Medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno

+ -Text Size

TEMAS

Inhibidores de la aromatasa

Los inhibidores de la aromatasa son medicamentos que reducen los niveles de estrógeno al impedir que una enzima del tejido adiposo (aromatasa) transforme a otras hormonas a estrógeno. Estos medicamentos no detienen la producción de estrógeno en los ovarios. Dado que los ovarios son la fuente principal de estrógeno en el cuerpo, estos medicamentos sólo reducen los niveles de estrógeno en las mujeres cuyos ovarios no están produciendo estrógeno (como en las mujeres que ya han pasado por la menopausia). Los medicamentos en esta clase incluyen:

  • Exemestano (Aromasin®)
  • Letrozol (Femara®)
  • Anastrozol (Arimidex®)

Estos medicamentos se utilizan principalmente para tratar el cáncer de seno con receptores hormonales positivos. Se están estudiando para saber si pueden reducir el riesgo de cáncer de seno, pero hasta ahora aún no están aprobados para este uso en los EE.UU.

Estos medicamentos se toman diariamente en forma de pastillas.

¿Pueden los inhibidores de la aromatasa reducir el riesgo de cáncer de seno?

Los estudios han demostrado que tanto el exemestano como el anastrozol pueden reducir el riesgo de cáncer de seno en mujeres posmenopáusicas que tienen un riesgo alto de la enfermedad.

En un estudio, tomar el exemestano durante 3 años redujo el riesgo de cáncer de seno en general (cáncer invasivo más carcinoma ductal in situ) en aproximadamente la mitad (47%).

En otro estudio, tomar el anastrozol durante 5 años redujo el riesgo de cáncer de seno en general por aproximadamente la mitad (47%).

Actualmente se realiza un estudio para determinar si el letrozol puede reducir el riesgo de cáncer de seno.

¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios de los inhibidores de la aromatasa?

Los efectos secundarios más comunes de los inhibidores de la aromatasa son los síntomas de la menopausia, como sofocos repentinos de calor, sudoración nocturna, y sequedad vaginal. Estos medicamentos también pueden causar dolor muscular y de las articulaciones. Este efecto secundario puede ser lo suficientemente grave como para causar que algunas mujeres dejen de tomar estos medicamentos.

Contrario al tamoxifeno y al raloxifeno, los inhibidores de la aromatasa tienden a acelerar el debilitamiento de los huesos, lo que puede causar osteoporosis. Los huesos de las personas que padecen osteoporosis se pueden fracturar por trauma mínimo.

Los inhibidores de la aromatasa no parecen aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos graves o cáncer de útero, como sí lo hacen el tamoxifeno y el raloxifeno.

Inhibidores de la aromatasa para reducir el riesgo de cáncer de seno: Se necesita más investigación

Los inhibidores de la aromatasa pueden algún día llegar a ser tan eficaces o incluso mejores que el tamoxifeno o el raloxifeno en reducir el riesgo de cáncer de seno, pero no han sido bien estudiados para este uso. Se necesitan más estudios para saber quién se beneficiaría más y por cuánto tiempo se debe continuar el tratamiento.


Fecha de última actualización: 01/05/2015
Fecha de último cambio o revisión: 01/05/2015