Cáncer de vejiga

+ -Text Size

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre el Cáncer de vejiga? TEMAS

¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del cáncer de vejiga?

Actualmente se están realizando investigaciones importantes sobre el cáncer de vejiga en muchos hospitales universitarios, centros médicos y otras instituciones en todo el mundo.

Comprensión de los cambios genéticos en el cáncer de vejiga

Los científicos han realizado grandes avances en el conocimiento de las diferencias entre las células normales y las cancerosas de la vejiga. También están investigando la forma en que estas diferencias hacen que las células cancerosas crezcan demasiado y se propaguen a otras partes del cuerpo.

Se han encontrado varios cambios en el ADN (material genético) de las células cancerosas de la vejiga. Actualmente, los investigadores tratan de determinar si las pruebas para identificar estos cambios en el ADN pueden ayudar predecir el pronóstico de los pacientes con cáncer de vejiga (lo que pudiera afectar el tratamiento) o si son útiles en la detección de los cánceres de vejiga que recurren (regresan) después del tratamiento.

Los investigadores también esperan aplicar este conocimiento para desarrollar nuevas formas de tratar el cáncer de vejiga.

Pruebas urinarias para detectar cáncer de vejiga

Existen varias pruebas más recientes para detectar sustancias en la orina que pudieran ayudar a mostrar si una persona tiene cáncer de vejiga. Estas pruebas se usan principalmente para ayudar a diagnosticar cáncer de vejiga o para detectar recurrencia en personas que ya han sido tratadas. Actualmente, los investigadores analizan si estas pruebas pudieran ser útiles más temprano para detectar cáncer de vejiga en personas sin síntomas (lea la sección “¿Se puede encontrar temprano el cáncer de vejiga?”.

Por ejemplo, una nueva prueba determina si la orina contiene una sustancia llamada telomerasa. La telomerasa es una enzima que a menudo se encuentra en cantidades anormales en las células cancerosas. Los resultados preliminares de esta prueba han sido alentadores, y actualmente se realizan más estudios sobre esta prueba.

Reducción del riesgo de que el cáncer de vejiga regrese

Una preocupación mayor en personas que han tenido un cáncer de vejiga consiste en que están en riesgo de padecer un nuevo cáncer en la vejiga o en otras partes del tracto urinario (incluyendo el revestimiento de los riñones, los uréteres y la uretra).

Actualmente, los estudios están analizando si ciertos alimentos, vitaminas (como la vitamina E), minerales (como el selenio), suplementos alimenticios (como el extracto de té verde y extracto de retoños de brócoli), medicamentos de quimioterapia, u otros medicamentos pueden reducir el riesgo de que el cáncer regrese o el riesgo de que surja un segundo cáncer de vejiga. Además, los investigadores analizan si los tipos de vacunas más recientes pueden reforzar el sistema inmunológico del cuerpo y ayudar a reducir el riesgo de un segundo cáncer.

Tratamiento del cáncer de vejiga

Actualmente se estudia el uso de varios tipos de tratamientos más nuevos contra el cáncer de vejiga.

Cirugía

Algunos cirujanos están empleando un método más nuevo de la cistectomía en el cual ellos se sientan frente a un panel de control en el quirófano y maniobran los brazos robóticos para realizar la cirugía. Este método, conocido como cirugía asistida por robot, permite que el cirujano opere a través de varias incisiones pequeñas en lugar de una grande. Esto puede ayudar a los pacientes a recuperarse más rápidamente de la cirugía. Este tipo de cirugía ya se emplea para tratar algunos otros cánceres, tal como cáncer de próstata. Sin embargo, aún no está claro si es tan eficaz como la cirugía convencional para extraer la vejiga. Este método se ha estado estudiando para determinar si éste es el caso.

Terapia intravesical

Los investigadores están analizando un número de nuevos medicamentos para determinar si al colocarlos en la vejiga después de la cirugía, éstos pueden ayudar a reducir el riesgo de que el cáncer regrese. Se espera que se puedan encontrar algunos que sean mejores y/o más seguros que los medicamentos utilizados actualmente, tal como BCG y mitomicina.

Terapia fotodinámica

La terapia fotodinámica (photodynamic therapy, PDT) es un tratamiento más nuevo que se estudia actualmente para saber si es útil en el tratamiento de los cánceres de vejiga en etapas iniciales. Se inyecta un medicamento especial sensible a la luz en la sangre y se deja acumular en las células cancerosas por algunos días. Luego un tipo especial de rayo láser se enfoca en el revestimiento interno de la vejiga a través del cistoscopio. La luz cambia el medicamento en las células cancerosas en una nueva sustancia química que puede destruirlas.

La ventaja de la terapia fotodinámica es que puede destruir células cancerosas con muy poco daño a las células normales adyacentes. Una desventaja es que la sustancia química tiene que activarse mediante la luz, y por eso, sólo se pueden tratar de esta manera cánceres localizados cerca de la superficie del revestimiento de la vejiga. La luz no puede alcanzar los cánceres que han crecido más profundamente en la pared de la vejiga o se han propagado a otros órganos.

El efecto secundario principal de la PDT es una sensibilidad intensa a la luz solar que puede durar por varias semanas después de la terapia. Incuso pequeñas cantidades de luz solar pueden causar quemaduras graves en un corto periodo de tiempo. Por lo tanto, resulta muy importante tomar precauciones mientras se recibe este tratamiento.

Puede leer más sobre esta clase de tratamiento en nuestro documento Photodynamic Therapy.

Terapias dirigidas

A medida que los investigadores aprenden más sobre algunos de los cambios en las células de la vejiga que causan que se transformen en cancerosas, ellos han comenzado a desarrollar medicamentos para combatir estos cambios. Estos nuevos medicamentos dirigidos funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Puede que los medicamentos dirigidos funcionen en algunos casos cuando los medicamentos de quimioterapia no sean eficaces, y suelen causar diferentes efectos secundarios (a menudo menos graves).

Muchos de los medicamentos dirigidos ya están siendo utilizados para tratar otros tipos de cáncer. Actualmente, también se estudia el uso de algunos de estos medicamentos contra el cáncer de vejiga, incluyendo sunitinib (Sutent®), lapatinib (Tykerb®), erlotinib (Tarceva®), trastuzumab (Herceptin®), y panitumumab (Vectibix®).

Otros medicamentos actúan contra los vasos sanguíneos que permiten que los tumores crezcan. Estos medicamentos se conocen como medicamentos antiangiogénesis. Algunos de estos incluyen el bevacizumab (Avastin®), el sorafenib (Nexavar®), cabozantinib (Cometriq®) y el pazopanib (Votrient®), los cuales ya se están usando para tratar algunos otros tipos de cáncer. Actualmente, se estudia el uso de estos medicamentos contra el cáncer de vejiga, usualmente combinado con quimioterapia.

En estudios clínicos, también se están estudiando muchos otros nuevos medicamentos dirigidos.

Terapia genética

La terapia genética (agregar o cambiar los genes actuales del interior de las células cancerosas u otras células en el cuerpo) es otro nuevo método de tratamiento que se está probando para el cáncer de vejiga. Uno de estos métodos usa virus especiales que han sido modificados en el laboratorio. El virus modificado es inyectado en la vejiga e infecta a las células cancerosas. Cuando esta infección ocurre, el virus inyecta un gen en las células para el GM-CSF, una hormona del sistema inmunológico (citocina) que puede ayudar a las células del sistema inmunológico a atacar el cáncer. Este y otros métodos de terapia genética aún están en sus etapas iniciales de desarrollo.


Fecha de última actualización: 05/19/2014
Fecha de último cambio o revisión: 05/19/2014