Resumen sobre el cáncer de seno

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de seno TEMAS

Cirugía para el cáncer de seno

La mayoría de las mujeres con cáncer de seno reciben algún tipo de cirugía para tratar el tumor primario del seno. El propósito de la cirugía es eliminar tanto cáncer como sea posible. También puede hacerse la cirugía para descubrir si el cáncer de seno se ha propagado a los ganglios linfáticos debajo del brazo, para restablecer la apariencia del seno tras la mastectomía o para aliviar los síntomas del cáncer avanzado. A continuación presentamos algunos de los tipos más comunes de cirugía del cáncer de seno.

Cirugía para la conservación del seno

Este tipo de cirugía sólo extirpa (cortar y extraer) una parte del seno. La cantidad que se extirpa dependerá del tamaño y localización del tumor, además de otros factores. El término médico para esta cirugía es mastectomía parcial (o segmentaria), pero a menudo se le llama tumorectomía.

El tejido extraído será examinado para ver si se encuentran células cancerosas en cualquiera de los bordes o incluso cerca de los bordes. De ser así, esto significa que podrían haber quedado algunas células cancerosas. A menudo se necesita más cirugía. Para algunas mujeres, esto puede significar una mastectomía.

A veces el seno se vuelve hinchado y sensible por algún tiempo después de la cirugía. Esto se aliviará con el paso del tiempo.

Entre más tejido del seno se extraiga, más probabilidad hay de que haya un cambio en la forma del seno después de la operación. Si los senos lucen muy diferentes después de la cirugía, es posible que se pueda hacer algún tipo de cirugía (lea “Cirugía de implante de seno o de reconstrucción” más adelante) para mejorar la apariencia de los senos. Algunas veces se realiza cirugía en el otro seno de modo que los senos sean más parecidos. Usted deberá hablar con su doctor antes de la cirugía para tener una idea de cómo es probable que lucirán sus senos después, y también para ver cuáles podrían ser sus opciones.

Por lo general, es necesario que la cirugía para la conservación del seno vaya seguida de radioterapia. Las mujeres que no pueden recibir radiación (o que no estén dispuestas a recibirla) a menudo no pueden hacerse la cirugía para la conservación del seno. Aun cuando una mujer pueda recibir radiación, tal vez existan otras razones de salud que no permitan la cirugía para la conservación del seno como una opción. Esto se aborda detalladamente en nuestro documento Cáncer de seno.

Mastectomía

La mastectomía es una cirugía que extirpa el seno por completo. Conlleva la extirpación de todo el tejido del seno, y algunas veces, también los tejidos adyacentes.

Si solo se extirpa el seno (y no ganglios linfáticos debajo del brazo), se le llama mastectomía simple (o total). Una mastectomía simple combinada con una disección de los ganglios linfáticos axilares (discutido más adelante) se llama mastectomía radical modificada.

Muchas mujeres optan por reconstruirse sus senos después de estas cirugías. Puede que incluso sea una opción la mastectomía y la reconstrucción en la misma operación.

Mastectomía radical: en esta operación, el cirujano amplía la mastectomía radical modificada un paso más al extraer también los músculos de la pared del tórax debajo del seno. Esto solo se necesita si el cáncer está creciendo hacia los músculos que están por debajo del seno.

Posibles efectos secundarios de la cirugía del seno

Además del dolor después de la cirugía y el cambio en la forma del seno, los posibles efectos secundarios de la mastectomía y la cirugía para la conservación del seno incluyen la infección, así como la acumulación de sangre y de líquido transparente en la herida. Si también se extraen los ganglios linfáticos axilares (debajo del brazo), podrían presentarse otros efectos secundarios, como la hinchazón del brazo y del pecho (linfedema).

Cirugía de ganglios linfáticos

Para saber si el cáncer de seno se ha propagado a los ganglios linfáticos debajo del brazo (ganglios linfáticos axilares), uno o más de estos ganglios linfáticos se pueden extraer y examinar por medio del microscopio. Ésta es una parte importante de la estadificación, y los resultados afectan el tratamiento y los resultados finales. Cuando los ganglios linfáticos contienen células cancerosas, existe una mayor probabilidad de que las células cancerosas se hayan propagado a través del torrente sanguíneo a otras partes del cuerpo. Estos ganglios linfáticos se examinan de dos maneras principales.

Disección de ganglios linfáticos axilares: en esta operación, se extirpan entre 10 y 40 (aunque en la mayoría de los casos menos de 20) ganglios linfáticos. Por lo general, la disección de los ganglios linfáticos axilares se lleva a cabo al mismo tiempo que la mastectomía o la cirugía para la conservación del seno, aunque se puede realizar en una segunda operación. En el pasado, ésta era la manera más común de verificar si había propagación del cáncer de seno a los ganglios linfáticos adyacentes, y aún se realiza en algunas pacientes.

Biopsia del ganglio linfático centinela: esta biopsia es una manera para saber si el cáncer se propagó a los ganglios linfáticos axilares sin tener que extirpar tantos ganglios. En este procedimiento se inyecta una sustancia radiactiva y/o un tinte azul en el seno. La sustancia y el tinte son transportados por el sistema linfático a los primeros ganglios linfáticos que reciben linfa del tumor. Estos ganglios linfáticos (llamados ganglios linfáticos centinelas) también son los que tienen más probabilidades de contener células cancerosas si el cáncer se ha propagado. El cirujano entonces extrae los ganglios que contienen el tinte azul o la radiación.

Si los ganglios centinelas contienen cáncer, puede que se extirpen más ganglios linfáticos (ya sea inmediatamente o en otra cirugía). Si no tienen cáncer, por lo general no se requiere cirugía adicional de los ganglios linfáticos. Esta prueba no se hace si ya se encontró cáncer en los ganglios linfáticos mediante la realización de una biopsia con aguja.

Efectos secundarios: como en otras operaciones, es posible que se presente dolor, sangrado, hinchazón e infecciones. El posible efecto secundario principal a largo plazo de una cirugía de ganglios linfáticos es la hinchazón en el brazo o el pecho (linfedema). Esto es menos común después de una biopsia del ganglio linfático centinela que de una disección axilar. Algunas veces se presenta una hinchazón que dura sólo unas pocas semanas y luego desaparece. En otros casos, la hinchazón se presenta posteriormente o dura por mucho tiempo. Algunos médicos recomiendan que las mujeres eviten lesiones, incluyendo pinchazos de aguja en el brazo del lado donde se extrajo el cáncer. Para más información sobre linfedema, lea nuestro documento Linfedema: lo que toda mujer con cáncer de seno debe saber. Si su brazo está hinchado, o se siente oprimido o duele después de la cirugía de los ganglios linfáticos, asegúrese de notificarlo inmediatamente a algún miembro de su equipo de atención médica contra el cáncer.

Cirugía de implante de seno o de reconstrucción

Después de una mastectomía (o ciertas cirugías para conservar el seno), una mujer puede someterse a una operación para rehacer la forma de su seno. Estas operaciones no tienen la intención de tratar el cáncer, sino que se realizan para restaurar la apariencia del seno. Si usted va a tener una cirugía del seno y está considerando tener una reconstrucción del mismo, debe hablar con un cirujano plástico antes de su operación. Hay varias decisiones que tienen que tomarse, como el momento en que se llevará a cabo la cirugía y ver cuál tipo exacto de cirugía se hará.

Puede obtener información más detallada sobre los diferentes tipos de cirugía y sus posibles efectos secundarios en nuestro documento Reconstrucción del seno después de la mastectomía. También puede resultar útil hablar con una mujer que haya tenido el tipo de reconstrucción que usted esté considerando. Las voluntarias del programa Recuperación A Su Alcance (“Reach to Recovery”) pueden ayudarle con este asunto. Llámenos en caso de que desee hablar con alguna de las voluntarias.

Dolor crónico después de la cirugía del seno

Después de la cirugía del seno, algunas mujeres sienten dolor que no desaparece con el paso del tiempo. A esto se le llama síndrome de dolor post-mastectomía (PMPS, por sus siglas en inglés), pero también puede ocurrir después de la cirugía para la conservación del seno. Esto es más común si se hace una disección completa de los ganglios linfáticos axilares como parte de la cirugía. Los síntomas de este síndrome consisten en dolor en la pared torácica y una sensación de hormigueo en el brazo. Puede que el dolor también se sienta en hombros, cicatriz, brazos o axilas. Otros malestares comunes incluyen el adormecimiento, dolor agudo o repentino y picazón excesiva. Estos parecen estar relacionados con daño a los nervios.

Es importante que informe a su médico sobre cualquier dolor que esté experimentando. El PMPS puede impedirle que use su brazo y es posible que con el tiempo no pueda recuperar completamente la función normal de éste. Hable con su doctor para controlar el dolor.

Para más información sobre la cirugía para el cáncer de seno, consulte nuestro documento Cáncer de seno.


Fecha de última actualización: 10/21/2014
Fecha de último cambio o revisión: 10/21/2014