Cáncer de vagina

+ -Text Size

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas TEMAS

¿Cómo se diagnostica el cáncer de vagina?

Si una mujer tiene algunos de los síntomas o señales de cáncer de vagina, debería consultar a un médico. Si la prueba de Papanicolaou identifica células anormales, o si los resultados del examen pélvico no son normales, será necesario realizar más pruebas. Esto puede significar que la refieran a un ginecólogo (especialista en problemas del sistema genital femenino).

Señales y síntomas del cáncer de vagina

Más de ocho de cada 10 mujeres con cáncer de vagina invasivo tienen uno o más síntomas, tales como:

  • Sangrado vaginal anormal (por lo general después de las relaciones sexuales).
  • Flujo vaginal anormal.
  • Un bulto que puede ser palpado.
  • Dolor durante la relación sexual.

Los síntomas del cáncer de vagina avanzado pueden ser dolor al orinar, estreñimiento y dolor constante en la pelvis.

La presencia de estos síntomas no siempre significa que usted tiene cáncer. De hecho, estos síntomas muy probablemente sean causados por una condición benigna, como una infección. La única forma de saber con certeza cuál es la causa de estos problemas es ver a su profesional de atención médica. Si usted tiene alguno de estos síntomas, hable de inmediato con su médico. Recuerde, mientras más pronto sea diagnosticado correctamente el problema, más rápido podrá empezar el tratamiento, y más efectivo será este.

Antecedentes médicos y examen físico

El primer paso consiste en que el médico tenga sus antecedentes médicos completos a fin de identificar factores de riesgo y síntomas. Luego el médico le realizará un examen físico, que incluye un examen pélvico y posiblemente una prueba de Papanicolaou y una biopsia de la vagina.

Colposcopia

Si algunos síntomas sugieren la presencia de cáncer o si la prueba de Papanicolaou muestra células anormales, será preciso realizarle una prueba llamada colposcopia. En este procedimiento, usted estará acostada sobre la mesa de examinación como se suele hacer para un examen pélvico. Se coloca un espéculo en la vagina. El médico usará el colposcopio para examinar el cuello uterino y la vagina. El colposcopio permanece fuera del cuerpo y tiene lentes de aumento (como binoculares). Cuando el médico mira a través del colposcopio, puede ver las paredes vaginales y la superficie del cuello uterino de cerca y con claridad. A veces se coloca una solución diluida de ácido acético (similar al vinagre) o yodo para que sea más fácil ver las áreas anormales. El uso del colposcopio para examinar la vagina se llama vaginoscopia.

La colposcopia en sí misma no es más dolorosa que un examen con espéculo y puede realizarse en forma segura incluso si usted está embarazada. Si se observa un área anormal en el cuello uterino o en la vagina, se realizará una biopsia. La biopsia puede ser levemente dolorosa y puede causar algunos calambres pélvicos.

Biopsia

Ciertos síntomas y señales pueden sugerir en gran medida la presencia de cáncer de vagina; sin embargo, muchos de estos pueden ser causados por condiciones distintas del cáncer. La única forma de estar seguros de la presencia de un cáncer es mediante una biopsia. Para este procedimiento, se toma una pequeña porción de tejido del área sospechosa. Un patólogo (médico especializado en el diagnóstico de enfermedades mediante pruebas de laboratorio) examinará la muestra de tejido al microscopio para verificar la presencia de una condición cancerosa o precancerosa y, de ser así, determinar de qué tipo se trata.

Estudios por imágenes

Radiografía de tórax

Si le diagnostican cáncer de vagina, es posible que le realicen una radiografía simple de tórax para ver si el cáncer se ha propagado a los pulmones. La propagación es muy poco probable a menos que el cáncer esté muy avanzado. Esta radiografía se puede realizar de manera ambulatoria.

Tomografía computarizada

La tomografía computarizada (computed tomography, CT) es un estudio de rayos X que produce imágenes transversales detalladas del cuerpo. En lugar de tomar una sola imagen, como se hace en una radiografía convencional, una tomografía computarizada toma muchas imágenes mientras gira a su alrededor. Luego, una computadora combina estas imágenes en una imagen de una sección de su cuerpo. Una CT puede proporcionar información sobre el tamaño, la forma y la posición de un tumor, y puede ayudar a determinar si el cáncer se propagó a otros órganos. También puede ser útil para descubrir ganglios linfáticos inflamados que pudieran contener células cancerosas.

Un explorador de CT ha sido descrito como una rosca (dona) grande, con una camilla estrecha que se encuentra en la abertura central. Usted necesitará acostarse inmóvil sobre la camilla mientras se realiza el examen. Las tomografías computarizadas toman más tiempo que las radiografías convencionales, y usted podría sentirse un poco confinado por el anillo mientras se toman las fotografías.

Antes de realizar el estudio, se le podrá solicitar que beba aproximadamente entre 1 y 2 pintas (entre medio y un litro) de un líquido llamado contraste oral. Esto ayuda a delinear el intestino, a fin de que determinadas áreas no puedan confundirse con tumores. Es posible que también le coloquen una línea IV a través de la cual se inyecta una clase diferente de tinte de contraste (agentes de contraste por vía intravenosa). Esto ayuda a delinear mejor las estructuras, como los vasos sanguíneos en su cuerpo.

La inyección puede causar cierto enrojecimiento y sensación de calor. Pocas personas son alérgicas al colorante y desarrollan urticaria, o raramente presentan reacciones más graves como problemas para respirar o presión sanguínea baja. Asegúrese de decir al médico si alguna vez ha tenido alguna reacción a cualquier material de contraste usado para rayos X.

Biopsia con aguja guiada por CT

Las tomografías computarizadas se usan para guiar con precisión una biopsia con aguja al área donde se sospecha está el tumor. Para este procedimiento, el paciente permanece en la mesa de la CT, mientras un médico mueve una aguja de biopsia a través de la piel hacia el tumor. Las tomografías computarizadas se repiten hasta que la aguja esté dentro de la masa. Se extrae una muestra mediante una biopsia con aguja fina o una biopsia por punción y se examina con un microscopio. Aunque no se emplea para hacer una biopsia de un tumor vaginal, se puede usar para realizar biopsias de posibles metástasis.

Imágenes por resonancia magnética

Los estudios de imágenes por resonancia magnética (magnetic resonance imaging, MRI) utilizan ondas de radio e imanes muy potentes en lugar de rayos X para tomar las imágenes del cuerpo. La energía de las ondas radiales es absorbida por el cuerpo y luego liberada en un patrón específico formado por el tipo de tejido y ciertas enfermedades. Una computadora traduce el patrón en una imagen detallada de las partes del cuerpo. Al igual que la CT, este estudio produce imágenes de secciones transversales del cuerpo. Una MRI también puede producir secciones que son paralelas a la longitud de su cuerpo. Al igual que la CT, se podría usar un material de contraste, aunque esto no es necesario con tanta frecuencia.

El procedimiento para obtener la MRI es más incómodo que los estudios de CT. La MRI toma más tiempo (a menudo hasta una hora). Usted debe colocarse en el interior de un equipo en forma de tubo, lo cual es confinante y puede molestar a las personas que padecen claustrofobia (temor a los lugares cerrados). Si a usted se le dificulta estar en lugares encerrados, avísele a su médico antes de realizar la MRI. Para reducir la ansiedad, a veces se pueden administrar medicamentos justo antes del estudio. Otra opción consiste en usar una máquina de MRI especial que es “abierta” y que no restringen tanto el movimiento y que provee más comodidad para tales personas. La desventaja de estas máquinas consiste en que las imágenes no son de tan buena calidad. La máquina también produce un zumbido o ruido metálico que podría causar molestias a algunas personas. En algunos centros se proporcionarán audífonos para escuchar música y bloquear estos sonidos.

Los exámenes de MRI son muy útiles para examinar los tumores pélvicos. A menudo, pueden identificar ganglios linfáticos inflamados en la ingle. También son útiles para encontrar el cáncer que se ha propagado al cerebro o la médula espinal. En el cáncer de vagina, esto ocurre en raras ocasiones.

Tomografía por emisión de positrones

La tomografía por emisión de positrones (positron emission tomography, PET), utiliza glucosa (un tipo de azúcar) que contiene un átomo radiactivo de baja intensidad. Debido a que el cáncer utiliza glucosa a un ritmo mayor que los tejidos normales, la radioactividad tiende a concentrarse en el cáncer. Se usa una cámara especial para identificar la radioactividad. Esta prueba puede ser útil para identificar depósitos pequeños de células cancerosas y puede ayudar a determinar si el cáncer se ha propagado a los ganglios linfáticos. La PET también es útil cuando su médico cree que el cáncer se ha propagado, pero no sabe a qué lugar. La PET puede ser utilizada en vez de un conjunto de varias sesiones de radiografías, ya que ésta examina todo el cuerpo. Las máquinas especiales que combinan una CT y una PET pueden identificar aún mejor el tumor. Los estudios PET no son usados frecuentemente para el cáncer de vagina, aunque pueden ser útiles para encontrar áreas donde el cáncer se propagó.

Pruebas endoscópicas

Estas pruebas no se usan por lo general para evaluar a mujeres con cáncer de vagina.

Proctosigmoidoscopia

La proctosigmoidoscopia es un procedimiento que se realiza para examinar el recto y parte del colon. Se realiza para determinar si el cáncer de vagina se ha propagado al recto o al colon. En este procedimiento, se coloca en el recto un tubo delgado, flexible, hueco e iluminado. Se realizará una biopsia de cualquier área que se vea sospechosa. Esta prueba puede ser un tanto incómoda; sin embargo, no debería ser dolorosa. La proctosigmoidoscopia se puede ser recomendar a pacientes que tengan un tumor vaginal canceroso que sea grande o que esté ubicado en la parte de la vagina que está al lado del recto y del colon.

Cistoscopia

La cistoscopia es un procedimiento que examina el interior de la vejiga. Se realiza para determinar si el cáncer de vagina se ha propagado a la vejiga. Este procedimiento se puede llevar a cabo en el consultorio médico o en una clínica. Es probable que le administren un medicamento intravenoso para adormecerla. Se inserta un tubo delgado con una lente en la vejiga a través de la abertura llamada uretra. Si se observan áreas o bultos sospechosos, se realizará una biopsia. Se puede recomendar una cistoscopia si el tumor vaginal canceroso es grande o está ubicado en la pared frontal de la vagina, cerca de la vejiga.


Fecha de última actualización: 04/17/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/13/2014