+ -Text Size

Siempre hay investigaciones que están llevándose a cabo en el área del cáncer colorrectal. Los científicos están buscando las causas y las formas de prevenir el cáncer colorrectal, mejores maneras para detectarlo temprano, así como las formas de mejorar los tratamientos. A continuación se presentan algunos ejemplos de la investigación actual.

Reducción del riesgo de cáncer colorrectal

Muchos estudios buscan identificar las causas del cáncer colorrectal, con la esperanza de utilizar este conocimiento para ayudar a prevenirlo.

Otros estudios están analizando si ciertos tipos de dietas, suplementos dietéticos o medicamentos pueden reducir el riesgo de una persona de padecer cáncer colorrectal. Por ejemplo, muchos estudios han demostrado que la aspirina y los analgésicos similares podrían ayudar a reducir el riesgo de cáncer colorrectal, pero estos medicamentos a veces pueden causar efectos secundarios graves. Los investigadores están intentando determinar si hay algunos grupos de personas para quienes los beneficios superarían los riesgos.

Pruebas de detección temprana

Los médicos están buscando mejores formas de descubrir el cáncer colorrectal temprano mediante el mejoramiento de las formas existentes y el estudio de nuevos tipos de pruebas de detección.

Pruebas de laboratorio para predecir riesgo de recurrencia de cáncer

Las pruebas de laboratorio (incluyendo Oncotype Dx® Colon Cancer Assay, ColoPrint®, and ColDx) se han desarrollado para ayudar a predecir qué pacientes tienen un riesgo más alto de que su cáncer colorrectal regrese después del tratamiento. Las pruebas determinan esto mediante el análisis de la actividad de muchos genes diferentes dentro de las células del cáncer colorrectal. Hasta el momento, sin embargo, ninguna de estas pruebas ha demostrado que ayude a predecir qué personas podrían beneficiarse de la quimioterapia u otros tratamientos.

Pruebas para ayudar a clasificar por etapas el cáncer colorrectal

Los investigadores han desarrollado una prueba que puede encontrar áreas de cáncer de colon propagado en los ganglios linfáticos cercanos que no se habrían encontrado con las pruebas utilizadas normalmente. Esta prueba detecta un tipo de RNA que se encuentra en algunas células cancerosas del colon, pero no en células normales de los ganglios linfáticos. Esto puede ayudar a identificar a los pacientes que tienen una etapa más avanzada de cáncer de colon de la que originalmente se sospechaba, y quiénes podrían beneficiarse de la quimioterapia después de la cirugía.

Tratamiento

Los investigadores están buscando constantemente mejores formas de tratar el cáncer colorrectal.

Nuevas técnicas quirúrgicas

Los cirujanos continúan mejorando sus técnicas quirúrgicas para los cánceres colorrectales. Actualmente, los cirujanos comprenden mejor qué hace que una cirugía colorrectal tenga más probabilidades de ser exitosa, tal como el asegurarse de que se extirpe el número suficiente de ganglios linfáticos durante la operación.

La cirugía laparoscópica se hace por medio de varias incisiones pequeñas en el abdomen en lugar de una incisión grande, y se está usando más ampliamente para algunos cánceres de colon y de recto. Este enfoque generalmente permite a los pacientes recuperarse más rápidamente, con menos dolor después de la operación, y parece ser casi tan eficaz como la cirugía convencional.

Cuando se realiza una cirugía robótica, el cirujano se sienta en un panel de control y opera con mucha precisión unos brazos robóticos para realizar la cirugía. También se estudia este tipo de cirugía para determinar si es tan eficaz como la cirugía convencional.

Quimioterapia

La quimioterapia es una parte importante del tratamiento para muchas personas con cáncer colorrectal, y los médicos tratan constantemente de que sea más eficaz y más segura. Se han probado diferentes métodos en estudios clínicos, incluyendo:

  • Probar nuevos medicamentos de quimioterapia (como el trifluridina y el tipiracil) o medicamentos que ya se estaban usando contra otros cánceres (como el cisplatino o la gemcitabina)
  • Buscar nuevas maneras de combinar los medicamentos que ya se sabe presentan actividad contra el cáncer colorrectal, como el irinotecán o el oxaliplatino, a fin de aumentar su eficacia
  • Estudiar mejores maneras de combinar la quimioterapia con la radioterapia, las terapias dirigidas y/o con la inmunoterapia

Terapia dirigida

Los medicamentos de terapia dirigida funcionan de distinta manera que los medicamentos de la quimioterapia convencional, ya que afectan partes específicas de las células cancerosas que las diferencian de las células normales. Varios medicamentos de terapia dirigida ya se han usado para tratar el cáncer colorrectal. Los médicos continúan estudiando la mejor manera de administrar estos medicamentos para que sean más eficaces. También continúan la búsqueda de nuevos medicamentos de terapia dirigida.

Las terapias dirigidas actualmente se usan para tratar los cánceres colorrectales avanzados, aunque los estudios más recientes están evaluando el uso de estas terapias junto con quimioterapia en cánceres que se encuentran en etapas más iniciales como parte de la terapia adyuvante para ver si pueden reducir aún más el riesgo de recurrencia.

Inmunoterapia

Un área interesante de investigación es el campo de la inmunoterapia, la cual es un tratamiento que utiliza el propio sistema inmunitario para combatir el cáncer.

Inhibidores de puestos de control inmunitarios: una parte importante del sistema inmunitario es su capacidad de evitar atacar a las células normales en el cuerpo. Para hacer esto, el sistema inmunitario utiliza “puestos de control” que son moléculas en las células inmunitarias que necesitan ser activadas [o desactivadas] para iniciar una respuesta inmunitaria. En ocasiones, las células cancerosas usan estos puestos de control para evitar ser atacadas por el sistema inmunitario.

Los nuevos medicamentos que se dirigen a moléculas de puestos de control, tal como PD-1, tienen un futuro muy prometedor como tratamientos contra el cáncer. Desafortunadamente, los primeros estudios de algunos de estos medicamentos contra el cáncer colorrectal no dieron lugar a muchas respuestas al tratamiento. Sin embargo, se ha descubierto que los cánceres colorrectales que tienen cambios genéticos conocidos como inestabilidad de microsatélites (MSI) tienen más probabilidades de responder al medicamento anti PD-1 llamado pembrolizumab (Keytruda). Actualmente se realiza un estudio abarcador para tratar de confirmar este hallazgo.

Vacunas contra el cáncer: los investigadores están estudiando varias vacunas para tratar el cáncer colorrectal o prevenir que regrese después del tratamiento. Contrario a las vacunas que previenen las enfermedades infecciones, estas vacunas tienen el fin de reforzar la reacción inmunitaria de la persona para combatir al cáncer colorrectal con más eficacia.

Se están estudiando muchos tipos de vacunas. Por ejemplo, algunas vacunas son creadas a partir de la extracción de algunas células del sistema inmunitario (llamadas células dendríticas) de la sangre del paciente para exponerlas a una sustancia en el laboratorio que provocaría que ataquen a las células cancerosas, y luego regresarlas al cuerpo del paciente. Hasta el momento, estos tipos de vacunas sólo están disponibles en estudios clínicos.


Last Medical Review: 10/15/2015
Last Revised: 02/22/2016