Cáncer de testículo

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de testículo TEMAS

Quimioterapia para el cáncer de testículo

La quimioterapia (quimio) es el uso de medicamentos para tratar el cáncer. Los medicamentos se pueden ingerir en forma de pastillas o se pueden inyectar con una aguja en la vena o el músculo. Para tratar el cáncer testicular, los medicamentos usualmente se administran en una vena. La quimioterapia es una terapia sistémica. Esto significa que el medicamento viaja por todo el cuerpo para alcanzar y destruir las células cancerosas. La quimioterapia es una forma eficaz de destruir cualquier célula cancerosa que se separa del tumor principal y viaja a los ganglios linfáticos o a órganos distantes.

La quimioterapia con frecuencia se utiliza para curar el cáncer testicular cuando se ha propagado más allá del testículo o para reducir el riesgo de que el cáncer regrese después de extirpar el testículo. No se usa para tratar el cáncer que sólo se encuentra en el testículo.

Los doctores administran la quimioterapia en ciclos, en los que cada período de tratamiento es seguido por un período de descanso para permitir que su cuerpo se recupere. Los ciclos de quimioterapia generalmente duran aproximadamente de 3 a 4 semanas. Los medicamentos principales usados para tratar el cáncer de testículos incluyen:

  • Cisplatino
  • Etopósido (VP-16)
  • Bleomicina
  • Ifosfamida (Ifex®)
  • Paclitaxel (Taxol®)
  • Vinblastina

A menudo, resulta más eficaz usar dos o más medicamentos de quimioterapia que usar uno solo. Los regímenes de quimioterapia que se usan con más frecuencia como tratamiento inicial para el cáncer testicular son:

  • BEP (o PEB): bleomicina, etopósido, y cisplatino.
  • EP: etopósido y cisplatino (también conocido como EP).
  • VIP: VP-16 (etopósido) o vinblastina más ifosfamida, y cisplatino.

Algunos médicos usan regímenes más intensos para los pacientes con un alto riesgo de enfermedad, y pueden sugerir una combinación diferente de medicamentos de quimioterapia o incluso un trasplante de células madre (vea la próxima sección).

Posibles efectos secundarios

Los medicamentos de quimioterapia atacan a las células que se están dividiendo rápidamente, razón por la cual funcionan contra las células cancerosas. Sin embargo, otras células en el cuerpo, tales como aquellas en la médula ósea (donde se producen nuevas células sanguíneas), el revestimiento de la boca y los intestinos, así como los folículos pilosos, también se dividen rápidamente. Estas células también son propensas a verse afectadas por la quimioterapia, lo que ocasiona ciertos efectos secundarios.

Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del tipo y de la dosis de los medicamentos usados y del tiempo que se administran. Estos efectos secundarios pueden incluir:

  • Caída de pelo
  • Úlceras en la boca
  • Pérdida de apetito
  • Náuseas y vómitos
  • Diarrea
  • Aumento en la probabilidad de infecciones (debido a una disminución de los glóbulos blancos)
  • Facilidad para que se formen moretones o surjan sangrados (debido a muy pocas plaquetas)
  • Cansancio (agotamiento extremo, a menudo debido al bajo nivel de glóbulos rojos)

Algunos de los medicamentos utilizados para tratar el cáncer de testículo pueden ocasionar otros efectos secundarios. Por ejemplo:

  • El cisplatino y la ifosfamida pueden causar daño renal. Este problema se puede aminorar administrando muchos líquidos (usualmente por vena) antes y después de dar estos medicamentos.
  • El cisplatino, el etopósido, el paclitaxel, y la vinblastina pueden causar daño a los nervios (conocido como neuropatía). Esto puede causar sensaciones de adormecimiento u hormigueo en las manos o los pies, y sensibilidad al frío o al calor. En la mayoría de los casos, se alivian una vez finalice el tratamiento, pero en algunas personas pueden durar mucho tiempo.
  • El cisplatino también puede causar pérdida de audición (lo que se conoce como ototoxicidad).
  • La bleomicina puede dañar los pulmones causando falta de aliento y problemas ante la actividad física.
  • La ifosfamida puede ocasionar sangrado en la vejiga (cistitis hemorrágica). Para prevenir esto, al paciente se le administran muchos líquidos y el medicamento mesna se administra con la ifosfamida.

La mayoría de los efectos secundarios son a corto plazo y desaparecen una vez que finaliza el tratamiento, aunque algunos pueden durar mucho tiempo y tal vez nunca desaparezcan por completo. Informe al equipo de atención médica sobre cualquier efecto secundario o cambio que usted tenga mientras recibe la quimioterapia para que pueda ser tratado con prontitud. Muchas veces hay métodos para aminorar o prevenir los efectos secundarios. Por ejemplo, hay medicamentos que ayudan a prevenir o reducir las náuseas y los vómitos. Es posible que en algunos casos las dosis de medicamentos de quimioterapia necesiten ser reducidas o que el tratamiento necesite ser retrasado o suspendido para prevenir que los efectos empeoren.

Algunos de los medicamentos utilizados para tratar el cáncer de testículo pueden ocasionar efectos secundarios a largo plazo. Esto incluye algunos de los efectos mencionados anteriormente, como pérdida de audición y daño pulmonar o renal. La aparición de un segundo cáncer (como leucemia) es un efecto secundario muy grave de la quimioterapia que es poco común, pues ocurre en menos del 1% de los pacientes con cáncer testicular tratados con quimioterapia. Las personas que han recibido quimioterapia para el cáncer testicular parecen tener un mayor riesgo de problemas cardíacos más adelante en la vida. Varios estudios también han sugerido que la quimioterapia algunas veces puede causar colesterol elevado en la sangre con el transcurso del tiempo, lo cual podrá requerir de tratamiento más adelante.

Para obtener más información sobre quimioterapia y sus efectos secundarios, por favor lea nuestro documento titulado Una guía sobre quimioterapia.


Fecha de última actualización: 03/24/2015
Fecha de último cambio o revisión: 03/24/2015