Cáncer de vejiga

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de vejiga TEMAS

Radioterapia para el cáncer de vejiga

La radioterapia utiliza rayos de alta energía para destruir las células cancerosas. El tipo de radiación que se usa con más frecuencia para tratar el cáncer de vejiga, conocido como radioterapia de rayos externos, enfoca la radiación desde fuera del cuerpo hacia el cáncer.

Antes de iniciar el tratamiento, el equipo de radiación cuidadosamente tomará medidas para determinar los ángulos correctos para emitir los haces de radiación, y las dosis adecuadas de radiación. La radioterapia es muy similar a la radiografía, pero la radiación es más intensa. El procedimiento en sí no es doloroso. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más tiempo. Con más frecuencia, los tratamientos de radiación se administran 5 días a la semana por varias semanas.

La radiación se puede emplear:

  • Como parte del tratamiento para el cáncer de vejiga en etapa más temprana, después de una cirugía limitada.
  • Como parte del tratamiento principal para personas con cánceres en etapas más tempranas que no pueden someterse a cirugía.
  • Como parte de un tratamiento inicial para cánceres de vejiga avanzados.
  • Para ayudar a prevenir o tratar los síntomas causados por cánceres de vejiga avanzados.

A menudo, la radioterapia se combina con quimioterapia para mejorar la eficacia de la radiación. La combinación de radioterapia y quimioterapia después de la cirugía transuretral de la vejiga algunas veces destruye los cánceres que de otra manera requerirían tratamiento con una cistectomía. Este método se puede usar para tratar los tumores más pequeños (alrededor de una pulgada o menos de tamaño) mientras no se presenten signos de bloqueo renal. Si el tratamiento no surte efecto o el cáncer regresa, usted necesitará una cistectomía.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios de la radiación dependen de la dosis administrada y el área del cuerpo que recibe el tratamiento. Estos efectos podrían empeorar si la quimioterapia se administra con radiación. Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Cambios en la piel de las áreas que reciben radiación que van desde enrojecimiento hasta irritación grave con ampollas.
  • Náusea y vómito.
  • Síntomas de la vejiga, como ardor o dolor al orinar, sensación de tener que orinar a menudo, o sangre en la orina.
  • Diarrea.
  • Cansancio.
  • Bajos recuentos sanguíneos, lo que puede causar cansancio, propensión a moretones o sangrados, o riesgo aumentado de infección.

Por lo general, estos efectos son temporales, aunque algunas veces ocurren problemas a largo plazo. En algunas personas los tratamientos con radiación pueden causar incontinencia (problemas para aguantar la orina) en el futuro. En algunos casos, la radiación puede dañar el revestimiento de la vejiga. Esto se conoce como cistitis por radiación y puede causar problemas a largo plazo, tal como sangre en la orina o dolor al orinar.

Si usted presenta efectos secundarios de la radioterapia, debe hablar al respecto con su equipo de atención médica. Ellos le pueden sugerir maneras de reducir muchos de estos efectos.


Fecha de última actualización: 01/22/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/22/2013