Resumen sobre el cáncer de seno

+ -Text Size

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas TEMAS

Detección del cáncer de seno

Las pruebas y exámenes de detección tienen el propósito de encontrar una enfermedad, como el cáncer, en las personas que no tienen ningún síntoma. Mientras más temprano se detecte el cáncer de seno, mejores son las probabilidades de que el tratamiento tenga éxito. El objetivo es encontrar los cánceres antes de que causen síntomas.

Pruebas usadas para detectar el cáncer de seno

Mamogramas (mamografías)

Un mamograma es una radiografía del seno que usa una cantidad muy pequeña de radiación. Un mamograma de detección se usa para buscar enfermedades de los senos en las mujeres que aparentan no tener problemas de los senos. Para evaluar un problema o un resultado anormal en un mamograma de detección, se usa un mamograma de diagnóstico.

Un técnico (generalmente una mujer) posicionará el seno para el estudio. Se comprime el seno entre dos placas para aplanar y dispersar el tejido. La presión dura sólo unos pocos segundos mientras se toma la imagen. El seno y las placas se cambian de posición y entonces se toma otra imagen. El procedimiento completo toma alrededor de 20 minutos. Aunque esto puede causar cierta incomodidad por un momento, es necesario para poder obtener una buena imagen.

Algunos cánceres pueden pasar desapercibidos por el mamograma, pero dicho estudio es una forma muy efectiva para la detección del cáncer de seno.

Examen clínico de los senos

Un experto de la salud como un médico, enfermera titulada practicante, enfermera o asistente médico lleva a cabo el examen clínico de los senos. También revisa el área debajo de los dos brazos.

Familiarización con sus senos y el autoexamen

La mujer debe familiarizarse con el aspecto y sensación natural de sus senos y notificar inmediatamente a un médico cualquier cambio relacionado. El encontrar un cambio en sus senos no significa que haya cáncer.

Un autoexamen de los senos consiste en usar un método paso a paso para examinar sus senos e identificar cambios. La mujer puede realizar este examen periódicamente. Para más información sobre cómo hacer un autoexamen de los senos, lea nuestro documento Detección temprana del cáncer de seno.

El mejor momento para hacerse un autoexamen de los senos es cuando los senos no están sensibles ni hinchados. Si encuentra algún cambio, acuda al médico de inmediato.

Es aceptable que las mujeres opten por no hacerse el autoexamen de los senos o decidan hacerlo de vez en cuando.

MRI (imágenes por resonancia magnética)

Las imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) utilizan imanes y ondas de radio, en lugar de rayos X, para producir imágenes transversales muy detalladas del cuerpo.

Para una MRI de los senos, usted tendrá que acostarse boca abajo en una plataforma especial dentro de un tubo estrecho. La plataforma tiene aberturas para cada seno que permiten que se tome la imagen sin necesidad de comprimir el seno. Puede que se inyecte un material de contraste en una vena para ayudar a que la MRI muestre más detalles del tejido mamario.

Las imágenes por resonancia magnética toman mucho tiempo (a menudo hasta una hora). Es importante permanecer muy quieto durante todo el estudio. El mantenerse acostada en el tubo altera a algunas personas que tienen temor a los espacios cerrados.

Recomendaciones de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para la detección temprana del cáncer de seno

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda las siguientes guías para la detección temprana del cáncer de seno en las mujeres que no presentan síntomas:

Mamograma: las mujeres de 40 años en adelante deben hacerse un mamograma de detección al año, y deben seguir sometiéndose a este estudio mientras estén en buen estado de salud.

Examen clínico de los senos: las mujeres de 20 a 39 años de edad deben someterse a un examen clínico de los senos como parte de un examen periódico de salud, por parte de un profesional médico al menos cada 3 años. A partir de los 40, las mujeres deben someterse a un examen de los senos por parte de un profesional de la salud todos los años. Puede ser recomendable someterse al examen clínico de los senos poco antes del mamograma.

Autoexamen de los senos: el autoexamen de los senos es una opción para las mujeres a partir de los 20 años de edad. Se debe orientar a las mujeres sobre los beneficios y las limitaciones del autoexamen de los senos. Las mujeres deben informar de inmediato a un médico experto sobre cualquier cambio que noten en el aspecto y sensación de los senos.

Imágenes por resonancia magnética: las mujeres que están en alto riesgo basado en ciertos factores deben someterse a una imagen de resonancia magnética (MRI) y a un mamograma cada año. Esto aplica a:

  • Mujeres que tienen aproximadamente un 20% de riesgo de cáncer de seno o más durante la vida según el antecedente familiar.
  • Mujeres que recibieron radioterapia en el pecho cuando tenían entre 10 y 30 años de edad.
  • Mujeres que tienen mutaciones (cambios anormales) en ciertos genes que aumentan significativamente el riesgo de cáncer de seno o que no han sido sometidas a pruebas para determinar la presencia de estas mutaciones, pero que tienen familiares cercanos que tienen una de estas mutaciones.

Usted puede encontrar más detalles sobre estas guías, incluyendo información sobre qué provoca que alguien esté en alto riesgo, en nuestro documento Detección temprana del cáncer de seno.

Para más información sobre mamogramas y la MRI de los senos consulte nuestro documento Mamogramas y otros estudios de imaginología de los senos.


Fecha de última actualización: 10/21/2014
Fecha de último cambio o revisión: 10/21/2014