Condiciones no cancerosas del seno

+ -Text Size

TEMAS

Anterior tema

Fibroadenomas

Tumores filoides

Los tumores filoides son tumores poco frecuentes de los senos que, al igual que un fibroadenoma, contiene dos tipos de tejido mamario: tejido estromal (conectivo) y tejido glandular (lobulillo y conducto). Son más frecuentes en mujeres jóvenes de entre 30 y 49 años de edad, aunque pueden presentarse en mujeres de cualquier edad.

Diagnóstico

Por lo general, los tumores se sienten como masas que no causan dolor, aunque algunos pueden causarlo. Éstos pueden crecer rápidamente y estirar la piel. A menudo son difíciles de diferenciar de los fibroadenomas cuando se observan en los estudios por imágenes, o incluso con ciertos tipos de biopsias (la clase en la que se usa una aguja para extraer una muestra de tejido para observarla con un microscopio). A menudo es necesario extraer el tumor por completo para asegurarse de que se trata de tumor filoides.

Cuando se observan en un microscopio, la diferencia principal entre los fibroadenomas y los tumores filoides consiste en que los tumores filoides presentan un sobrecrecimiento del tejido conectivo. Las células que componen la parte del tejido conectivo pueden tener un aspecto anormal cuando se observan con un microscopio. Según la apariencia de las células, los tumores filoides pueden clasificarse como benignos (no cancerosos), malignos (cancerosos) o limítrofes (lucen más anormales que los tumores benignos, pero no tan malignos). Estos tipos de tumores se pueden comportar de manera muy distinta.

Tratamiento

Algunas veces, los tumores filoides (incluso los benignos) pueden regresar en el mismo lugar si son extirpados sin que se haya tomado suficiente tejido normal circundante. Por esta razón, estos tumores se tratan mediante la extirpación del tumor y al menos 1 cm (un poco menos de ½ pulgada) de área del tejido mamario normal que rodea al tumor.

Los tumores filoides malignos se tratan mediante la extirpación de los mismos, junto con un amplio margen de tejido normal, o mediante una mastectomía (extirpación total del seno), de ser necesario. Los tumores filoides malignos son diferentes de los tipos más comunes de cáncer de seno. Éstos no responden a la terapia hormonal y son menos propensos que la mayoría de los tipos de cáncer de seno a responder a la radioterapia o a los medicamentos de quimioterapia que normalmente se emplean contra el cáncer de seno. Los tumores filoides que se han propagado a regiones distantes son a menudo tratados como sarcomas (cánceres de tejido blando) y no como cánceres de seno.

Vínculo con el riesgo de cáncer

Los tumores filoides no suelen ser cancerosos, aunque en pocos casos pueden serlo. Aunque tanto como un tercio de estos tumores se clasifica como malignos según su apariencia microscópica, en general, menos del 5% de los tumores filoides son verdaderos cánceres en función de su capacidad de propagación a otras áreas (como los pulmones) ya sea cuando son diagnosticados o después.

Debido a que estos tumores pueden regresar, por lo general se recomienda el seguimiento riguroso con exámenes del seno frecuentes y estudios por imágenes después del tratamiento.


Fecha de última actualización: 02/21/2014
Fecha de último cambio o revisión: 02/21/2014