Cáncer colorrectal

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de colon y recto TEMAS

Terapias dirigidas para el cáncer colorrectal

A medida que los investigadores aprenden más sobre los cambios en los genes y en las proteínas de las células que causan cáncer, ellos han podido desarrollar medicamentos más recientes diseñados para combatir estos cambios de manera específica. Estos medicamentos dirigidos funcionan de distinta manera que los que se usan comúnmente en la quimioterapia. Generalmente producen diferentes efectos secundarios que suelen ser menos severos. Se pueden usar junto con quimioterapia o por sí solos si la quimioterapia ya no es eficaz.

Medicamentos dirigidos VEGF

El bevacizumab (Avastin®) y el ziv-aflibercept (Zaltrap®) son medicamentos usados para el cáncer de colon que atacan el factor de crecimiento del endotelio vascular (VEGF). El VEGF es una proteína que ayuda a los tumores a desarrollar nuevos vasos sanguíneos para obtener nutrientes (un proceso conocido como angiogenesis). .

El bevacizumab es una versión artificial de un tipo de proteína del sistema inmunológico llamada anticuerpo monoclonal. A menudo se combina con quimioterapia para tratar el cáncer de colon en etapa avanzada.

El Ziv-aflibercept (Zaltrap®) es una clase diferente de proteína que ataca el VEGF. También se puede combinar con quimioterapia para tratar el cáncer de colon en etapa avanzada, aunque fue aprobado para ser combinado solamente con cierta combinación de quimioterapia.

Ambos de estos medicamentos se administran como infusión en una vena cada 2 o 3 semanas.

Al combinarse con quimioterapia, estos medicamentos pueden ayudar a los pacientes con cánceres de colon o recto en etapas avanzadas a vivir por más tiempo, aunque causan algunos efectos secundarios. Los efectos secundarios comunes incluyen alta presión arterial, cansancio, sangrado, bajos recuentos de glóbulos blancos, dolores de cabeza, llagas en la boca, pérdida de apetito, y diarrea. Aunque se presentan pocas veces, los posibles efectos secundarios incluyen coágulos sanguíneos, sangrado profuso, orificios en el colon (perforaciones), problemas cardiacos y lenta curación de heridas. Si hay un orificio en el colon, esto puede causar una grave infección que puede requerir cirugía para corregir este problema.

Medicamentos dirigidos EGFR

El cetuximab (Erbitux®) y el panitumumab (Vectibix®) son anticuerpos monoclonales que atacan específicamente al receptor del factor de crecimiento epidérmico (EGFR), una molécula que a menudo aparece en altas cantidades sobre la superficie de las células cancerosas y las ayuda a crecer.

El cetuximab se usa en el cáncer colorrectal metastásico, ya sea como parte del tratamiento de primera elección o después de haber tratado otros tratamientos. Con más frecuencia, se puede usar con irinotecán o por sí solo en los pacientes que no pueden tomar irinotecán o cuyo cáncer ya no responde a éste.

El panitumumab se usa en el cáncer colorrectal metastásico, usualmente después de haber tratado otros tratamientos.

Aproximadamente cuatro de cada 10 cánceres colorrectales tienen mutaciones (defectos) en el gen KRAS, lo que hace que estos medicamentos no sean eficaces. Los médicos ahora hacen comúnmente una prueba al tumor para determinar si este cambio genético está presente, y sólo usar estos medicamentos en las personas que no tienen la mutación. Los médicos también pueden hacer una prueba para determinar la presencia de una mutación en el gen BRAF, lo que también indicaría que estos medicamentos no serían eficaces.

Ambos medicamentos se administran por infusión intravenosa, ya sea una vez a la semana o cada dos semanas.

Los efectos secundarios más comunes son problemas en la piel, como un sarpullido parecido al acné en el rostro y el pecho durante el tratamiento, lo que algunas veces puede causar infecciones. Los problemas que el panitumumab causa en la piel pueden ser más graves y ocasionar descamación de la piel. Otros efectos secundarios incluyen dolor de cabeza, cansancio, fiebre y diarrea.

Aunque poco común, el efecto secundario más grave de estos medicamentos es una reacción alérgica durante la infusión, lo que puede causar problemas con la respiración y bajar la presión arterial. Para ayudar a prevenir esto se pueden administrar medicamentos antes del tratamiento.

Otros medicamentos dirigidos

El regorafenib (Stivarga®) es otro medicamento dirigido para el cáncer colorrectal avanzado. Se trata de un tipo de terapia dirigida conocida como un inhibidor de cinasa. Las cinasas (también llamadas quinasas) son proteínas en o cerca de la superficie de una célula que transmiten señales importantes al centro de control de la célula. El regorafenib bloquea ciertas proteínas cinasas que estimulan a las células del tumor a crecer o ayudan a formar nuevos vasos sanguíneos para alimentar al tumor. El bloqueo de estas proteínas puede ayudar a detener el crecimiento de células cancerosas.

En un estudio de pacientes que recibieron tratamiento con la mayoría de los otros medicamentos usados para tratar el cáncer colorrectal, el regorafenib ayudó a estos pacientes a vivir un promedio de alrededor de 6 meses más.

Este medicamento se toma en forma de una píldora. Los efectos secundarios comunes incluyen cansancio, disminución del apetito, síndrome de pies y manos (enrojecimiento e irritación de las manos y los pies), diarrea, llagas en la boca y la garganta, pérdida de peso, cambios en la voz, infecciones y presión arterial alta. Algunos efectos secundarios graves que pueden ocurrir incluyen daño al hígado, sangrado profuso y perforaciones en el estómago o los intestinos.

Puede leer más sobre los medicamentos dirigidos en nuestro documento Targeted Therapy.


Fecha de última actualización: 10/07/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/03/2014