¿Tengo cáncer testicular?

+ -Text Size

TEMAS

Otras causas de síntomas en los testículos o el escroto

Otros problemas distintos al cáncer, pueden también causar síntomas en los testículos o el escroto. Algunas de las causas más comunes de síntomas testiculares se presentan a continuación, pero no son las únicas. Debido a que es difícil determinar la causa en base a los síntomas solamente, es importante que un médico examine cualquier cambio en los testículos y el escroto.

Torsión del testículo

En esta afección, uno de los testículos se tuerce dentro del escroto. Esto corta el suministro de sangre al testículo, el epidídimo y otras estructuras, causando dolor intenso y repentino en el escroto con inflamación y enrojecimiento. También puede causar dolor abdominal o náuseas y vómitos.

La torsión de un testículo sucede con más frecuencia en los jóvenes adolescentes, pero puede ocurrir más adelante en la vida.

La torsión de un testículo es una urgencia que necesita tratarse inmediatamente. El tratamiento consiste en cirugía para destorcer el testículo, lo que restaura el suministro de sangre. Si la torsión no es tratada de inmediato (dentro de aproximadamente 6 horas), el testículo puede morir y tendrá que ser extirpado. Si no se extrae con suficiente prontitud, puede causar problemas incluso con el otro testículo.

Lesiones

Una lesión física puede causar dolor inmediato en esta región, o puede causar dolor que empeora lentamente seguido de inflamación posteriormente a medida que el escroto se hincha y llena con sangre (lo que se conoce como un hematocele). Algunas veces, puede que sea necesario ofrecer tratamiento para detener el sangrado, aunque el problema puede mejorar por sí solo.

Una lesión testicular puede ser muy dolorosa, pero no es una causa de cáncer.

Infección

Las infecciones en el área del escroto normalmente son a causa de bacterias o virus.

La epididimitis es una inflamación del epidídimo, el tubo enrollado enseguida de cada testículo que almacena el esperma. Esto puede ser causado por una infección por transmisión sexual, aunque también puede ser causado por otros tipos de infección. El dolor que empeora lentamente, así como la inflamación en un lado del escroto, son síntomas comunes. El dolor puede propagarse hacia el costado o la espalda. También es frecuente el dolor al orinar. Puede que presente fiebre y una secreción lechosa a través del pene. Si una bacteria causa la infección, el tratamiento con antibióticos ocasionará que los síntomas desaparezcan por completo. Pero si estos problemas continúan después de tomar antibióticos, usted necesitará consultar con su médico nuevamente.

Cuando hay una inflamación de los testículos, ocurre lo que se conoce como orquitis. Puede causar inflamación dolorosa en uno o ambos testículos. Las infecciones virales (como las paperas) son causas comunes de orquitis. Alrededor de uno de cada cinco hombres que contraen paperas durante la etapa adulta experimenta orquitis en uno o ambos testículos. Esto era mucho más común antes de que los niños comenzaran a vacunarse contra el virus de las paperas.

Hidrocele

Algunas veces, un testículo puede aumentar de tamaño debido al líquido que se acumula a su alrededor. Esto se conoce como un hidrocele. Por lo general, no es doloroso a menos que crezca mucho. A veces el dolor puede propagarse hacia la parte baja del abdomen o la espalda. Los hidroceles pueden tener muchas causas. Por lo general, los hidroceles son inofensivos y en pocas ocasiones necesitan tratamiento.

Varicocele

En esta afección, las venas dentro del escroto se vuelven muy grandes (se dilatan). Esto puede causar inflamación y masas alrededor del testículo. Se describe como una sensación en el escroto de “bolsa con lombrices”. Por lo general no causa dolor, pero puede ocasionar una sensación de pesadez en el escroto. Usualmente, no requiere tratamiento.

Quiste epididimario/espermatocele

Consiste en un saco lleno de líquido similar al hidrocele, pero el líquido de adentro contiene células espermáticas. Por lo general es una masa pequeña que no causa dolor que se encuentra en el escroto y que no está conectada al testículo. Estos quistes son muy comunes, y en pocas ocasiones necesitan tratamiento.

Hernia inguinal

Las hernias son causadas por defectos en los músculos de la parte baja de la pared abdominal. Estos defectos pueden permitir que las estructuras en el abdomen (barriga), tal como un tramo de intestino, entren al escroto. Puede que haya una leve masa o abultamiento en la región de la ingle o del escroto. Puede que sea fácil ver o palpar la masa de una hernia cuando se está parado. A veces es doloroso, especialmente cuando se agacha hacia delante, levanta algo pesado, tose o hace un esfuerzo para orinar o evacuar.

La mayoría de las veces, una hernia no es peligrosa, aunque su médico podría recomendar cirugía para repararla, especialmente si causa dolor o está creciendo. La cirugía puede ayudar a prevenir un problema llamado estrangulación. Esto ocurre cuando una parte del intestino queda atrapada en la región de la ingle, cortando su suministro de sangre. Esto causa dolor intenso, náusea, y vómito, y necesita ser tratado inmediatamente porque puede amenazar la vida.

Cálculos renales

Los cálculos renales (piedras en los riñones) se conforman de pequeñas cristalizaciones en los riñones que pueden asentarse en los conductos que van a hacia la vejiga (uréteres). Pueden causar dolor intenso, con más frecuencia en la espalda o la barriga, y se puede extender hasta el escroto. Muchos hombres también presentan náusea y vómito. Con frecuencia hay sangre en la orina, aunque puede que no se perciba a simple vista. Los cálculos mayores puede que requieran extraerse quirúrgicamente o mediante otros procedimientos.


Fecha de última actualización: 11/21/2013
Fecha de último cambio o revisión: 11/21/2013