Cáncer de vesícula biliar

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Conocemos qué causa el cáncer de vesícula biliar?

Algunos investigadores han encontrado que varios factores de riesgo hacen que una persona sea más propensa a padecer cáncer de vesícula biliar (Consulte la sección anterior “¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de vesícula biliar?”). Los investigadores están comenzando a comprender cómo algunos de estos factores de riesgo podrían causar cáncer de vesícula biliar.

La inflamación crónica de la vesícula biliar es un vínculo común entre muchos de los factores de riesgo para el cáncer de vesícula biliar. Por ejemplo, cuando alguien presenta cálculos biliares, la vesícula biliar podría liberar la bilis con mayor lentitud. Esto significa que las células en la vesícula biliar quedan expuestas a los químicos en la bilis por más tiempo de lo normal. Esto podría causar irritación e inflamación.

En otro ejemplo, ciertas anomalías en los conductos que conducen los líquidos desde la vesícula biliar y el páncreas hasta el intestino delgado podrían permitir que los jugos del páncreas fluyan de vuelta (reflujo) a la vesícula biliar y a los conductos biliares. Este reflujo de jugos pancreáticos podría inflamar y estimular el crecimiento de las células que revisten la vesícula biliar y los conductos biliares, lo que podría aumentar el riesgo de cáncer de vesícula biliar.

Los científicos han comenzado a comprender cómo los factores de riesgo, tal como la inflamación, podrían causar ciertos cambios en el ADN de las células, ocasionando que crezcan de forma anormal, produciendo así el cáncer. El ADN es el químico en cada una de nuestras células que conforma nuestros genes (las instrucciones sobre cómo estas células deben funcionar). Por lo general, nos asemejamos a nuestros padres porque de ellos proviene nuestro ADN. Sin embargo, el ADN afecta algo más que nuestra apariencia.

Algunos genes controlan cuándo las células crecen, se dividen en nuevas células y mueren. A los genes que ayudan a las células a crecer, dividirse y a mantenerse vivas se les denominan oncogenes. Los genes que desaceleran la división celular o que causan que las células mueran en el momento oportuno se llaman genes supresores de tumores. Los cánceres pueden ser causados por cambios en el ADN (mutaciones) que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores. Por lo general, es necesario que ocurran cambios en varios genes diferentes para que una célula se torne cancerosa.

Algunas personas heredan mutaciones del ADN de sus padres, lo cual incrementa considerablemente el riesgo de ciertos cánceres. Sin embargo, no se cree que las mutaciones genéticas hereditarias causen muchos cánceres de vesícula biliar.

Las mutaciones genéticas asociadas con el cáncer de vesícula biliar son usualmente adquiridas durante la vida en lugar de ser hereditarias. Por ejemplo, los cambios adquiridos en el gen supresor de tumores TP53 se encuentran en muchos de los casos de cáncer de vesícula biliar. Otros genes que pueden desempeñar un papel en los cánceres de vesícula biliar incluyen KRAS, BRAF, CDKN2 y HER2. Algunos de los cambios genéticos que conducen a cáncer de vesícula biliar podrían ser causados por inflamación crónica. No obstante, a veces se desconoce qué causa estos cambios. Muchos cambios genéticos podrían ser solo eventos aleatorios que algunas veces ocurren en el interior de una célula, sin que haya una causa externa.


Fecha de última actualización: 11/20/2014
Fecha de último cambio o revisión: 11/20/2014