Medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno

+ -Text Size

TEMAS

¿Qué riesgos tiene tomar estos medicamentos?

Tamoxifeno

El tamoxifeno es un medicamento complejo, ya que actúa como un antiestrógeno en algunos tejidos y como un estrógeno en otros. Sus efectos anti-estrógeno causan la mayoría de los efectos secundarios comunes, como sofocos repentinos de calor y sudoraciones nocturnas. Pero debido a que también actúa como un estrógeno en algunos tejidos, el tamoxifeno puede aumentar la probabilidad de una mujer de padecer algunos problemas de salud poco frecuentes, pero graves.

Cáncer de útero

Se sabe que los estrógenos y los agentes que actúan como estrógenos aumentan el riesgo de padecer cáncer de útero cuando son tomados por mujeres que han pasado por la menopausia. En el Estudio para la Prevención del Cáncer del Seno (BCPT), las mujeres que tomaron tamoxifeno tuvieron un mayor riesgo de cáncer uterino. La mayoría de los casos fueron cánceres de endometrio (cáncer del revestimiento del útero), aunque algunos fueron sarcomas uterinos (cáncer de la capa muscular del útero).

En general, el riesgo de cáncer uterino fue bajo. En el transcurso de 7 años, el riesgo fue mayor del que se observó en el grupo del placebo, aunque menos de 2%. Se reportaron aproximadamente 16 casos de cáncer uterino de 1,000 mujeres en el grupo de tamoxifeno comparado con alrededor de 5 de cada 1,000 en el grupo del placebo. La mayoría de estos cánceres fueron detectados en etapas muy iniciales.

El mayor riesgo pareció afectar a las mujeres mayores de 50 años y no a las mujeres más jóvenes. Para algunas mujeres mayores de 50 años, el riesgo aumentado de cáncer endometrial pudo haber balanceado la reducción en el cáncer invasivo de seno. El mayor riesgo de cáncer endometrial pareció bajar después de que las mujeres dejaron de tomar el tamoxifeno.

Es especialmente importante para las mujeres que han tomado o están tomando tamoxifeno consultar con sus médicos sobre el riesgo de cáncer uterino. Estas mujeres deben notificar a sus médicos sobre cualquier sangrado o manchado vaginal después de la menopausia. El sangrado, manchado o secreción podrían ser síntomas de estos cánceres. Además, las mujeres deben hablar con sus doctores sobre los posibles beneficios, riesgos y limitaciones de las pruebas de detección temprana para el cáncer de endometrio.

Usualmente, el cáncer de endometrio se puede detectar en su etapa inicial, cuando no se ha propagado y el tratamiento es más eficaz. La mayoría de los cánceres endometriales se encuentran cuando las mujeres que presentan síntomas (tal como manchado o sangrado) son examinadas por sus médicos. Se realizan pruebas adicionales con biopsia endometrial y ecografía transvaginal para determinar la presencia de cáncer. Para más información sobre este tema, lea nuestro documento titulado Cáncer de endometrio.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que las mujeres que estén tomando tamoxifeno se informen sobre sus opciones para las pruebas del cáncer de endometrio para que puedan tomar decisiones basadas en información. Sin embargo, no recomendamos actualmente que estas mujeres se hagan rutinariamente estas pruebas. Esto se debe a que los estudios no han encontrado que las pruebas de rutina ayuden a detectar el cáncer de endometrio en una etapa más curable. Además, muchos estudios han encontrado que las pruebas de rutina para el cáncer de endometrio pueden conducir a algunas cirugías innecesarias para revisar lo que resultados falsos positivos indicaron.

Las mujeres que han sido sometidas a una histerectomía (cirugía para extirpar el útero) no están en riesgo de cáncer de endometrio o sarcoma uterino, y no tienen que preocuparse por estos cánceres.

Coágulos sanguíneos graves

Se sabe que el tamoxifeno aumenta el riesgo de coágulos sanguíneos graves. En el Estudio Clínico para la Prevención del Cáncer de Seno (BCPT), las mujeres que tomaron tamoxifeno tuvieron un mayor riesgo de un coágulo sanguíneo, tal como una embolia pulmonar (un coágulo sanguíneo que pasa a los pulmones) o una trombosis venosa profunda (un coágulo sanguíneo en una vena grande de una pierna) en comparación con las mujeres que recibieron el placebo. Estos coágulos a veces pueden causar problemas graves e incluso la muerte. Aun así, el riesgo fue de menos de 1%.

En comparación con el grupo del placebo, puede que las mujeres en el grupo del tamoxifeno también sean más propensas a un ataque al cerebro. Sin embargo, las diferencias fueron tan pocas que puede que éstas se debieran a la probabilidad y no al tamoxifeno.

Otros posibles efectos secundarios

Las mujeres que toman tamoxifeno puede que presenten un riesgo ligeramente mayor de desarrollar cataratas (opacidad de la lente del ojo). Este efecto secundario se observó en el estudio BCPT, pero no en el IBIS-I. Además, a medida que las mujeres van envejeciendo, la probabilidad de padecer cataratas aumenta, independientemente de si tomen o no tamoxifeno.

Los efectos secundarios más comunes del tamoxifeno son los síntomas de la menopausia que incluyen sofocos de calor, sudoración durante la noche y sequedad vaginal. Algunas mujeres también presentan problemas con secreción vaginal.

Por otro lado, el uso del tamoxifeno también puede causar que la menopausia comience más temprano de lo normal. Esto es más probable en mujeres que estaban próximas a pasar por la menopausia cuando comenzaron a tomar el medicamento. En la mayoría de las mujeres que toman tamoxifeno antes de la menopausia, los ovarios funcionan normalmente y producen hormonas femeninas (estrógenos) en la misma o ligeramente mayor cantidad. Sin embargo, en algunas mujeres, se detienen los periodos menstruales.

Raloxifeno

El raloxifeno causa muchos de los mismos efectos secundarios que el tamoxifeno, aunque los riesgos no son tan altos.

Los problemas con los síntomas de la menopausia, como sofocos repentinos de calor, la sudoración durante la noche y la sequedad vaginal ocurren en aproximadamente la misma tasa. Sin embargo, los efectos secundarios más graves ocurren con menos frecuencia.

En el Estudio de Tamoxifeno y Raloxifeno (STAR), el riesgo de cáncer uterino fue tanto como casi la mitad en el grupo de raloxifeno como en el grupo de tamoxifeno. El riesgo de coágulos sanguíneos graves también fue 25% menor que en las mujeres que tomaron tamoxifeno. Además, el raloxifeno no parece estar asociado con el desarrollo de cataratas.


Fecha de última actualización: 09/09/2013
Fecha de último cambio o revisión: 09/09/2013