+ -Text Size

La cirugía es parte del tratamiento para la mayoría de los tipos de cáncer de vejiga. El tipo de cirugía depende de la etapa (extensión) de su cáncer.

Resección transuretral de un tumor de vejiga

Una resección transuretral de un tumor de vejiga (TURBT), también conocida simplemente como resección transuretral (TUR), a menudo se utiliza para saber si una persona tiene cáncer de vejiga y, si es así, si el cáncer ha invadido la capa muscular de la pared de la vejiga.

Este también es el tratamiento más común para los cánceres de vejiga en etapa temprana o superficiales (invasivo que no compromete la capa muscular). Usualmente éste es el primer tratamiento, ya que la mayoría de los pacientes tienen cáncer superficial cuando se les diagnostica por primera vez. Algunas personas también pueden someterse a una segunda, más extensa TURBT como parte de su tratamiento.

Cómo se hace la TURBT

Esta cirugía se hace usando un instrumento que se coloca por la uretra de manera que no se requiere un corte en el abdomen. Usted recibirá anestesia general (que le hace dormir), o anestesia regional (la parte inferior de su cuerpo esta adormecida).

Para esta operación, se coloca un tipo de cistoscopio rígido llamado un resectoscopio en la vejiga a través de la uretra. El resectoscopio tiene un asa de alambre en su punta para remover cualquier tumor o tejido anormal. El tejido que se extrae se envía al laboratorio para que un patólogo lo examine.

Después de extraer el tumor, se pueden tomar otros pasos para tratar de asegurarse de que el tumor ha sido destruido completamente. Cualquier cáncer remanente se puede tratar mediante fulguración (quemando la base del tumor) mientras se observa el tumor con el cistoscopio. El cáncer también se puede destruir usando un rayo láser de alta energía a través del cistoscopio.

Posibles efectos secundarios

Los efectos secundarios de una TURBT son generalmente leves y usualmente no duran mucho. Después de la cirugía, es posible que haya algo de sangrado y sienta dolor al orinar. Generalmente, usted puede regresar a casa el mismo día o al día siguiente, y puede reanudar sus actividades usuales en una o dos semanas.

Incluso si se extrae el tumor completamente por medio de la TURBT, el cáncer de vejiga a menudo recurre (regresa) en otras partes de la vejiga. Esto se puede tratar con otra TURBT. Pero si es necesario repetir la TURBT muchas veces, puede que la vejiga cicatrice y pierda su capacidad de contener mucha orina. Algunas personas pueden presentar efectos secundarios, tal como deseo de orinar frecuentemente, o incluso incontinencia (pérdida del control de la orina).

En pacientes con un largo historial de recurrencia de tumores no invasivos de bajo grado, el cirujano puede algunas veces usar solamente fulguración para quemar los pequeños tumores que se observan durante la cistoscopia (en lugar de removerlos). A menudo, esto se puede hacer usando anestesia local (medicamento para adormecer el área) en el consultorio del médico. Este procedimiento es seguro, aunque puede causar molestias leves.

Cistectomía

Cuando hay cáncer invasivo en la vejiga, puede que sea necesario extirpar parte o toda la vejiga. Esta operación se llama cistectomía.

Cistectomía parcial: si el cáncer ha invadido la capa muscular de la pared de la vejiga, pero no es muy grande y sólo está en un lugar, algunas veces se puede remover junto con parte de la pared de la vejiga sin la extirpación total de la vejiga. Luego se cierra el orificio en la pared de la vejiga. También se extirpan los ganglios linfáticos cercanos y se examinan para determinar si el cáncer se propagó. Sólo un pequeño número de personas con cáncer que ha invadido el músculo puede ser sometido a esta cirugía.

La principal ventaja de esta cirugía consiste en que una persona mantiene su vejiga y no requiere cirugía reconstructiva (vea información más adelante). Sin embargo, la vejiga remanente tal vez no pueda almacenar tanta orina, lo que significa que la persona tendrá que orinar con más frecuencia. La preocupación principal con este tipo de cirugía consiste en que el cáncer de vejiga aún puede recurrir en otra parte de la pared de la vejiga.

Cistectomía radical: si el cáncer es de mayor tamaño o está en más de una parte de la vejiga, se necesitará realizar una cistectomía radical. En esta operación se extirpa toda la vejiga y los ganglios linfáticos cercanos. En los hombres, se extraen también la próstata y las vesículas seminales. En las mujeres, se extirpan a menudo los ovarios, las trompas de Falopio (los conductos que conectan los ovarios con el útero), el útero (la matriz), el cuello uterino y una pequeña porción de la vagina junto con la vejiga.

Para cualquier tipo de cistectomía, se usa anestesia general (para ponerle a dormir profundamente).

Por lo general, estos procedimientos se realizan a través de un corte (incisión) en el abdomen. Después de la cirugía, usted tendrá que permanecer en el hospital por alrededor de una semana. Generalmente puede reanudar sus actividades normales después de varias semanas.

En algunos casos, el cirujano puede realizar la operación a través de varias incisiones pequeñas usando instrumentos especiales que son largos y delgados, uno de los cuales tiene una diminuta cámara de video en el extremo para ver el interior de la pelvis. Esto se conoce como cirugía laparoscópica o cirugía mínimamente invasiva. El cirujano puede sostener los instrumentos directamente o se puede sentar frente a un panel de control en el quirófano y maniobrar brazos robóticos para realizar la cirugía (a veces conocida como cistectomía robótica). Este tipo de cirugía puede resultar en menos dolor y en una recuperación más rápida debido a que las incisiones son más pequeñas. Sin embargo, está cirugía no se ha estado usando por tanto tiempo como la cirugía convencional de modo que aún no está claro si es igualmente eficaz.

Es importante que cualquier tipo de cistectomía sea realizada por un cirujano con experiencia en el tratamiento del cáncer de vejiga. Si la cirugía no está bien hecha, es más probable que regrese el cáncer.

Cirugía reconstructiva después de la cistectomía radical

Si se le extirpa toda la vejiga, necesitará otra manera de almacenar y eliminar la orina. Se pueden hacer varios tipos de cirugía reconstructiva, dependiendo de su situación médica y de sus preferencias personales.

Derivación incontinente: una opción pudiera ser la extirpación de una pequeña parte de su intestino y conectarlo a los uréteres. Este procedimiento crea un conducto, conocido como conducto ileal, para que pase la orina desde los riñones hasta el exterior del cuerpo. La orina fluye desde los riñones a través de los uréteres hacia el conducto ileal. Un extremo del conducto se conecta a la piel de la parte frontal del abdomen mediante una abertura llamada estoma (también conocida como una urostomía).

Después de este procedimiento, se coloca una pequeña bolsa sobre el estoma para recoger la orina, la cual sale continuamente en pequeñas cantidades. La bolsa debe ser vaciada cuando se llena. A este método a veces se le llama derivación incontinente porque usted ya no controla el flujo de orina que sale del cuerpo.

Derivación continente: otra manera de drenar la orina es a través de una derivación continente. En este método, se crea un saco con tejido del intestino que se une a los uréteres. Un extremo del saco del tejido de intestino se conecta a una abertura (estoma) en la piel de la parte frontal del abdomen. Se crea una válvula en el saco para permitir que la orina se almacene allí. Usted entonces vacía el saco varias veces al día al colocar un tubo de drenaje (un catéter) en el estoma a través de la válvula. Algunas personas prefieren este método porque no hay una bolsa en el exterior.

Neovejiga: un método más nuevo dirige la orina de regreso a la uretra, para restablecer la eliminación de orina. Para hacer esto, el cirujano crea una neovejiga (básicamente una nueva vejiga hecha de un fragmento del intestino). Al igual que con la derivación incontinente y la continente, los uréteres se conectan a la neovejiga. La diferencia es que la neovejiga también se cose a la uretra. Esto permite que el paciente orine normalmente. Durante varios meses, la mayoría de las personas conserva la capacidad para orinar normalmente durante el día, aunque muchas personas podrían aún presentar cierta incontinencia durante la noche.

Si el cáncer se ha propagado o no se puede remover mediante cirugía, se puede hacer una desviación sin tener que extirpar la vejiga. En este caso, el propósito de la cirugía es prevenir o aliviar el bloqueo del flujo de la orina, en lugar de tratar de curar el cáncer.

Riesgos y efectos secundarios de la cistectomía

Los riesgos relacionados con cualquier tipo de cistectomía son similares a los de cualquier cirugía mayor. Entre los problemas que pueden surgir durante o poco después de la operación se incluyen:

  • Reacciones a la anestesia
  • Sangrado debido a la cirugía
  • Coágulos sanguíneos en las piernas o los pulmones
  • Daño a órganos adyacentes
  • Infecciones en la zona de la cirugía

La mayoría de la gente experimentará algo de dolor tras la operación, lo que usualmente se alivia con medicinas contra el dolor, de ser necesario.

Efectos en la micción: la cirugía de la vejiga puede afectar cómo usted orina. Si a usted le realizaron una cistectomía parcial, esto podría limitarse a tener que orinar más a menudo (porque su vejiga no puede almacenar tanta orina).

Por otro lado, si se le hizo una cistectomía radical, usted necesitará cirugía reconstructiva (descrita anteriormente) para crear una nueva forma de que la orina salga de su cuerpo. Dependiendo del tipo de reconstrucción, puede que necesite aprender cómo vaciar su bolsa de urostomía o colocar un catéter en el estoma. Aparte de estos cambios, la urostomía y la derivación urinaria también pueden dar lugar a:

  • Infecciones
  • Escapes de orina
  • Piedras en la bolsa
  • Obstrucción del flujo de la orina

Los cambios físicos que causan la extirpación de la vejiga y la realización de una urostomía pueden afectar también su calidad de vida. Comparta sus sentimientos e inquietudes con el equipo de profesionales de la salud que le atiende.

Para más información sobre las urostomías, lea Urostomía: una guía.

Efectos sexuales de la cistectomía radical en los hombres: la cistectomía radical extirpa la glándula prostática y las vesículas seminales. Debido a que estas glándulas producen la mayor parte del líquido seminal, extirparlas significa que el hombre ya no producirá semen. El hombre puede seguir teniendo orgasmos, pero serán orgasmos “secos”.

Después de la cirugía, muchos hombres presentan daño nervioso que afecta la capacidad para tener erecciones. En algunos hombres, es posible que esto mejore con el transcurso del tiempo. Por lo general, cuanto más joven sea un hombre, más probabilidades tendrá de recuperar la capacidad de erección total. Si esto es importante para usted, consulte con su médico antes de la cirugía. Las técnicas quirúrgicas más recientes pueden reducir la probabilidad de problemas de erección.

Para más información sobre temas sexuales y formas de lidiar con ellos, lea Sexualidad para el hombre con cáncer.

Efectos sexuales de la cistectomía radical en las mujeres: a través de esta cirugía a menudo se extrae la parte frontal de la vagina. Para algunas mujeres, esto provoca que las relaciones sexuales sean menos placenteras, aunque la mayoría de las veces aún es posible la penetración vaginal. Una de las opciones es reconstruir la vagina, lo que se conoce como reconstrucción vaginal. Hay más de una manera de reconstruir la vagina. Por eso, hable con su cirujano sobre las ventajas y las desventajas de cada opción. Ya sea que usted se someta o no a la reconstrucción, existen muchas maneras para lograr que la penetración sea más cómoda.

La cistectomía radical también puede afectar la capacidad de una mujer de tener un orgasmo si se afectan los grupos de nervios que pasan por cada lado de la vagina. Consulte con su doctor para ver si estos nervios podrán ser conservados durante la cirugía.

Si el cirujano extrae el extremo de la uretra donde se abre fuera del cuerpo, puede que el clítoris pierda algo de su suministro sanguíneo, lo que puede afectar la estimulación sexual. Pregunte a su cirujano si es posible preservar el extremo de la uretra.

Para aprender más sobre cómo lidiar con estos y otros problemas sexuales, lea Sexualidad para la mujer con cáncer.

Efectos sexuales de la urostomía: tanto para los hombres como para las mujeres, resulta normal tener inquietudes sobre cómo tener una vida sexual con una urostomía. Con el tamaño correcto de su bolsa ostómica y vaciándola antes de la actividad sexual, se reducen las probabilidades de tener una fuga significativa. Se puede usar ya sea algo que cubra el sistema de bolsa, o bien, una bolsa pequeña que permita que ésta no interfiera durante el acto. Puede resultar aún más cómodo ponerse una camiseta que se ciña bien. Seleccione posturas durante el sexo en las que el peso de su pareja no haga presión sobre la bolsa. Para más información, lea Urostomía: una guía.

Lea Una guía sobre la cirugía del cáncer para más información sobre la cirugía como tratamiento del cáncer.


Last Medical Review: 01/26/2016
Last Revised: 03/15/2016