¿Tengo cáncer testicular?

+ -Text Size

TEMAS

Autoexamen testicular

La mayoría de los cánceres testiculares se puede detectar en las primeras etapas. En algunos hombres, el cáncer testicular que se encuentra en las primeras etapas puede causar síntomas que propician que los hombres busquen atención médica. La mayoría de las veces se presenta un abultamiento en el testículo como primer signo, o el testículo podría estar hinchado o más grande de lo normal. Sin embargo, es posible que algunos cánceres testiculares no causen síntomas sino hasta que han crecido mucho y/o se han propagado a otras partes del cuerpo.

La mayoría de los médicos coincide en que el examen de los testículos debe ser parte de un examen físico general. La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda que su médico incluya este examen como parte de las revisiones médicas de rutina para la detección de cáncer.

La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda a los hombres que se eduquen sobre el cáncer de testículo y que consulten con un médico inmediatamente si detectan alguna masa o protuberancia en un testículo. Los autoexámenes testiculares que se realizan regularmente no se han estudiado lo suficiente como para demostrar si reducen el riesgo de morir a causa de este cáncer. Por esta razón, la Sociedad Americana Contra El Cáncer no emite una recomendación sobre la realización de autoexámenes regulares de testículos en todos los hombres. Aun así, algunos médicos recomiendan que todos los hombres se examinen sus testículos cada mes después de la pubertad.

Los hombres con ciertos factores de riesgo, tal como un testículo que no descendió, antecedentes de cáncer testicular, o con un miembro de la familia que haya tenido este cáncer, deben considerar seriamente el autoexamen cada mes. Si usted presenta factores de riesgo, hable con su médico sobre este asunto. El autoexamen mensual de los testículos es una decisión personal de cada hombre.

A continuación se presentan instrucciones sobre cómo hacer el autoexamen si decide que es adecuado hacerlo.

¿Cómo hacer el autoexamen testicular?

El mejor momento para hacerse el autoexamen es durante o después de un baño o ducha, cuando la piel del escroto está relajada. Para hacer el autoexamen testicular:

  • Procure mantener el pene apartado durante el procedimiento y examine un testículo a la vez.
  • Sostenga el testículo entre sus pulgares y los dedos con ambas manos y ruédelo lentamente entre los dedos.
  • Busque y sienta cualquier abultamiento duro o masa redonda uniforme o cualquier cambio en el tamaño, forma o consistencia de los testículos.

Resulta normal que un testículo esté ligeramente más grande que el otro, y que uno cuelgue más abajo que el otro. Además, debe saber que por naturaleza, cada testículo tiene un epidídimo, un pequeño tubo enrollado que se puede sentir como una pequeña protuberancia en la parte exterior media o superior del testículo. Los testículos normales también contienen vasos sanguíneos, tejidos de soporte y conductos por donde pasa el semen. Al principio, algunos hombres podrían confundir esto con abultamientos anormales. Si tiene inquietudes, consulte con su médico.

Un testículo se puede agrandar por muchas otras razones que no sea cáncer. Otros problemas no cancerosos, tal como los hidroceles y varicoceles (anteriormente descritos en la sección “Otras causas de síntomas en los testículos o el escroto”), a veces pueden causar hinchazón o masas alrededor del testículo. Es fácil confundirlos con un tumor. Si tiene dudas, consulte con su médico.

Si decide examinarse los testículos, usted aprenderá con el tiempo a identificar lo que es normal y podrá notar cuando algo sea distinto.

¿Qué ocurre si encuentro algo diferente?

Si usted encuentra algo inusual o algo de lo que usted no está seguro, ya sea durante el autoexamen o en algún otro momento, consulte inmediatamente con su doctor.

El médico preguntará si presenta cualquier síntoma (tal como dolor), y por cuánto tiempo lo ha tenido. Durante un examen físico, el médico palpará los testículos para detectar inflamación o sensibilidad y el tamaño y ubicación de cualquier protuberancia. Además, el médico podría examinar su abdomen, el área de la ingle y otras partes de su cuerpo en busca de cualquier posible signo de que el cáncer se propagó.

Si se encuentra algo anormal, el doctor puede ordenar una ecografía para observar el interior del escroto. Esta es una manera fácil que no causa dolor de saber si hay un tumor u otro problema en los testículos. También se pueden hacer otras pruebas. (Para más información sobre las pruebas que los médicos pueden usar para diagnosticar el cáncer de testículo, consulte nuestro documento titulado Cáncer de testículo).


Fecha de última actualización: 11/21/2013
Fecha de último cambio o revisión: 11/21/2013