+ -Text Size

La Sociedad Americana Contra El Cáncer anuncia la publicación de las nuevas guías para la detección del cáncer de seno

 

Doctora hablando con una paciente La Sociedad Americana Contra El Cáncer dio a conocer la publicación de las nuevas guías para la detección del cáncer de seno. Entre los cambios, las nuevas recomendaciones indican que todas las mujeres deberán comenzar a realizarse un mamograma (mamografía) cada año a partir de los 45 años de edad, con la opción de cambiar a un mamograma cada dos años a partir de los 55 años de edad.

Las guías se publicaron el 20 de octubre de 2015 en la publicación Journal of the American Medical Association.

De acuerdo con el Dr. Richard C. Wender, Ejecutivo Principal para el Control del Cáncer de la Sociedad Americana Contra El Cáncer, nuevas investigaciones han ayudado a los doctores a comprender las mejores maneras de utilizar los mamogramas para la detección.

“Desde la vez anterior en que redactamos las guías para la detección del cáncer, se ha publicado una serie de nuevas investigaciones que nos informan sobre los beneficios e inconvenientes implicados en la detección con las mamografías, por lo que la Sociedad Americana Contra El Cáncer se encomendó a revisar de forma detallada la evidencia disponible mediante un grupo de expertos externos para analizar toda esta nueva información, la cual luego fue presentada a nuestro comité de guías en la Sociedad Americana Contra El Cáncer”, subrayó el Dr. Wender. “Ese comité luego puso a consideración toda esta evidencia en el trascurso de varios meses, para realizar la muy complicada labor de sopesar los beneficios contra los perjuicios, y así obtener lo que ahora conforman las guías que estamos publicando en estos momentos”.

Las nuevas recomendaciones

  • Las mujeres con un riesgo promedio de llegar a tener cáncer de seno (la mayoría) deberán comenzar a realizarse los mamogramas anuales a partir de los 45 años de edad.
  • Una mujer tiene la opción de comenzar con las pruebas de detección anuales tan pronto como a partir de que cumpla 40 años, en caso de que así lo desee. Es una buena idea que empiece a hablar con su proveedor de atención médica al cumplir los 40 años sobre cuándo debería comenzar a hacerse las pruebas de detección.
  • A partir de los 55 años de edad, las mujeres deberán someterse a un mamograma cada dos años, aunque aquellas que desean continuar teniéndolos cada año deberán contar con esta opción.
  • Los mamogramas rutinarios deben continuar haciéndose por tanto tiempo como una mujer se encuentre en buena salud.
  • Los exámenes de los senos, ya sea por un profesional médico o mediante un autoexamen, ya no son recomendados.

Las guías están dirigidas a mujeres con un riesgo promedio de cáncer de seno. Las mujeres que tengan un riesgo elevado (ya sea por historial familiar, alguna afección en los senos u otra razón) requerirán comenzar con los exámenes de detección a una edad más temprana y/o con una mayor frecuencia. Hable con su proveedor de atención médica para que esté segura.

Antecedentes sobre las guías

El objetivo de los mamogramas de detección es poder encontrar el cáncer de seno en sus etapas iniciales, cuando el tratamiento es más propenso a ser exitoso. No obstante, los mamogramas no son perfectos y conllevan algunos riesgos. En ocasiones los mamogramas detectan algo sospechoso que termina resultando inofensivo, pero que requerirá ser analizado mediante más pruebas que a su vez conllevan riegos como el dolor, la ansiedad y otros efectos secundarios. Los expertos sopesan los beneficios contra los riesgos al momento de preparar las recomendaciones sobre quiénes deben someterse a los exámenes de detección (información sobre este proceso diponible en inglés).

“Sabemos que continuará el debate sobre a qué edad se requiere comenzar con las mamografías”, declara el Dr. Wender. “Estas guías aclaran con certeza que todas las mujeres a partir de la edad de 45 años deben comenzar a someterse a los exámenes de detección, el momento en el que los beneficios superan sustancialmente los inconvenientes”.

Pero una vez que una mujer cumpla 55 años, afirma la Dra. Elizabeth T.H., miembro del Grupo de Desarrollo de Guías, someterse cada dos años a los exámenes de detección brinda la mayor parte del beneficio pero con un menor riesgo que someterse anualmente.

Los exámenes de los senos ya no forman parte de las recomendaciones para la detección debido a que la investigación indica que no ofrecen un beneficio claro. No obstante, la Sociedad Americana Contra El Cáncer insiste que toda mujer debe familiarizarse con el aspecto y sensación natural de sus senos, y notificar inmediatamente al médico cualquier cambio que observe o que sienta en los senos.

Hable con su médico

La mejor manera de saber a partir de cuándo comenzar a hacerse los exámenes de detección y con qué frecuencia es hablando con su proveedor de atención médica.

  • Empiece a tener esta conversación una vez que cumpla los 40 años de edad.
  • Informe sobre su historial familiar, así como su propio historial médico para determinar que usted está ya sea en un riesgo promedio o en un riesgo mayor de llegar a tener cáncer de seno.
  • Comprenda los beneficios, riesgos y limitaciones de someterse a los exámenes de detección del cáncer de seno. La mayoría de los casos de cáncer de seno serán detectados mediante los mamogramas, mas no todos.

Aprenda más sobre los exámenes de detección del cáncer de seno al consultar nuestra información en http://www.cancer.org/espanol/cancer/cancerdeseno/ o llamando a la Sociedad Americana Contra El Cáncer al 1-800-227-2345 a cualquier hora, ya sea de día o de noche .

Fuente bibliográfica: Breast Cancer Screening for Women at Average Risk 2015 Guideline Update From the American Cancer Society. Publicado en Octubre 20, 2015 en Journal of the American Medical Association. Primer autor: Kevin C. Oeffinger, MD, Memorial Sloan Kettering Cancer Center, New York.