Cáncer de vejiga

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de vejiga TEMAS

Terapia intravesical para el cáncer de vejiga

Con la terapia intravesical, el médico administra un medicamento líquido directamente en la vejiga (a través de un catéter) en lugar de administrarse por la boca o inyectarse en una vena. Este tratamiento podría ser inmunoterapia, la cual causa que el sistema inmunológico del propio cuerpo ataque a las células cancerosas, o quimioterapia.

Estos medicamentos que se administran de esta manera afectan principalmente a las células que cubren el interior de la vejiga con poco o sin ningún efecto a las células localizadas en otros lugares. Esto significa que cualquier célula cancerosa que se encuentre fuera del revestimiento de la vejiga, incluyendo a cualquiera que haya crecido profundamente en la pared de la vejiga, no es tratada. Los medicamentos que se administran en la vejiga tampoco pueden alcanzar las células cancerosas que se encuentran en los riñones, los uréteres y la uretra, u otras que pudieran haberse propagado a otros órganos.

Por esta razón se usa la terapia intravesical sólo para los cánceres de la vejiga no invasivos (etapa 0) o los mínimamente invasivos (etapa I).

Inmunoterapia intravesical

Terapia Bacillus Calmette-Guerin: la terapia Bacillus Calmette-Guerin (BCG) es la inmunoterapia intravesical más eficaz para el tratamiento del cáncer de vejiga en etapa inicial. El BCG es una bacteria que está relacionada con el germen que causa la tuberculosis (TB), pero usualmente no causa una enfermedad grave. Se administra directamente en la vejiga a través de un catéter. Las células del sistema inmunológico del cuerpo son atraídas a la vejiga y activadas por el BCG, y a su vez afectan a las células del cáncer de vejiga. Por lo general, el tratamiento comienza varias semanas después de una resección transuretral del tumor y se administra una vez a la semana por 6 semanas. Algunas veces se administra terapia de mantenimiento con BCG a largo plazo.

El tratamiento con BCG puede causar síntomas similares a los de una gripe (fiebre, escalofríos y cansancio), así como una sensación de ardor en la vejiga. En raras ocasiones, el BCG se puede propagar por el cuerpo, lo que causa una infección severa. Un signo de esto puede ser una fiebre alta que no se alivia cuando se toma un medicamento para aliviar el dolor (tal como aspirina, ibuprofeno o acetaminofeno). En tales casos, usted debe acudir al médico de inmediato. Estas infecciones pueden ser tratadas con los antibióticos utilizados contra la tuberculosis.

Interferón: los interferones son sustancias que varios tipos de células producen naturalmente en el cuerpo y que estimulan el sistema inmunológico. También se pueden producir en el laboratorio y administrarse como medicina. El interferón alfa es el tipo que se usa con más frecuencia para tratar cáncer. Puede ser útil en el tratamiento intravesical del cáncer de vejiga.

Los efectos secundarios posibles incluyen dolores musculares, dolor de huesos, dolor de cabeza, problemas para razonar y con la concentración, cansancio, náuseas y vómito. Estos problemas son usualmente temporales y mejoran después que finaliza el tratamiento. Se pueden administrar otros medicamentos junto con el interferón para aminorar estos efectos secundarios.

Quimioterapia intravesical

Para este tratamiento, se administran medicamentos de quimioterapia (quimio) directamente en la vejiga a través de un catéter. Estos medicamentos destruyen activamente las células cancerosas en crecimiento. Muchos de estos mismos medicamentos también se pueden administrar sistémicamente (usualmente por vena) para tratar las etapas más avanzadas del cáncer de vejiga.

La mitomicina y la tiotepa son los medicamentos que se usan con más frecuencia en la quimioterapia intravesical. Otros medicamentos que se pueden usar incluyen valrubicina, doxorrubicina y gemcitabina. Administrar mitomicina en la vejiga junto con el calentamiento del interior de la vejiga, un tratamiento llamado terapia electromotriz con mitomicina, pudiera funcionar incluso mejor que administrar la mitomicina intravesical de la manera usual.

Una ventaja principal de administrar quimioterapia directamente en la vejiga en lugar de inyectarla en el torrente sanguíneo, consiste en que los medicamentos usualmente no alcanzan otras partes del cuerpo. Esto ayuda a las personas a evitar muchos de los efectos secundarios que pueden ocurrir con la quimioterapia sistémica. Una excepción a esto es el medicamento tiotepa, el cual rara vez es absorbido en la vejiga y puede causar efectos secundarios en el resto del cuerpo.

Los efectos secundarios principales de la quimioterapia intravesical son la irritación y una sensación de ardor en la vejiga.


Fecha de última actualización: 05/19/2014
Fecha de último cambio o revisión: 05/19/2014