Medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno

+ -Text Size

TEMAS

Inhibidores de la aromatasa

¿Qué son los inhibidores de la aromatasa?

Los inhibidores de la aromatasa son medicamentos nuevos que algunas veces se usan para tratar el cáncer de seno o para ayudar a evitar que el cáncer de seno regrese después de la cirugía. Los medicamentos en esta clase incluyen:

  • Exemestano (Aromasin®).
  • Letrozol (Femara®).
  • Anastrozol (Arimidex®).

Los inhibidores de la aromatasa funcionan en una forma diferente al tamoxifeno y el raloxifeno. En lugar de bloquear los receptores de estrógeno, estos inhibidores no permiten que una enzima clave (aromatasa) convierta a otras hormonas en estrógeno. Esto reduce los niveles de estrógeno en el cuerpo eliminando el combustible que los cánceres de seno con receptor de estrógeno positivo necesitan para crecer.

Estos medicamentos son solo útiles en mujeres cuyos ovarios no están produciendo estrógeno (tal como las mujeres que ya pasaron por la menopausia).

¿Cuáles son los beneficios y los riesgos de tomar los inhibidores de la aromatasa?

Los estudios han mostrado que los inhibidores de la aromatasa son mejores que el tamoxifeno para tratar el cáncer avanzado de seno. Para evitar que el cáncer de seno regrese después de la cirugía, varios estudios han encontrado que los inhibidores de la aromatasa (usados en lugar de o después del tamoxifeno) son ligeramente mejores que el tamoxifeno solo.

Algunos efectos a corto plazo de los inhibidores de la aromatasa se parecen mucho a los efectos causados por el tamoxifeno y el raloxifeno, incluyendo los sofocos repentinos de calor y la sequedad vaginal. Los dolores musculares y en las articulaciones, así como los dolores de cabeza, ocurren con más frecuencia. Contrario al tamoxifeno y al raloxifeno, los inhibidores de la aromatasa tienden a acelerar la osteoporosis (debilitamiento de los huesos), lo que puede causar fracturas de los huesos.

Tal parece que existe mucha menos probabilidad de que los inhibidores de la aromatasa causen graves coágulos sanguíneos. Según los estudios realizados hasta el momento, los inhibidores de la aromatasa no parecen aumentar el riesgo de cáncer uterino, como lo hace el tamoxifeno y el raloxifeno.

Debido a que estos medicamentos han estado disponibles por un periodo de tiempo más corto, se sabe menos sobre los efectos que pudieran tener a largo plazo, como el riesgo de enfermedad cardiaca. Las investigaciones futuras ayudarán a determinar estos efectos.

¿Se han aprobado los inhibidores de la aromatasa para reducir el riesgo de cáncer de seno?

No. Hasta el momento, los inhibidores de la aromatasa no han sido aprobados para reducir el riesgo de cáncer de seno. En la actualidad se usan para tratar el cáncer avanzado de seno o se administran para ayudar a prevenir que el cáncer regrese después de la cirugía (en lugar de o después del tamoxifeno). La FDA no ha aprobado ninguno de estos medicamentos para reducir el riesgo de padecer cáncer de seno.

Sin embargo, uno de estos medicamentos ha demostrado que reduce el riesgo de cáncer de seno en un estudio. El estudio MAP3 comparó exemestano con un placebo (pastilla de azúcar) en un grupo de 4,560 mujeres que habían pasado por la menopausia y que estaban en mayor riesgo de cáncer de seno.

Después de un promedio de aproximadamente 3 años en el estudio, se reportaron 32 casos de cáncer invasivo de seno en las mujeres que tomaron placebo, pero solo 11 casos en las 2,285 mujeres que tomaron exemestano. Esto es un 65% de menos riesgo en el grupo de exemestano comparado con el grupo del placebo. El exemestano no tuvo un fuerte efecto en el riesgo para cáncer no invasivo o preinvasivo, tal como carcinoma ductal in situ (DCIS).

Por lo general, los efectos secundarios del exemestano no fueron graves, y los más comunes eran sofocos repentinos de calor y dolor en las articulaciones. Las mujeres en el grupo tratado con exemestano no presentaron más fracturas de huesos durante los 3 años que duró el seguimiento del estudio. Asimismo, las mujeres no informaron más problemas con osteoporosis, aunque el estudio tampoco analizó si se presentaron estos problemas. (Otros estudios han demostrado que las mujeres que recibieron el medicamento presentaron más degeneración de los huesos con el paso del tiempo que las mujeres que no tomaron el medicamento).

Otros estudios están investigando el efecto de los inhibidores de la aromatasa en el riesgo de cáncer de seno. El estudio británico IBIS-II está comparando el anastrozol con un placebo por 5 años en 6,000 mujeres que han pasado por la menopausia que están en un mayor riesgo de cáncer de seno. El reclutamiento para el estudio fue completado en enero de 2012. Las mujeres tomarán el medicamento por 5 años. Por lo tanto, habrá que esperar un tiempo para conocer los resultados. También se han estado realizando estudios menos abarcadores con el letrozol.

Inhibidores de la aromatasa para reducir el riesgo de cáncer de seno: se necesita más investigación

Al igual que con el raloxifeno, los inhibidores de la aromatasa pudieran algún día probar ser tan eficaces o incluso mejores que el tamoxifeno en reducir el riesgo de cáncer de seno, pero se requiere de más resultados del estudio para demostrarlo. Se sabe mucho menos sobre los posibles efectos a largo plazo de estos medicamentos. Incluso si los estudios muestran que los inhibidores de la aromatasa reducen el riesgo, cada mujer y su doctor necesitarán sopesar los posibles beneficios y riesgos antes de decidir si uno de ellos es apropiado o no para ella.


Fecha de última actualización: 09/09/2013
Fecha de último cambio o revisión: 09/09/2013