Resumen sobre el cáncer de vejiga

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de vejiga TEMAS

Radioterapia para el cáncer de vejiga

La radioterapia es un tratamiento que usa rayos de alta energía (como los rayos X) para eliminar las células cancerosas o encoger los tumores. El tipo de radiación que se usa con más frecuencia para tratar el cáncer de vejiga usa radiación desde fuera del cuerpo hacia el cáncer.

Antes de iniciar el tratamiento, se toman cuidadosamente medidas para determinar los ángulos correctos para emitir los haces de radiación, y las dosis adecuadas de radiación. El tratamiento es muy similar a la radiografía, pero la dosis es más intensa. El tratamiento en sí dura sólo unos minutos y no causa ningún dolor. Sin embargo, el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más. Con más frecuencia, los tratamientos de radiación se administran 5 días a la semana por varias semanas.

La radiación se puede emplear:

  • Como parte del tratamiento para el cáncer de vejiga en etapa temprana, después de una cirugía.
  • Como parte del tratamiento principal para personas con cánceres en etapas tempranas que no pueden someterse a cirugía.
  • Como parte del tratamiento para cánceres de vejiga avanzados.
  • Para ayudar a prevenir o tratar los síntomas causados por cánceres de vejiga avanzados.

A menudo, la radiación se combina con quimioterapia para ayudar a mejorar su eficacia.

Efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios de la radiación dependen de la dosis administrada y la región del cuerpo que recibe el tratamiento. Estos efectos tienden a empeorar si la quimioterapia se administra con radiación. Los efectos secundarios pueden incluir:

  • Cambios en la piel de las áreas que reciben radiación que van desde algo como enrojecimiento hasta ampollas y llagas.
  • Náuseas y vómitos
  • Síntomas de la vejiga, como ardor o dolor al orinar, sensación de tener que orinar a menudo, o sangre en la orina.
  • Diarrea
  • Cansancio
  • Bajos recuentos sanguíneos, lo que puede causar cansancio, propensión a moretones o sangrados, o riesgo aumentado de infección.

Estos problemas desaparecen por lo general al finalizar el tratamiento. Algunas personas pueden presentan efectos secundarios a largo plazo, tal como problemas para aguantar la orina, sangre en la orina, o dolor al orinar. Si usted presenta efectos secundarios, debe informarlo a su doctor. A menudo hay maneras de ayudar.

Para más información sobre radioterapia, lea nuestro documento titulado Radiación: una guía para pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 07/30/2014
Fecha de último cambio o revisión: 07/30/2014