Cáncer de vesícula biliar

+ -Text Size

Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas TEMAS

¿Cómo se clasifica por etapas el cáncer de vesícula biliar?

La etapa o estadio de un cáncer describe cuán lejos se ha propagado la enfermedad. La etapa del cáncer de vesícula biliar es uno de los factores más importante para seleccionar las opciones de tratamiento y estimar el pronóstico (perspectiva) de un paciente.

La etapa se puede determinar mediante los resultados del examen físico, los estudios por imágenes (ecografía, CT, MRI, etc.), otras pruebas que se describen en la sección “¿Cómo se diagnostica el cáncer de vesícula biliar?” y por los resultados de la cirugía si ésta fue realizada.

Sistema TNM del American Joint Committee on Cancer (AJCC)

Un sistema de clasificación por etapas es una manera convencional que el equipo de profesionales que atiende el cáncer tiene para describir la extensión de un cáncer. El sistema principal de clasificación por etapas utilizado para describir las etapas del cáncer de vesícula biliar es el sistema TNM de la American Joint Committee on Cancer (AJCC). Este sistema también se usa para clasificar por etapas los cánceres que se originan en el conducto cístico (el tubo que transporta bilis desde la vesícula biliar). El sistema TNM se basa en tres piezas clave de información:

  • La letra T describe cuán lejos el tumor primario ha crecido hacia la pared de la vesícula biliar y si ha crecido hacia otros órganos o tejidos cercanos.
  • La letra N describe si el cáncer se ha propagado a ganglios (nódulos) linfáticos cercanos (regionales) (grupos en forma de fríjol de células del sistema inmunológico localizados por todo el cuerpo).
  • La M indica si el cáncer ha hecho metástasis (se ha propagado) a otros órganos del cuerpo (los sitios de propagación más comunes del cáncer de vesícula biliar son el hígado, los pulmones y el peritoneo, es decir, el revestimiento de la cavidad abdominal).

Los números y las letras después de la T, N y M proporcionan más detalles sobre cada uno de estos factores.

La pared de la vesícula biliar tiene tres capas. Desde el interior hacia afuera, éstas son:

  • El epitelio, una capa fina de células localizada en el lugar más cercano al interior de la vesícula biliar.
  • La lámina propia, una capa fina de tejido conectivo suelto (el epitelio más la lámina propia forman la mucosa).
  • La muscularis, una capa de tejido muscular que ayuda a la vesícula biliar a contraerse, lo que fuerza a la bilis a entrar en el conducto biliar.
  • Tejido fibroso perimuscular (“alrededor del músculo”), otra capa de tejido conectivo.
  • La serosa, la capa más externa de la vesícula biliar que proviene del peritoneo, que es el revestimiento de la cavidad abdominal.

Prácticamente, todos los cánceres de vesícula biliar comienzan en el epitelio (la pared interior de la vesícula biliar). Con el transcurso del tiempo, los cánceres crecen a través de las diversas capas de la vesícula biliar hacia fuera de la misma. También pueden crecer hasta llenar alguna parte o todo el espacio dentro de la vesícula biliar al mismo tiempo. Si un tumor crece a través de la pared de la vesícula biliar, este puede invadir (crecer hacia) los órganos cercanos, tales como el hígado, o puede entrar en los vasos sanguíneos o linfáticos localizados dentro de la pared de la vesícula biliar y propagarse a los ganglios linfáticos, al hígado y a otras partes del cuerpo.

Grupos T para el cáncer de vesícula biliar

TX: no se puede evaluar la extensión del tumor primario.

T0: no existe evidencia de tumor primario.

Tis: las células del cáncer sólo se encuentran en el epitelio (la capa interna de la vesícula biliar), y no han crecido hacia las capas más profundas de la vesícula biliar. A esta etapa también se conoce como carcinoma in situ.

T1: el tumor crece hacia la lámina propia o la capa muscular (muscularis).

  • T1a: el tumor crece hacia la lámina propia.
  • T1b: el tumor ha crecido hacia la muscularis.

T2: el tumor creció hacia el tejido fibroso perimuscular.

T3: el tumor creció a través de la serosa (la capa más externa de la vesícula biliar) y/o creció desde la vesícula biliar directamente al hígado y/o a otra estructura cercana, tal como el estómago, el duodeno (la primera parte del intestino delgado), el colon, el páncreas, o las vías biliares fuera del hígado.

T4: el tumor creció hacia uno de los vasos sanguíneos principales que conducen al hígado (la vena porta o la arteria hepática) o ha crecido hacia dos o más estructuras fuera del hígado.

Grupos N para el cáncer de vesícula biliar

NX: no se pueden evaluar los ganglios linfáticos adyacentes (regionales).

N0: el cáncer no se ha propagado a los ganglios linfáticos cercanos.

N1: el cáncer se propagó a los ganglios linfáticos cercanos a la vesícula biliar, tal como a aquellos que están a lo largo del conducto cístico, el conducto colédoco, la arteria hepática y la vena porta.

N2: el cáncer se propagó a los ganglios linfáticos en el abdomen que están lejanos a la vesícula biliar, tal como los ganglios linfáticos que se extienden a lo largo de la aorta (periaórtico), la vena cava (pericaval) y la arteria mesentérica superior y el tronco celíaco.

Grupos M para el cáncer de vesícula biliar

M0: el cáncer no se ha propagado a los tejidos u órganos distantes de la vesícula biliar.

M1: el cáncer se ha propagado a los tejidos u órganos distantes de la vesícula biliar.

Agrupación de las etapas

Una vez que se han determinado las categorías T, N y M, esta información se combina en un proceso llamado agrupamiento por etapas. La etapa se expresa como etapa 0 (la menos avanzada) o como números romanos hasta la etapa IV (la más avanzada). Algunas etapas se subdividen con letras.

Etapa 0: Tis, N0, M0: solo existe un pequeño cáncer en la capa epitelial de la vesícula biliar (Tis). No se ha propagado fuera de la vesícula biliar.

Etapa I: T1(a o b), N0, M0: el tumor crece hacia la lámina propia (T1a) o la capa muscular (T1b). No se ha propagado fuera de la vesícula biliar.

Etapa II: T2, N0, M0: el tumor creció hacia el tejido fibroso perimuscular (T2). No se ha propagado fuera de la vesícula biliar.

Etapa IIIA: T3, N0, M0: el tumor se extiende a través de la serosa (la capa exterior de la vesícula biliar) y/o crece directamente hacia el hígado y/o a otra estructura cercana (T3). No se ha propagado a los ganglios linfáticos cercanos (N0) ni a tejidos u órganos distantes a la vesícula biliar (M0).

Etapa IIIB: T1 a T3, N1, M0: el tumor no ha crecido hacia los vasos sanguíneos principales que van hacia el hígado ni ha alcanzado más de un órgano cercano aparte del hígado (T1 a T3), pero ha alcanzado los ganglios linfáticos cercanos (N1). El cáncer no se ha propagado a los tejidos ni a órganos distantes a la vesícula biliar (M0).

Etapa IVA: T4, N0 o N1, M0: el tumor crece hacia los vasos sanguíneos principales que van hacia el hígado o ha alcanzado más de un órgano cercano además del hígado (T4). Puede o no haberse propagado a los ganglios linfáticos adyacentes (N0 o N1). El cáncer no se ha propagado a los tejidos ni a órganos distantes a la vesícula biliar (M0).

Etapa IVB: aplica uno de lo siguiente:

Cualquier T, N2, M0 el tumor principal puede o no haberse propagado fuera de la vesícula biliar. Se ha propagado a los ganglios linfáticos lejanos a la vesícula biliar (N2). El cáncer no se ha propagado a los tejidos ni a órganos distantes a la vesícula biliar (M0).

O

Cualquier T, cualquier N, M1: el tumor principal podría o no haberse propagado fuera de la vesícula biliar. Podría o no haberse propagado a los ganglios linfáticos. El tumor se ha propagado a los tejidos u órganos distantes de la vesícula biliar (M1).

Cáncer de vesícula biliar resecable frente a cáncer de vesícula biliar no resecable

El sistema de clasificación AJCC provee un resumen detallado de cuán lejos se ha propagado el cáncer. No obstante, para propósitos de tratamiento, a menudo los médicos usan un sistema de clasificación más sencillo, el cual divide a los cánceres basándose en la probabilidad de que puedan ser extraídos mediante cirugía (resecados):

  • Los cánceres resecables son aquellos que los médicos consideran que se pueden extirpar completamente mediante cirugía.
  • Los cánceres no resecables se han propagado muy lejos o están en un lugar donde resulta muy difícil removerlos totalmente mediante cirugía.

En términos generales, los cánceres en la etapa I y II, y algunos en etapa III, son potencialmente resecables. No obstante, otros factores, como si la persona está lo suficientemente saludable para la cirugía, pueden afectar si la cirugía es una buena opción de tratamiento.

Lamentablemente, sólo un pequeño número de cánceres de vesícula biliar son resecables al momento de ser encontrados.

Asignación de grado del cáncer de vesícula biliar

Otro factor que puede afectar el pronóstico del paciente es el grado del cáncer. El grado describe cuán parecido es el cáncer al tejido normal de la vesícula biliar cuando se observa en un microscopio.

La escala utilizada para clasificar por grados a los cánceres de vesícula biliar va desde G1 (donde el cáncer se parece mucho al tejido normal de la vesícula biliar) hasta G4 (donde el cáncer luce muy anormal). Los grados G2 y G3 están en algún lugar intermedio.

Por lo general, los cánceres de bajo grado tienen menos probabilidad de crecer y propagarse rápidamente en comparación con los cánceres de alto grado, además suelen tener un mejor pronóstico. Los cánceres de grado intermedio tienen una apariencia y un pronóstico entre los cánceres de bajo y de alto grado.


Fecha de última actualización: 11/24/2014
Fecha de último cambio o revisión: 11/24/2014