una masa, también referida como un nódulo, bulto o protuberancia, cuya área puede ser muy sensible. Una mujer puede encontrar la masa mientras se baña o durante otras actividades diarias, o cuando examina sus senos o las áreas debajo de sus brazos durante un autoexamen de los senos. Algunas veces un médico o enfermera encuentra la masa durante un examen de los senos.

Entre más joven sea una mujer, mayor es la probabilidad de que una masa en el seno sea una afección benigna. La causa más común de masas en los senos son los fibroadenomas y una combinación de fibrosis y quistes que a veces son referidos como cambios fibroquísticos. Estos se describen detalladamente en la sección “Tipos de afecciones no cancerosas del seno”.

Aunque la mayoría de las masas en los senos no son tumores cancerosos, siempre existe la probabilidad de que una masa pueda serlo, incluso en mujeres jóvenes. Independientemente de la edad de una mujer, las masas y los otros cambios deben ser revisados para asegurarse de que no sea cáncer de seno.

El tener muchas masas en ambos senos a menudo se debe a una combinación de fibrosis y quistes (cambios fibroquísticos).

Las masas en los senos, al igual que otros síntomas, tienen que tomarse en consideración junto con los otros síntomas que la mujer pudiera tener. Por ejemplo, una masa nueva y sensible que surja al mismo tiempo que enrojecimiento de la piel y fiebre pudiera ser una señal de infección del seno. No obstante, cualquier protuberancia nueva u otro cambio debe ser examinado por un doctor, enfermera u otro profesional de la salud.

Enrojecimiento y/o engrosamiento de la piel

El enrojecimiento o el engrosamiento de un área de la piel del seno también pueden tener diferentes causas. Por ejemplo, la inflamación de los senos, conocida como mastitis, es común en mujeres que están amamantando a sus bebés y es causada usualmente por una infección.

Aun así, es importante que un doctor o una enfermera examine cualquier enrojecimiento o engrosamiento nuevo, ya que esto podría confundirse con un tipo especial de cáncer de seno (llamado cáncer inflamatorio del seno) que se parece mucho a una infección. Algunas veces, incluso los médicos no pueden distinguirlos. Debido a que este tipo de cáncer de seno crece con rapidez, es necesario que acuda a su médico de inmediato en caso de que esté recibiendo tratamiento con antibióticos y los síntomas no se alivien dentro de los próximos días de haber iniciado el tratamiento (para más información, consulte el documento Inflammatory Breast Cancer).

Dolor

Algunas mujeres sienten dolor o molestia en el seno que está asociado con su ciclo menstrual. Este tipo de dolor cíclico es más común durante o alrededor de la semana previa a la menstruación, y por lo general desaparece una vez que ésta comienza. Muchas mujeres con cambios fibroquísticos sienten este tipo de dolor cíclico en el seno. Se cree que esto se debe a cambios en los niveles hormonales.

Algunas afecciones benignas de los senos, como la inflamación de los senos (mastitis), puede causar un dolor más súbito. En estos casos, el dolor no está asociado con el ciclo menstrual. Aunque por lo general el cáncer de seno no causa dolor, sí es posible que esto ocurra, por lo que el dolor no debe ser interpretado como una señal de que no hay presencia de cáncer.

Secreción del pezón

Una secreción del pezón (que no sea leche) podría ser alarmante, pero en la mayoría de los casos se debe a una afección benigna. Al igual que con las protuberancias de los senos, mientras más joven sea la mujer, mayores probabilidades hay de que la afección que origina la secreción sea benigna (consulte la sección “Examen de la secreción del pezón”).

En las afecciones benignas, una secreción no lechosa es por lo general de color claro, amarillo o verde. Aun cuando usted observe sangre en la secreción o se detecte a través de análisis de laboratorio, la causa probablemente no sea cáncer. Sin embargo, esto es motivo de preocupación y usted probablemente necesitará más pruebas.

Si la secreción proviene de más de uno de los conductos del seno o de ambos senos, a menudo se debe a una afección benigna como cambios fibroquísticos o ectasia ductal (explicada más adelante). No obstante, aún es una buena idea que le examine un profesional de la atención médica.

Si la secreción (ya sea sanguinolenta o no) es de un solo conducto, puede ser por causa de una afección benigna en ese conducto. Pero también puede ser causada por un cáncer. Por lo tanto, usted debe consultar con un doctor de inmediato.

Una secreción lechosa que proviene de ambos senos (que no sea durante el embarazo o durante la lactancia) puede algunas veces ocurrir como una reacción al ciclo menstrual. Además puede deberse a un desequilibrio en las hormonas producidas por la glándula pituitaria o la glándula tiroides, o incluso por ciertos medicamentos.

Como se mencionó previamente, las afecciones benignas son mucho más comunes que el cáncer de seno, pero es importante consultar con un profesional de atención médica sobre cualquier cambio en los senos para que pueda ser revisado de inmediato.


Fecha de última actualización: 02/21/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/21/2014