Cáncer colorrectal

+ -Text Size

Causas, factores de riesgo y prevención TEMAS

¿Conocemos qué causa el cáncer colorrectal?

Aunque no sabemos la causa exacta de la mayoría de los cánceres colorrectales, existen numerosas investigaciones que se están realizando al respecto.

Los investigadores están comenzando a entender cómo ciertos cambios en el ADN pueden causar la transformación de las células normales en células cancerosas. El ADN es el químico en cada una de nuestras células que porta nuestros genes (las instrucciones sobre cómo funcionan nuestras células). Por lo general, nos asemejamos a nuestros padres porque de ellos proviene nuestro ADN. Sin embargo, el ADN afecta algo más que sólo nuestra apariencia.

Algunos genes contienen instrucciones para controlar cuándo nuestras células crecen, se dividen y mueren. A ciertos genes que aceleran la división de las células o ayudan a las células a vivir por más tiempo se les denomina oncogenes. Otros, que desaceleran la división celular o que causan que las células mueran en el momento oportuno, se llaman genes supresores de tumores. El cáncer puede ser causado por mutaciones (defectos) en el ADN que activan los oncogenes o desactivan los genes supresores de tumores. Las mutaciones en varios genes diferentes parecen ser necesarios para que se origine el cáncer colorrectal.

Algunas mutaciones del ADN pueden ser transmitidas de una generación a otra, y se encuentran en todas las células del cuerpo. Cuando esto ocurre, decimos que las mutaciones son hereditarias. Otras mutaciones ocurren durante la vida de una persona y no son trasmitidas a la próxima generación. Sólo afectan las células que provienen de la célula original que mutó. Estos cambios en el ADN se deben a mutaciones adquiridas. Éstos son los tipos de mutaciones más comunes. Algunos de los mismos genes están involucrados tanto en las mutaciones hereditarias como en las adquiridas.

Mutaciones genéticas hereditarias

Se sabe que una pequeña porción de cánceres colorrectales son causados por mutaciones genéticas hereditarias. Ahora se conocen muchos de estos cambios en el ADN y sus efectos en el crecimiento celular.

Por ejemplo, los cambios hereditarios en un gen llamado APC son responsables de la poliposis adenomatosa familiar (FAP) y del síndrome de Gardner. El gen APC es un gen supresor de tumores (normalmente ayuda a mantener el crecimiento celular bajo control). En las personas que tienen cambios hereditarios en el gen APC, este "freno" del crecimiento celular se desactiva, causando que se formen cientos de pólipos en el colon. Con el tiempo, el cáncer casi siempre se forma en uno o más de estos pólipos debido a nuevas mutaciones genéticas en las células de los pólipos.

El cáncer de colon hereditario no asociado con poliposis (HNPCC), también conocido como síndrome de Lynch, es causado por cambios en los genes que normalmente ayudan a una célula a reparar un ADN deficiente. Las células deben hacer una copia nueva de su ADN cada vez que se dividen en dos células nuevas. Algunas veces se cometen errores en la copia del código del ADN. Afortunadamente, las células tienen enzimas reparadoras de ADN que actúan como correctoras o “revisoras de códigos”. Una mutación en uno de los genes de las enzimas reparadoras del ADN, como MLH1, MSH2, MLH3, MSH6, PMS1, o PMS, puede evitar que se corrijan algunos errores del ADN. Estos errores algunas veces afectarán los genes reguladores del crecimiento, lo cual puede ocasionar la formación del cáncer. El TGFBR2 es otro gen asociado con el HNPCC que ayuda a regular el crecimiento celular.

El síndrome Peutz-Jeghers, el cual ocurre en raras ocasiones, es causado por cambios hereditarios en el gen STK11. Éste parece ser un gen supresor de tumores, aunque su función exacta no está clara.

Las pruebas genéticas pueden detectar las mutaciones genéticas asociadas con estos síndromes hereditarios. Si tiene antecedentes familiares de pólipos, cáncer colorrectal u otros síntomas asociados con estos síndromes, puede que usted quiera preguntar a su médico sobre la asesoría genética y pruebas genéticas. La Sociedad Americana Contra El Cáncer recomienda consultar con un profesional calificado sobre genética del cáncer antes de someterse a alguna prueba genética. Para más información, lea nuestro documento Genetic Testing: What You Need to Know.

Mutaciones genéticas adquiridas

En la mayoría de los casos de cáncer colorrectal, las mutaciones del ADN que conducen a cáncer son adquiridas durante la vida de una persona en lugar de haber sido heredadas. Existen ciertos factores de riesgo que probablemente desempeñan un papel en causar estas mutaciones adquiridas, pero hasta el momento se desconoce qué causa de la mayoría de estas mutaciones.

Tal parece que no hay una sola vía para cáncer colorrectal que sea la misma en todos los casos. En muchos casos, la primera mutación ocurre en el gen APC, lo que causa un aumento en el crecimiento de células colorrectales debido a la pérdida de este “freno” en el crecimiento celular. Puede que mutaciones adicionales ocurran en los genes, como el KRAS, TP53, y SMAD4. Estos cambios pueden ocasionar que las células crezcan y se propaguen sin control. Otros genes que aún son desconocidos también están probablemente involucrados.


Fecha de última actualización: 10/07/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/03/2014