Reconstrucción del seno tras la mastectomía

+ -Text Size

TEMAS

Reconstrucción del pezón y de la areola

La reconstrucción del pezón y del área oscura alrededor del pezón (areola) es una decisión personal de la mujer. Estas reconstrucciones son opcionales, y usualmente son la fase final de la reconstrucción del seno. Ésta es otra cirugía que se realiza para lograr que el seno reconstruido se asemeje más al seno original. Se puede hacer sin hospitalización después de administrar medicamentos para adormecer el área (anestesia local). Por lo general, esta reconstrucción se hace después de que el nuevo seno haya sanado (alrededor de 3 a 4 meses después de la cirugía).

En el mejor de los casos, la reconstrucción del pezón y la areola iguala la posición, el tamaño, la forma, la textura, el color y la proyección del pezón natural. El tejido que se utiliza para reconstruir el pezón y la areola también se obtiene de su cuerpo, por ejemplo puede provenir del seno recientemente creado, el otro pezón, las orejas, los párpados, la ingle, la parte superior del muslo interior, o los glúteos. En algunos casos, los médicos construyen la areola y el área del pezón con la piel donada que tenía las células extraídas (lea “Nuevos métodos de tejido de soporte”). Es posible que se use un tatuaje para igualar el color del pezón y la areola del otro seno.

Algunas mujeres optan por tener el tatuaje solo, sin la reconstrucción del pezón y la areola. Es posible que un cirujano plástico adiestrado pueda utilizar pigmento en tonos que ocasione que el tatuaje luzca tridimensional.

Procedimientos para conservar el pezón

En un procedimiento llamado mastectomía con conservación del pezón o mastectomía con conservación de areola, la areola, el pezón, o ambos, se dejan intactos mientras se extirpa el tejido debajo del seno. Es posible que las mujeres que padecen un cáncer pequeño en etapa temprana cerca de la parte externa del seno, sin ningún signo de cáncer en la piel o cerca del pezón, puedan someterse a la cirugía con conservación del pezón (los tumores que son más grandes o cercanos tienen más probabilidad de contener células cancerosas escondidas en el pezón, lo que significa que existe un mayor riesgo de que el cáncer regrese). Algunos médicos administran una dosis de radiación al tejido del pezón durante o después de la cirugía para tratar y reducir el riesgo de que regrese el cáncer. En la mastectomía con conservación de areola, se extrae el pezón, incluyendo sus conductos, mientras se deja el círculo del tejido que le rodea.

Aún existen algunos problemas con las operaciones para la conservación del pezón. El pezón no tiene un buen suministro de sangre. Por lo tanto, algunas veces se puede atrofiar o deformar. Debido a que también se cortan los nervios, queda poca o ninguna sensación en el pezón. En algunos casos, principalmente en mujeres con senos más grandes, el pezón puede después lucir fuera de lugar. Los médicos se están esforzando para tratar de mejorar la seguridad y los resultados de las cirugías para la conservación del pezón.

La mayoría de los cirujanos ya no favorece preservar el pezón (almacenar o conservar el pezón) del seno que ha sido extirpado para usarlo posteriormente. Este tejido puede ser afectado por la manera en que es almacenado o preservado, y se han presentado otros problemas con esta cirugía. Algunos investigadores siguen tratando diferentes maneras de lograr que esto funcione, pero los métodos no están disponibles para uso general.


Fecha de última actualización: 08/15/2013
Fecha de último cambio o revisión: 08/15/2013