Cáncer de vesícula biliar

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de vesícula biliar TEMAS

Radioterapia para el cáncer de vesícula biliar

La radioterapia utiliza rayos de alta energía (por ejemplo, rayos X) o partículas atómicas para destruir las células cancerosas. Existen diferentes clases de radioterapia.

Para el cáncer de vesícula biliar, se usa una máquina para crear un haz de rayos X o partículas dirigidas al cáncer. Esto se conoce como radioterapia de haz externo.

Antes de iniciar el tratamiento, el equipo de radiación cuidadosamente tomará medidas para determinar los ángulos correctos para emitir los haces de radiación, y las dosis adecuadas de radiación. El tratamiento es muy similar a la radiografía, pero la radiación es más intensa. El procedimiento en sí no es doloroso. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más tiempo. Con más frecuencia, los tratamientos de radiación se administran 5 días a la semana por varias semanas.

Las técnicas más nuevas ahora permiten a los médicos tratar los cánceres de vesícula biliar con más precisión mientras se reduce la exposición de radiación a los tejidos sanos adyacentes. Estas técnicas podrían aumentar las tasas de éxito y ayudar a reducir los efectos secundarios.

Radioterapia conformada en 3D (3D-CRT): utiliza computadoras especiales para determinar con precisión la ubicación del tumor(s). Los rayos de la radiación son entonces configurados y dirigidos al tumor(s) desde varias direcciones, lo que hace menos probable que haya daños a los tejidos normales.

Radioterapia de intensidad modulada: la radioterapia de intensidad modulada (intensity modulated radiation therapy, IMRT) es una forma avanzada de terapia tridimensional. Esta técnica emplea una máquina controlada por una computadora que se mueve alrededor del paciente a medida que emite la radiación. Además de configurar los rayos y dirigirlos al cáncer desde varios ángulos, la intensidad (fuerza) de los rayos puede ser ajustada para limitar la dosis que llega a los tejidos normales más sensibles. Esto permite que los médicos suministren una dosis incluso más elevada en las áreas con cáncer.

Usos de radioterapia

La terapia por radiación puede utilizarse de varias formas para tratar el cáncer de vesícula biliar.

  • Después de remover el cáncer con cirugía: se puede usar radiación para tratar de eliminar cualquier cáncer que pudo haber quedado después de la cirugía y que era tan pequeño que no se podía ver a simple vista. A esto se le conoce como terapia adyuvante. A menudo, la radioterapia se administra junto con un medicamento de quimioterapia llamado 5-fluorouracilo (5-FU) o capecitabina que puede hacer la radiación más eficaz. Administrar quimioterapia y radiación al mismo tiempo se conoce como quimioradiación. Algunos estudios han demostrado que administrar quimioradiación después de la cirugía puede ayudar a los pacientes a vivir más tiempo, especialmente en aquellos con cáncer que se ha propagado a los ganglios linfáticos.
  • Como parte de una terapia principal para algunos cánceres avanzados: la radioterapia también se puede utilizar como terapia principal en algunos pacientes cuyo cáncer no es resecable, pero que se ha propagado ampliamente por el cuerpo. Con mayor frecuencia, se administra con quimioterapia (quimioradiación). El tratamiento en este caso no cura el cáncer, pero puede ayudar a los pacientes a vivir por más tiempo. Se necesita más investigación para determinar cuán útil es esa terapia y para saber la mejor manera para administrarla.
  • Como terapia paliativa: la radioterapia se utiliza con frecuencia para ayudar a aliviar síntomas cuando el cáncer está demasiado avanzado como para que pueda curarse. Puede utilizarse para aliviar el dolor u otros síntomas, al reducir el tamaño de los tumores que bloquean el paso de la sangre o de la bilis, o que están presionando algunos nervios.

Posibles efectos secundarios de la radioterapia

Los efectos secundarios de la radioterapia pueden incluir problemas en la piel, parecidos a quemaduras por el sol, en el área donde se dirige la radiación al cuerpo, náusea, vómito, diarrea, cansancio y poco apetito. A menudo éstos desaparecen después del tratamiento. Cuando se administra radiación con quimioterapia, a menudo los efectos secundarios empeoran. Pregunte a su médico o enfermera cuáles efectos secundarios debe esperar y cómo podría prevenirlos o aliviarlos.

Para más información sobre radioterapia, lea nuestro documento titulado Radiación: una guía para pacientes y sus familias.


Fecha de última actualización: 11/20/2014
Fecha de último cambio o revisión: 11/20/2014