Cáncer colorrectal

+ -Text Size

Después del tratamiento TEMAS

¿Qué sucede después del tratamiento del cáncer colorrectal?

Para algunas personas con cáncer colorrectal, el tratamiento puede que remueva o destruya el cáncer. Completar el tratamiento puede causarle tanto tensión como entusiasmo. Usted sentirá alivio de haber completado el tratamiento, aunque aún resulte difícil no preocuparse por el regreso del cáncer, (al regreso del cáncer se le conoce como recurrencia). Ésta es una preocupación muy común entre las personas que han tenido cáncer.

Puede que pase un tiempo antes de que sus temores disminuyan. No obstante, puede que sea útil saber que muchos sobrevivientes de cáncer han aprendido a vivir con esta incertidumbre y hoy día viven vidas plenas. Para más información sobre este tema, por favor, lea nuestro documento disponible en inglés Living with Uncertainty: The Fear of Cancer Recurrence.

En algunas personas, puede que el cáncer nunca desaparezca por completo. Puede que estas personas reciban tratamientos regularmente con quimioterapia, radioterapia, u otras terapias para tratar de ayudar a mantener el cáncer bajo control. Aprender a vivir con un cáncer que no desaparece puede ser difícil y muy estresante, ya que causa incertidumbre. Nuestro documento When Cancer Doesn’t Go Away provee más detalles sobre este tema.

Cuidados posteriores

Aun cuando finaliza el tratamiento, sus médicos todavía querrán estar muy atentos a usted. Es muy importante que acuda a todas sus citas de seguimiento. Durante estas visitas, los médicos le formularán preguntas sobre cualquier problema que tenga y le harán exámenes, análisis de laboratorio, radiografías y estudios por imágenes para determinar si hay signos de cáncer o para tratar efectos secundarios. Casi todos los tratamientos contra el cáncer tienen efectos secundarios. Algunos de ellos pueden durar de unas pocas semanas a meses, pero otros pueden durar el resto de su vida. Éste es el momento de hacerle cualquier pregunta al equipo de atención médica sobre cualquier cambio o problema que usted note, así como hablarle sobre cualquier inquietud que pudiera tener. En cierta medida, la frecuencia de las visitas de seguimiento y las pruebas dependerá de la etapa de su cáncer y de la probabilidad de que regrese.

Es importante mantener el seguro médico. Los estudios y las consultas médicas son costosos, y aunque nadie quiere pensar sobre el regreso de su cáncer, esto podría pasar.

En caso de que el cáncer regrese, nuestro documento When Your Cancer Comes Back: Cancer Recurrence le ofrece información sobre cómo sobrellevar esta etapa de su tratamiento.

Antecedentes médicos y examen físico

Su médico probablemente recomendará que se haga un examen físico cada 3 a 6 meses por los primeros 2 años después del tratamiento, luego cada 6 meses por los próximos años. Puede que las personas que fueron tratadas por cánceres en etapas iniciales requieran exámenes con menos frecuencia.

Colonoscopia

En la mayoría de los casos, su médico recomendará una colonoscopia dentro de un año después de la cirugía. Si los resultados son normales, la mayoría de los pacientes no necesita otra hasta que transcurran 3 años. En caso de que los resultados de ese examen sean normales, entonces a menudo se deben hacer exámenes futuros aproximadamente cada 5 años.

Estudios por imágenes

Si su médico recomienda o no los estudios por imágenes dependerá de la etapa de su enfermedad y de otros factores. Las tomografías computarizadas pueden hacerse regularmente, por ejemplo una vez al año, para aquellos pacientes en alto riesgo de recurrencia, especialmente en los primeros 3 años después del tratamiento. Los estudios se pueden hacer con más frecuencia en las personas a quienes se les extirparon tumores en el hígado o los pulmones.

Análisis de sangre para marcadores tumorales

El antígeno carcinoembrionario (CEA) y el CA 19-9 son sustancias, llamadas marcadores tumorales, que se pueden encontrar en la sangre de algunas personas con cáncer colorrectal. Antes de comenzar el tratamiento, los médicos a menudo verifican los niveles de estos marcadores. Si al principio los niveles están elevados y luego disminuyen a niveles normales después de la cirugía, se pueden verificar nuevamente cuando regrese como parte de la atención de seguimiento. En caso de que el nivel del marcador tumoral esté nuevamente elevado, esto puede ser un signo de que el cáncer ha regresado. Si ésta es la situación, se puede hacer una colonoscopia o estudios por imágenes para tratar de localizar la localización de la recurrencia. Los marcadores tumorales suelen ser más útiles en los primeros 2 años después del tratamiento, cuando es más probable que ocurran las recurrencias. Si los niveles de marcadores tumorales no estuvieron elevados cuando se encontró el cáncer, no son útiles como un signo de que el cáncer regresa.

Si el cáncer recurre en algún momento, el tratamiento adicional dependerá de la localización del cáncer, qué tratamientos ha recibido anteriormente y su estado de salud. Para más información sobre cómo se trata el cáncer recurrente, lea las secciones, “Tratamiento del cáncer de colon según la etapa” y “Tratamiento del cáncer de recto según la etapa”. Para obtener más información general sobre cómo lidiar con la recurrencia, usted puede consultar nuestro documento (disponible en inglés) When Your Cancer Comes Back: Cancer Recurrence.

Para pacientes con colostomía o ileostomía

Si tiene una colostomía o una ileostomía, es posible que se sienta preocupado o aislado de las actividades normales. Independientemente de si su estoma es temporal o permanente, un enterostomista (un profesional de la salud capacitado para ayudar a las personas con colostomías e ileostomías) puede enseñarle cómo cuidar del mismo. Usted puede preguntar a la Sociedad Americana Contra El Cáncer sobre los programas que ofrecen información y apoyo en su localidad. Para más información, consulte nuestros documentos Colostomía: una guía e Ileostomía: una guía.

Consultas con un nuevo médico

En algún momento después del diagnóstico y tratamiento del cáncer, es posible que usted tenga que consultar con un nuevo médico quien desconozca totalmente sus antecedentes médicos. Es importante que usted le proporcione a su nuevo médico los detalles de su diagnóstico y tratamiento. Asegúrese de tener a la mano la siguiente información:

  • Una copia del informe de patología de cualquier biopsia o cirugía.
  • Si se sometió a una cirugía, una copia del informe del procedimiento.
  • Si se le admitió en el hospital, una copia del resumen al alta que los médicos preparan cuando envían al paciente a su casa.
  • Si ha tenido radioterapia, una copia del resumen de su tratamiento.
  • Si ha recibido quimioterapia, o terapias dirigidas, una lista de sus medicamentos, las dosis de los medicamentos y cuándo los tomó.
  • Copias de los estudios por imágenes, como CT, MRI, PET. A menudo se pueden incluir en un DVD.

Es posible que el médico quiera copias de esta información para mantenerlas en su expediente, pero usted siempre debe mantener copias en su poder.


Fecha de última actualización: 11/24/2014
Fecha de último cambio o revisión: 11/24/2014