Cáncer de vagina

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de vagina TEMAS

Quimioterapia para el cáncer de vagina

La quimioterapia (quimio) utiliza medicamentos contra el cáncer que por lo general se administran por vía intravenosa (en una vena), por vía oral, o se aplican sobre la piel en forma de pomada. Los medicamentos que se toman vía oral o se inyectan en una vena, conocidos como quimioterapia sistémica, entran en el torrente sanguíneo y llegan a todas partes del cuerpo, lo que hace que este tratamiento sea potencialmente útil para el cáncer que se ha propagado a sitios distantes.

En la quimioterapia sistémica, el medicamento entra en el torrente sanguíneo y circula por todo el cuerpo para llegar hasta las células cancerosas y destruirlas. Hasta el momento, no se ha demostrado que la quimioterapia sistémica funcione bien en el tratamiento del cáncer vaginal. Puede ser útil como una manera de reducir los tumores antes de la cirugía. La quimio a veces se administra con radiación para hacer que la radiación funcione mejor.

Muchos medicamentos de quimioterapia atacan las células que se dividen con rapidez. Esto resulta útil para eliminar las células cancerosas; sin embargo, estos medicamentos pueden afectar también células normales, lo que ocasiona efectos secundarios. Los efectos secundarios de la quimioterapia dependen del tipo de medicamentos, de la dosis suministrada y de la duración del tratamiento. Entre los efectos secundarios comunes se encuentran:

  • Caída del cabello.
  • Llagas en la boca.
  • Falta de apetito.
  • Diarrea.
  • Náusea y vómito.
  • Cambios en el ciclo menstrual, menopausia prematura e infertilidad (incapacidad para quedar embarazada). No obstante, la mayoría de las mujeres con cáncer vaginal ya han pasado por la menopausia.

La quimioterapia también puede afectar las células productoras de sangre de la médula ósea, lo que causa un recuento bajo de células sanguíneas. Esto puede ocasionar:

  • Un aumento en el riesgo de contraer infecciones (debido a un recuento bajo de glóbulos blancos).
  • Fácil formación de moretones o hemorragias (debido al bajo recuento de plaquetas).
  • Cansancio (debido al bajo recuento de glóbulos rojos).

Pueden presentarse otros efectos secundarios según el medicamento utilizado. Por ejemplo, el cisplatino puede causar daño a los nervios (se conoce como neuropatía). La neuropatía puede producir adormecimiento, hormigueo, e incluso dolor en manos y pies.

La mayoría de los efectos secundarios son temporales y desaparecen cuando termina el tratamiento; sin embargo, los medicamentos de la quimio pueden tener algunos efectos duraderos e incluso permanentes. Pregúntele a su equipo de cuidado contra el cáncer sobre los medicamentos de la quimio que va a recibir y qué efectos secundarios puede esperar. Asegúrese también de comentarles sobre cualquier efecto secundario que tenga para que puedan tratárselo. Por ejemplo, pueden darle medicamentos para reducir o evitar las náuseas y los vómitos.

En el pasado, la quimioterapia se ha usado principalmente para tratar a mujeres con cáncer avanzado. Algunos médicos sugieren administrar la quimio junto con la radiación en mujeres que tienen la enfermedad menos avanzada (del mismo modo que se usa para el cáncer cervical). Algunos estudios han reportado grupos pequeños de pacientes que han sido tratados de este modo; no obstante, aún no se ha comparado en un estudio clínico el uso combinado de la quimio y la radiación con otros tratamientos estándar.

Cuando se administra la quimio, el tratamiento es similar al que se usa para el cáncer cervical. Los medicamentos que se han usado incluyen cisplatino, fluorouracilo (5-FU), paclitaxel (Taxol®) y docetaxel (Taxotere®).

Para más información sobre quimioterapia, lea nuestro documento Quimioterapia: una guía para los pacientes y sus familiares.


Fecha de última actualización: 04/17/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/13/2014