Medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno

+ -Text Size

TEMAS

Inhibidores de la aromatasa y otros compuestos para reducir el riesgo de cáncer de seno

Los inhibidores de la aromatasa (medicamentos que reducen los niveles de estrógeno) pueden algún día llegar a ser tan eficaces o incluso mejores que el tamoxifeno o el raloxifeno en reducir el riesgo de cáncer de seno, pero no han sido bien estudiados para este uso. Se necesitan más estudios para saber quién se beneficiaría más y por cuánto tiempo se debe continuar el tratamiento.

¿Qué son los inhibidores de la aromatasa?

Los inhibidores de la aromatasa reducen los niveles de estrógeno al impedir que una enzima del tejido adiposo (aromatasa) transforme a otras hormonas en estrógeno. Estos medicamentos no detienen la producción de estrógeno en los ovarios, sino que solo reducen los niveles de estrógeno en mujeres cuyos ovarios no están produciendo estrógeno (tal como las mujeres que ya pasaron por la menopausia). Los medicamentos en esta clase incluyen:

  • Exemestano (Aromasin®)
  • Letrozol (Femara®)
  • Anastrozol (Arimidex®)

Los inhibidores de la aromatasa vienen en forma de pastilla, y se toman una vez al día.

¿Pueden los inhibidores de la aromatasa reducir el riesgo de cáncer de seno?

Los inhibidores de la aromatasa se utilizan principalmente para tratar el cáncer de seno con receptores hormonales positivos, pero se están estudiando para ver si pueden reducir el riesgo de cáncer de seno. Aún no han sido aprobados para este uso en los Estados Unidos. Los estudios han demostrado que tanto el exemestano como el anastrozol pueden reducir el riesgo de cáncer de seno en mujeres posmenopáusicas que tienen un mayor riesgo de la enfermedad.

En un estudio, tomar el exemestano durante 3 años redujo el riesgo de cáncer de seno en general (cáncer invasivo más carcinoma ductal in situ) en aproximadamente la mitad (47%).

En otro estudio, tomar el anastrozol durante 5 años redujo el riesgo de cáncer de seno en general por aproximadamente la mitad (47%).

Actualmente se realizan estudios sobre el letrozol para saber si puede reducir el riesgo de cáncer de seno.

¿Cuáles son los riesgos y los efectos secundarios de los inhibidores de la aromatasa?

Los efectos secundarios más comunes de los inhibidores de la aromatasa son los síntomas de la menopausia, como sofocos repentinos de calor, sudoración nocturna, y sequedad vaginal. Estos medicamentos también pueden causar dolor muscular y de las articulaciones. Este efecto secundario puede ser lo suficientemente grave como para causar que algunas mujeres dejen de tomar estos medicamentos.

Contrario al tamoxifeno y al raloxifeno, los inhibidores de la aromatasa tienden a acelerar el debilitamiento de los huesos, lo que puede causar osteoporosis. Las personas con osteoporosis están propensas a sufrir fracturas de huesos.

Los inhibidores de la aromatasa no parecen aumentar el riesgo de coágulos sanguíneos graves o cáncer de útero, como sí lo hacen el tamoxifeno y el raloxifeno.

Otros compuestos que se estudian para reducir el riesgo de cáncer de seno

La fenretinida, un medicamento relacionado con la vitamina A, está siendo estudiada para saber si puede reducir el riesgo de cáncer de seno. Otros estudios clínicos están investigando la reducción del cáncer de seno como un efecto inesperado de los efectos de los medicamentos usados por otras razones. (De esta forma fue que se descubrió que el raloxifeno que es usado para el tratamiento de la osteoporosis también era útil en el cáncer de seno). Los medicamentos que se investigan actualmente incluyen bifosfonatos (medicamentos para osteoporosis) y estatinas (tal como atorvastatin y lovastatin), los cuales se usan para reducir el colesterol.

También se están estudiando complementos alimenticios para saber si pueden reducir el riesgo de cáncer de seno. Éstos han incluido extracto de semilla de uva, folato, ácidos grasos omega-3 y vitaminas B6 y B12. Aunque algunos de estos estudios en humanos han finalizado, hasta la fecha se ha publicado muy poca información sobre este asunto en la literatura médica disponible.

Hasta ahora, los complementos que han sido estudiados incluyen el hidroxitirosol, un componente del aceite de oliva, la curcumina, ácidos grasos omega-3 (junto con la pérdida de peso). Estos estudios, sin embargo, no están investigando directamente el efecto de estas sustancias en el riesgo de cáncer de seno, sino que están evaluando otros factores que podrían reflejar un riesgo.

Este tipo de investigación toma muchos años. Es probable que transcurra un tiempo considerable antes de que estén disponibles los resultados importantes de los estudios que se realizan con estos compuestos.


Fecha de última actualización: 01/05/2015
Fecha de último cambio o revisión: 04/25/2016