Resumen sobre el cáncer de seno

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de seno TEMAS

Terapia aplicada a los huesos para el cáncer de seno

Cuando el cáncer se propaga a los huesos, puede causar que se debiliten e incluso ocasionar que se fracturen. El cáncer en los huesos también puede causar dolor. Los medicamentos, como los bifosfonatos y el denosumab pueden ayudar a prevenir esos problemas.

Los medicamentos de bifosfonatos que se usan con más frecuencia para tratar el cáncer de seno que se ha propagado a los huesos son el pamidronato (Aredia®) y el ácido zoledrónico (Zometa®). Ambos medicamentos se administran a través de una vena, usualmente una vez al mes.

El denosumab (Xgeva®, Prolia®) es otro medicamento que se puede usar para ayudar a reducir el riesgo de problemas causados por el cáncer de seno que se ha propagado a los huesos. Funciona de manera diferente que los bifosfonatos y se administra como una inyección bajo la piel, una vez al mes.

Los efectos secundarios de estos medicamentos pueden incluir bajos niveles de calcio y fosfato en la sangre. En pocas ocasiones, estos medicamentos también pueden causar grave daño al hueso de la mandíbula. A menudo aparece como una llaga abierta en la mandíbula que no sana. Este problema puede ser provocado al extraer un diente mientras se recibe tratamiento con uno de estos medicamentos. Por esta razón, su doctor probablemente recomendará que acuda a una revisión dental y atienda cualquier problema en su dentadura o mandíbula antes de comenzar el tratamiento. Los bifosfonatos también pueden causar daño renal y no se pueden tomar si usted presenta problemas renales.


Fecha de última actualización: 10/23/2014
Fecha de último cambio o revisión: 10/23/2014