Cáncer de vejiga

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de vejiga?

Un factor de riesgo es aquel que aumenta las probabilidades de que padezca una enfermedad como el cáncer. Los distintos tipos de cáncer tienen diferentes factores de riesgo. Algunos factores de riesgo, como el fumar, pueden cambiarse. Otros, como la edad de la persona o sus antecedentes familiares, no se pueden cambiar.

Pero tener uno o incluso varios factores de riesgo no significa que usted padecerá la enfermedad. Muchas personas con uno o más factores de riesgo nunca padecen cáncer de vejiga, mientras que otras que ya tienen la enfermedad puede que presenten pocos o ningún factor de riesgo conocidos.

Aun así, resulta importante informarse sobre los factores de riesgo para el cáncer de vejiga, ya que pudiera haber cosas que usted puede hacer para reducir el riesgo de padecerlo. Si usted tiene un mayor riesgo debido a ciertos factores, puede que se beneficie de pruebas que podrían ayudar a encontrar el cáncer temprano, cuando es más probable que el tratamiento sea eficaz.

Hay varios factores de riesgo que pueden hacer que una persona tenga más probabilidades de padecer cáncer de vejiga.

Tabaquismo

El tabaquismo es el factor de riesgo más importante para el cáncer de vejiga. La probabilidad de que los fumadores padezcan cáncer de vejiga es al menos el triple de la que tienen los no fumadores. El hábito de fumar causa alrededor de la mitad de los cánceres de vejiga tanto en hombres como en mujeres.

Cuando los fumadores inhalan el humo, algunos de los carcinógenos (sustancias químicas que producen cáncer) que contiene el humo del tabaco los absorben los pulmones, y de allí llegan a la sangre. En la sangre, los riñones los filtran y se concentran en la orina. Estos químicos en la orina pueden dañar a las células que recubren el interior de la vejiga, lo que aumenta la probabilidad de cáncer. Si usted o alguien que conoce fuma y desearía ayuda para dejar el hábito, por favor, lea nuestro documento Pasos para dejar de fumar, o llámenos al 1-800-227-2345 para solicitar una copia y más información.

Exposiciones en el lugar de trabajo

Ciertas sustancias químicas industriales se vinculan al cáncer de vejiga. Los productos químicos conocidos como aminas aromáticas, tales como la bencidina y la beta-naftilamina, que se usan algunas veces en la industria de los colorantes, pueden causar cáncer de vejiga.

Los trabajadores de otras industrias que utilizan ciertas sustancias químicas orgánicas también podrían estar en riesgo de padecer cáncer de vejiga si la exposición no se limita mediante prácticas laborales de seguridad. Entre las industrias con más alto riesgo se incluyen los fabricantes de goma, cuero, textiles y productos para pinturas, así como las compañías de imprenta. Otros trabajadores con un riesgo aumentado de cáncer de vejiga incluyen: pintores, peluqueros (probablemente debido a la exposición excesiva a los colorantes de cabello), operarios de máquinas, tipógrafos y conductores de camiones (probablemente debido a la exposición a los gases de diesel).

El fumar cigarrillos y la exposición a determinadas condiciones laborales pueden actuar en forma conjunta para que se origine el cáncer de vejiga. Los fumadores que trabajan con sustancias químicas que causan cáncer, como las mencionadas anteriormente, tienen un riesgo especialmente alto de padecer cáncer de vejiga.

Raza y origen étnico

Las personas de raza blanca son doblemente más propensas a desarrollar cáncer de vejiga que las personas de raza negra. Los hispanos, los asiáticoamericanos y los indios americanos tienen tasas ligeramente más bajas de cáncer de vejiga. Las razones para estas diferencias no están bien precisadas.

Edad

El riesgo de padecer cáncer de vejiga aumenta con la edad. Se reporta que alrededor de 9 de 10 personas que tienen cáncer de vejiga son mayores de 55 años.

Incidencia según el sexo

El cáncer de vejiga es mucho más frecuente entre los hombres que entre las mujeres.

Irritación e infección crónica de la vejiga

Las infecciones urinarias, los cálculos renales y en la vejiga, los catéteres de la vejiga que se usan por mucho tiempo, así como otras causas de irritación crónica de la vejiga, se han relacionado con el cáncer de vejiga (especialmente con el carcinoma de células escamosas de la vejiga), pero no está claro si en realidad causan cáncer de vejiga.

La esquistosomiasis (también conocida como bilharziasis) una infección con un gusano parasitario llamado Schistosoma hematobium, que puede penetrar a la vejiga, también es un factor de riesgo para el cáncer de vejiga. Los cánceres de células escamosas de vejiga se ven con más frecuencia en los países donde este parásito es común (principalmente en África y el Oriente Medio). En los Estados Unidos, es extremadamente raro que cause cáncer de vejiga.

Antecedente personal de cáncer de vejiga u otro cáncer urotelial

Los carcinomas uroteliales pueden originarse en muchas áreas de la vejiga, así como en el revestimiento de los riñones, los uréteres y la uretra. Tener un cáncer en el revestimiento de cualquier parte del tracto urinario provoca que haya un mayor riesgo de que se forme otro tumor. El tumor se puede forman en la misma área anterior o en otra porción del urotelio (revestimiento). Esto es así incluso cuando el primer tumor se extirpó totalmente. Por esta razón, las personas que hayan tenido cáncer de vejiga necesitan un seguimiento médico rutinario estricto.

Defectos congénitos de la vejiga

Antes del nacimiento, hay una conexión entre el ombligo y la vejiga. Esta conexión, conocida como uraco, normalmente desaparece antes del nacimiento. Si parte de esta conexión permanece después del nacimiento, podría volverse cancerosa. Los cánceres que se origina en el uraco usualmente son adenocarcinomas, los cuales están formados por células de glándulas malignas. Aproximadamente una tercera parte de los adenocarcinomas de vejiga se originan en este lugar. Sin embargo, esto sigue siendo poco común, representando menos de la mitad del 1% de los cánceres de vejiga.

Otro defecto de nacimiento poco común que se conoce como extrofia aumenta en gran medida el riesgo de que una persona padezca cáncer de vejiga. En la extrofia de la vejiga, tanto la vejiga como la pared abdominal enfrente de la vejiga no logran cerrarse por completo durante el desarrollo y se han formado juntas. Esto deja el revestimiento interno de la vejiga expuesto fuera del cuerpo. Una cirugía realizada poco tiempo después del nacimiento puede cerrar la vejiga y la pared abdominal (y reparar otros defectos relacionados), pero las personas que presentan este defecto aún tienen un mayor riesgo de infecciones urinarias y cáncer de vejiga.

Antecedente familiar y genética

Las personas que tienen familiares con cáncer de vejiga tienen un riesgo aumentado de padecer este cáncer. En algunos casos, estos familiares pudieron haber estado todos expuestos al mismo químico que causa cáncer. Además puede que ellos compartan cambios en algunos genes (como GST y NAT) que causan que sus organismos sean lentos en descomponer ciertas toxinas, lo que pudieran provocar que sean más propensos a padecer cáncer de vejiga.

Un pequeño número de personas heredan un síndrome genético que aumenta su riesgo de cáncer de vejiga. Por ejemplo:

  • Una mutación del gen de retinoblastoma (RB1) puede causar cáncer de ojo en infantes, y también aumentar el riesgo de cáncer de vejiga.
  • La enfermedad de Cowden, causada por mutaciones en un gen llamado PTEN, está asociado principalmente con cánceres de seno y tiroides. Las personas con esta enfermedad también tienen un mayor riesgo de cáncer de vejiga.
  • El síndrome de Lynch (también conocido como cáncer colorrectal hereditario no poliposo o HNPCC, por sus siglas en inglés), se asocia principalmente con el cáncer de colon y de endometrio. Las personas con este síndrome también tienen un riesgo aumentado de cáncer de vejiga, así como cánceres de los uréteres.

Para más información sobre pruebas para detectar cambios genéticos que aumentan el riesgo de cáncer, lea nuestro documento Genetic Testing: What You Need to Know o llámenos para solicitar una copia gratis.

Quimioterapia y radioterapia

El uso prolongado del medicamento de quimioterapia ciclofosfamida (Cytoxan) puede irritar la vejiga y aumentar el riesgo de cáncer de vejiga. A las personas que toman este medicamento a menudo se les pide que tomen mucho líquido para ayudar a proteger la vejiga de la irritación y reducir el riesgo de cáncer de vejiga.

Las personas que reciben tratamientos con radiación a la pelvis tienen más probabilidades de padecer cáncer de vejiga.

Ciertas medicinas o suplementos herbarios

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), el uso del medicamento pioglitazona (Actos) contra la diabetes por más de un año podría estar asociado con un mayor riesgo de cáncer de vejiga.

Los suplementos alimenticios que contienen ácido aristolóquico (principalmente de hierbas de la familia de Aristolochia) han sido asociados con un mayor riesgo de cánceres uroteliales, incluyendo cáncer de vejiga.

Arsénico en el agua potable

El arsénico en el agua potable ha sido asociado con un riesgo aumentado de cáncer de vejiga en algunas partes del mundo. La probabilidad de exponerse al arsénico depende del lugar donde usted vive y si usted recibe su agua de un pozo o de un sistema público de agua que reúna las normas de seguridad de contenido arsénico. Para la mayoría de los estadounidenses, beber agua no constituye una fuente principal de arsénico.

Poco consumo de líquido

El poco consumo de líquido pudiera aumentar el riesgo de cáncer de vejiga. Las personas que beben muchos líquidos todos los días presentan una tasa menor de cáncer de vejiga. Se cree que esto se debe a que vacían frecuentemente sus vejigas. Al hacer esto, evitan que los químicos se queden en sus cuerpos.


Fecha de última actualización: 05/19/2014
Fecha de último cambio o revisión: 05/19/2014