Medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno

+ -Text Size

TEMAS

¿Tienen estos medicamentos los mismos riesgos que la terapia hormonal posmenopáusica?

Algunas mujeres toman estrógeno (algunas veces con progesterona) después de la menopausia para aliviar los síntomas de la menopausia, tal como sofocos repentinos de calor, la sudoración durante la noche y la sequedad vaginal. Esto se conoce como terapia hormonal posmenopáusica (PHT) o terapia de reemplazo hormonal (HRT). También puede ayudar a las mujeres a mantener la densidad de los huesos y reducir el riesgo de fracturas.

Se sabe que tomar el estrógeno y la progesterona después de la menopausia aumenta las probabilidades de una mujer de padecer enfermedades cardiacas, coágulos sanguíneos, cáncer de seno y otros problemas graves de salud. Las mujeres que estén pensando tomar estas hormonas después de la menopausia deben conocer sobre estos posibles efectos secundarios y hablar con sus médicos sobre ellos antes de tomar la decisión. Aquellas que decidan usar la HRT deben hacerlo en la dosis más baja que sea eficaz y recibirla por el periodo de tiempo más corto posible.

El tamoxifeno y el raloxifeno no reducen los síntomas asociados con la menopausia, sino que pudieran empeorarlos. Al igual que la PHT, estos medicamentos aumentan el riesgo de coágulos sanguíneos. El riesgo de coágulos sanguíneos en las mujeres posmenopáusicas es aproximadamente el mismo para las mujeres que toman tamoxifeno que para aquellas mujeres que están recibiendo la PHT. El riesgo es menor para las mujeres que toman raloxifeno.

Tanto el tamoxifeno como el raloxifeno ayudan a desacelerar o reducir la degeneración de los huesos y se ha demostrado que ayudan a reducir el riesgo de fracturas de huesos. Estos medicamentos no tienen un efecto general claro en enfermedades cardiacas. Ambos medicamentos pueden reducir el riesgo de cáncer de seno.


Fecha de última actualización: 09/09/2013
Fecha de último cambio o revisión: 09/09/2013