Cáncer de vesícula biliar

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de vesícula biliar TEMAS

Opciones de tratamiento según la extensión del cáncer de vesícula biliar

La extensión del cáncer de vesícula biliar es un factor importante para determinar las opciones de tratamiento. Los médicos usan el sistema TNM para clasificar formalmente el cáncer por etapas (como se describe en “¿Cómo se clasifica por etapas el cáncer de vesícula biliar?”). Sin embargo, para propósitos de tratamiento, los médicos dividen usualmente los cánceres de vesícula biliar en dos grupos:

  • Los cánceres resecables son aquellos que los médicos creen se pueden remover completamente mediante cirugía, según los resultados de los estudios por imágenes y otras pruebas.
  • Los cánceres no resecables se han propagado muy lejos o están en un lugar donde resulta muy difícil removerlos totalmente mediante cirugía.

En general, algunos cánceres que no se han propagado fuera de la vesícula biliar aún se pueden tratar con cirugía, a menos que el cáncer se haya propagado a los principales vasos sanguíneos. Si, por ejemplo, el cáncer sólo ha invadido el hígado en un área, y no a mucha profundidad, es posible extirpar todo el cáncer quirúrgicamente. Por otro lado, si el cáncer se ha propagado a ambos lados del hígado, al revestimiento de la cavidad abdominal, a órganos localizados a distancia de la vesícula biliar, o si rodea una vena sanguínea principal, puede que la cirugía no logre extirparlo todo.

En términos de etapas, los cánceres en la etapa I y II y algunos en etapa III pueden ser resecables. Aun así, otros factores, como si la persona está lo suficientemente saludable para la cirugía, pueden afectar si esta opción es buena.

También la manera en que se descubrió el cáncer puede afectar las opciones de tratamiento. Por ejemplo, algunos cánceres se pueden encontrar mediante estudios por imágenes antes de la cirugía, mientras que otros se pudieron haber descubierto sólo después de realizar la cirugía para tratar otra afección, tal como cálculos biliares.

Si se sospecha o diagnostica cáncer de vesícula biliar, es una buena idea que consulte con un cirujano con experiencia en el tratamiento de este tipo de cáncer. Debido a que el cáncer de vesícula biliar no es común, no todos los cirujanos tienen las destrezas que se necesitan para las operaciones más extensas empleadas para tratar este cáncer.

Independientemente de la etapa del cáncer, resulta muy importante que usted entienda el objetivo del tratamiento antes de comenzarlo, ya sea para tratar de curar el cáncer o para ayudar a aliviar los síntomas, así como la probabilidad de beneficios y riesgos. Esto puede ayudarle a tomar una decisión basada en información cuando analice sus opciones de tratamiento.

Cánceres de vesícula biliar potencialmente resecables

Estos cánceres están en etapas más tempranas, y los médicos creen que se pueden remover totalmente mediante cirugía. El tratamiento de estos cánceres depende en parte de cómo se encontraron inicialmente.

Cáncer que se encuentra después de cirugía que se realiza para otro problema de la vesícula biliar

Algunos cánceres de vesícula biliar son encontrados después de una colecistectomía simple (ya sea laparoscópica o abierta) cuando la vesícula biliar se extirpa para tratar cálculos biliares o inflamación crónica. La vesícula biliar luego se observa con un microscopio en el laboratorio. Es en este momento que se descubre el cáncer. Por lo general, son cánceres en etapa temprana. Si se confirma que el cáncer sólo está en etapa T1a, y no hay signos de propagación fuera de la vesícula biliar, puede que no sea necesario más tratamiento, ya que existe una buena probabilidad de que se removió todo el cáncer.

Si se descubre que el cáncer está más extenso dentro de la vesícula biliar (T1b o más), se realizarán otras pruebas para saber si quedó cualquier cáncer en el cuerpo y determinar si es resecable. Estos estudios pueden incluir CT o MRI y una laparoscopia para la estadificación.

Si después de las pruebas se cree que el cáncer es resecable, se realizará una operación más extensa para remover parte del hígado, los ganglios linfáticos adyacentes, y posiblemente partes del conducto biliar. (Si la cirugía inicial fue una colecistectomía laparoscópica, también se puede remover la piel que rodea los lugares de la incisión original). A esto le puede seguir quimioterapia (quimio), con o sin radiación, para tratar de prevenir que el cáncer regrese, aunque no está claro cuán beneficioso es esto.

Si los estudios por imágenes o la laparoscopia para la estadificación muestran que el cáncer no es resecable, el tratamiento será el mismo que se describe para los cánceres no resecables.

Cáncer que se encuentra durante de cirugía que se realiza para otro problema de la vesícula biliar

En algunos casos, el cáncer de vesícula biliar se puede descubrir durante una colecistectomía simple. El cirujano puede encontrar áreas que lucen sospechosas de cáncer durante la operación y puede enviar muestras al laboratorio para ser examinadas rápidamente. Las células cancerosas se pueden observar en las muestras mientras se continúa con la operación.

Si el cirujano tiene experiencia en el tratamiento de cáncer de vesícula biliar y cree que el cáncer es resecable, él o ella puede cambiar la operación a una más extensa llamada colecistectomía extendida (Lea la sección “Cirugía para cáncer de vesícula biliar”).

Si el cirujano no tiene experiencia en el tratamiento de cáncer de vesícula biliar o no está seguro si el cáncer es resecable, se puede suspender la operación en este momento. Entonces, se realizarán otras pruebas para buscar cualquier cáncer remanente en el cuerpo y para determinar si es o no resecable. Estos estudios pueden incluir CT o MRI y una laparoscopia para la estadificación.

Si después de las pruebas se cree que el cáncer es resecable, se realizará una operación más extensa para remover parte del hígado, los ganglios linfáticos adyacentes, y posiblemente partes del conducto biliar. A esto le puede seguir quimioterapia, con o sin radiación, para tratar de prevenir que el cáncer regrese, aunque no está claro cuán beneficioso es esto.

Si los estudios por imágenes o la laparoscopia para la estadificación muestran que el cáncer no es resecable, el tratamiento será el mismo que se describe para los cánceres no resecables.

Cáncer que se encuentra en los estudios por imágenes o debido a síntomas

En otros casos, se puede sospechar el cáncer de vesícula biliar debido a que una persona presenta síntomas, tal como ictericia. Entonces los estudios por imágenes pueden detectar áreas en o cerca de la vesícula biliar donde se sospecha que hay cáncer. Se pueden hacer más estudios por imágenes y una laparoscopia para la estadificación para examinar cualquier otra área donde se sospecha cáncer en el cuerpo. Estos estudios pudieran ayudar al médico a determinar si esas áreas son cáncer y si éste es o no resecable.

Si se cree que el cáncer es resecable y el paciente está lo suficientemente saludable para someterse a cirugía, el tratamiento preferido es una colecistectomía extendida (extirpación de la vesícula biliar, parte del hígado, los ganglios linfáticos cercanos, y posiblemente el conducto biliar y otros órganos adyacentes). Si el paciente presenta ictericia antes de la cirugía, se puede colocar primero un stent o un catéter en el conducto biliar para permitir que la bilis fluya. Esto puede ayudar a aliviar los síntomas por algunos días, y puede hacer que la persona esté lo suficientemente saludable como para someterse a la cirugía. Después de la cirugía, los médicos pueden recomendar quimioterapia, con o sin radiación, para tratar de reducir la probabilidad de que el cáncer regrese, aunque no está claro cuán beneficioso es esto.

Si los estudios por imágenes o la laparoscopia para la estadificación muestran que es probable que sea cáncer, pero que no es resecable, se puede hacer una biopsia para confirmar el diagnóstico. El tratamiento entonces será el mismo que se describe para los cánceres no resecables.

Cánceres de vesícula biliar no resecables

Si el médico cree que la cirugía no es una buena opción (por ejemplo, debido al tamaño o la localización del cáncer o debido al estado de salud general de la persona), el tratamiento usualmente se debe enfocar en tratar de controlar el cáncer. Esto puede ayudar con síntomas y puede ayudar a las personas a vivir por más tiempo. El tratamiento con radioterapia, quimioterapia, o ambas, puede ser útil para algunas personas.

Para aquellas que presentan ictericia debido a un bloqueo del conducto biliar, se puede colocar un stent o un catéter en el conducto para permitir que la bilis fluya. Si es necesario, una cirugía para desviar el conducto biliar puede ser una opción si la persona es lo suficientemente saludable. Desbloquear la vía biliar es a menudo el primer tratamiento paliativo que se realiza, antes de comenzar otros tratamientos como quimioterapia.

Para las personas que presentan dolor, es posible que sea útil la radioterapia, las inyecciones de alcohol a los nervios que rodean la vesícula biliar y los medicamentos contra el dolor.

Debido a que estos cánceres pueden ser muy difíciles de tratar con las opciones actuales, quizás algunas personas quieran considerar la participación en un estudio clínico de nuevos tratamientos.

Cáncer recurrente de vesícula biliar

Al cáncer se le llama recurrente cuando reaparece después del tratamiento. La recurrencia puede ser local (en o cerca del mismo lugar donde comenzó) o distante (propagación a órganos tal como los pulmones o los huesos). Si el cáncer regresa después del tratamiento inicial, el tratamiento adicional depende de dónde recurre el cáncer, del tipo de tratamiento que se utilizó previamente y del estado general de salud del paciente. En pocas ocasiones, el cáncer puede recurrir en una pequeña área cercana al lugar donde comenzó. En este caso, una cirugía para tratar de removerlo (quizás seguida de quimioterapia, radioterapia, o ambas) pudiera ser una opción. Sin embargo, en la mayoría de los casos, el cáncer recurrente no es resecable y se trata como se describió anteriormente.

Por lo general, el cáncer recurrente de vesícula biliar es difícil de tratar. Por lo tanto, los pacientes tal vez quieran considerar la participación en un estudio clínico de nuevos tratamientos.


Fecha de última actualización: 07/29/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/06/2014