Resumen sobre el cáncer de seno

+ -Text Size

Después del tratamiento TEMAS

La vida después del tratamiento contra el cáncer de seno

Para muchas mujeres con cáncer de seno, el tratamiento puede que remueva o destruya el cáncer. Completar el tratamiento puede causarle tanto tensión como entusiasmo. Tal vez sienta alivio de haber completado el tratamiento, aunque le resulte difícil no preocuparse sobre la reaparición del cáncer. Cuando un cáncer regresa después del tratamiento, a esto se le llama recurrencia. Ésta es una preocupación muy común en las personas que han tenido cáncer.

Puede que pase un tiempo antes de que sus temores disminuyan. No obstante, puede que sea útil saber que muchos sobrevivientes de cáncer han aprendido a vivir con esta incertidumbre y hoy día viven vidas plenas. Para más información sobre este tema, por favor, lea nuestro documento Living with Uncertainty: The Fear of Cancer Recurrence.

En otras mujeres, es posible que el cáncer nunca desaparezca por completo. Estas mujeres puede que reciban tratamientos regularmente con quimioterapia, radioterapia, u otros tratamientos para tratar de ayudar a mantener el cáncer en control. Aprender a vivir con un cáncer que no desaparece puede ser difícil y estresante, ya que causa incertidumbre. Nuestro documento When Cancer Doesn’t Go Away provee más detalles sobre este tema.

Cuidados posteriores

Después de completar el tratamiento es muy importante el cuidado de seguimiento. Durante estas visitas, los doctores le preguntará sobre sus síntomas y le harán un examen físico. Al principio, estas visitas serán programadas con más frecuencia, y luego con menos frecuencia a medida que pasa el tiempo. Se le realizarán mamogramas regulares, a menos que a usted le hayan extirpado ambos senos. Sin embargo, los análisis de sangre y los estudios por imágenes (como CT o MRI) no son parte del seguimiento convencional para el cáncer de seno en etapa inicial. Estos estudios sólo se pueden ordenar si usted presenta problemas. Hacer un seguimiento es necesario para estar atento a los efectos secundarios del tratamiento y para revisar si el cáncer ha regresado o se ha propagado.

Si usted está tomando tamoxifeno o toremifeno, debe hacerse un examen pélvico todos los años. Asegúrese de decirle inmediatamente a su médico si tiene algún sangrado vaginal anormal porque estos medicamentos pueden aumentar el riesgo de cáncer de útero. Si está tomando un inhibidor de la aromatasa, es posible que su médico quiera revisar su densidad ósea.

Casi todos los tratamientos contra el cáncer pueden causar efectos secundarios. Algunos pueden durar de algunas semanas a varios meses, aunque otros pueden ser permanentes. Hable con los especialistas en cáncer que lo atienden sobre cualquier síntoma o efecto secundario que le cause molestia para que le puedan ayudar a tratarlo. Éste es el momento de hacerle cualquier pregunta al equipo de atención médica, así como hablarle sobre cualquier inquietud que pudiera tener.

Si hubiera alguna indicación de que el cáncer pudiera haber regresado, el médico solicitará más pruebas. Si el cáncer regresa, el tratamiento dependerá de la ubicación del cáncer, así como de los tratamientos que se emplearon previamente. El tratamiento podría ser cirugía, radiación, terapia hormonal, terapia dirigida, quimio o alguna combinación de estos tratamientos.

También es importante mantener un seguro médico. Aunque usted espera que el cáncer no regrese, esto podría ocurrir. Si ocurre, usted no quiere preocuparse sobre el pago del tratamiento. En caso de que el cáncer regrese, nuestro documento When Your Cancer Comes Back: Cancer Recurrence le ofrecerá información útil para sobrellevar esta etapa de su tratamiento.


Fecha de última actualización: 10/21/2014
Fecha de último cambio o revisión: 10/21/2014