Cáncer colorrectal

+ -Text Size

¿Qué hay de nuevo en la investigación sobre el Cáncer de colon y recto? TEMAS

¿Qué avances hay en la investigación y el tratamiento del cáncer colorrectal?

Siempre hay investigaciones que están llevándose a cabo en el área del cáncer colorrectal. Algunos científicos están buscando las causas y formas de prevenir el cáncer colorrectal, así como las formas de mejorar los tratamientos.

Genética

Se han desarrollado pruebas (incluyendo Oncotype Dx® Colon Cancer Assay, ColoPrint®, y ColDx) que examinan la actividad de muchos genes diferentes en los tumores cancerosos del colon. Estas pruebas se pueden utilizar para ayudar a predecir cuáles pacientes tienen un mayor riesgo de que el cáncer se propagará. Hasta el momento, sin embargo, ninguna de ellas ha demostrado que ayude a predecir quién podría beneficiarse de la quimioterapia u otros tratamientos.

Quimioprevención

La quimioprevención utiliza químicos naturales o sintéticos para reducir el riesgo de que una persona padezca cáncer. Los investigadores están probando si ciertos suplementos minerales (como el calcio) y las vitaminas (como el ácido fólico o la vitamina D) pueden reducir el riesgo de cáncer colorrectal.

En algunos estudios se ha encontrado que las personas que toman multivitaminas con ácido fólico (también conocido como folato), complementos de vitamina D o calcio (a través de la dieta o complementos) puede que tengan un menor riesgo de cáncer colorrectal que las personas que no los toman. Actualmente se están realizando investigaciones para clarificar los posibles beneficios de éstas y otras sustancias, tal como selenio y curcumina.

Muchas personas toman medicamentos conocidos como estatinas para reducir sus niveles de colesterol. Estos medicamentos también pueden ayudar a reducir el riesgo de pólipos y cáncer colorrectal. Actualmente se realiza un estudio para determinar si administrar rosuvastatin (Crestor®) a personas que tuvieron un pólipo o cáncer de colon en etapa inicial reducirá el riesgo de un nuevo cáncer de colon o pólipo o reducirá el riesgo de que el cáncer regrese.

Detección temprana

El cáncer colorrectal es mucho más fácil de tratar eficazmente si se descubre en una etapa muy temprana. Los estudios continúan analizando la eficacia de los métodos actuales de detección del cáncer colorrectal y evaluando nuevas maneras de informar al público sobre la importancia de aprovechar estos métodos.

Sólo aproximadamente la mitad de los estadounidenses de 50 años o más están al día con los exámenes de detección del cáncer colorrectal. Si todos se realizaran las pruebas según se recomienda, se podrían salvar miles de vidas cada año. La Sociedad Americana Contra El Cáncer y otras organizaciones de salud pública están trabajando para aumentar la toma de conciencia sobre la detección del cáncer colorrectal en el público general y los profesionales de la salud.

Mientras tanto, también se están desarrollando y probando nuevas pruebas de laboratorio y estudios por imágenes. Se han estado desarrollando maneras más nuevas y precisas para identificar cambios en las heces fecales que pudieran indicar la presencia de cáncer colorrectal. Éstas incluyen pruebas que pueden detectar mejor sangre en las heces fecales (prueba inmunoquímica fecal) y una prueba que puede detectar cambios en el ADN de las células en las heces fecales.

La colonografía CT (también conocida como colonoscopia virtual) es un tipo especial de tomografía computarizada (CT) que puede encontrar muchos pólipos y cánceres colorrectales en etapa inicial. Con más frecuencia, esta prueba solo se realiza después que se limpia el colon con una gran cantidad de laxantes en líquido. Sin embargo, se descubrió en un estudio que esta prueba podría ser útil en la detección incluso sin esta clase de preparación.

Estas pruebas se describen en detalle en la sección “¿Se pueden encontrar los pólipos y el cáncer colorrectal en sus etapas iniciales?”.

Tratamiento

Nuevas técnicas quirúrgicas

Los cirujanos continúan mejorando sus técnicas quirúrgicas para los cánceres colorrectales. Actualmente, los cirujanos comprenden mejor qué hace que una cirugía colorrectal tenga más probabilidades de ser exitosa, tal como el asegurarse de que se extirpen el número suficiente de ganglios linfáticos durante la operación.

La cirugía laparoscópica se hace a través de varias incisiones pequeñas en el abdomen en lugar de una incisión grande, y se está usando más ampliamente para algunos cánceres de colon. Por lo general, este método permite a los pacientes recuperarse con mayor rapidez, con menos dolor después de la operación. Además, la cirugía laparoscópica se está estudiando para tratar algunos cánceres rectales, aunque se necesita más investigación para saber si es tan eficaz como la cirugía convencional.

Con una cirugía robótica, el cirujano se sienta en un panel de control y opera con mucha precisión unos brazos robóticos para realizar la cirugía. Este tipo de cirugía también se está estudiando.

Quimioterapia

Se han estado probando diferentes métodos en estudios clínicos, incluyendo:

  • Nuevos medicamentos de quimioterapia o medicamentos que ya se estaban usando contra otros cánceres (como el cisplatino o la gemcitabina).
  • Quimioterapia que no incluye 5-FU para pacientes cuyos cánceres colorrectales muestran inestabilidad de microsatélite (MSI). Las personas cuyos cánceres tienen esta característica molecular tienden a sobrevivir por más tiempo después de la cirugía, aunque puede que tengan una probabilidad menor de beneficiarse de combinaciones de quimioterapia que incluyan 5-fluorouracilo (5-FU), administrado como tratamiento adyuvante después de la cirugía.
  • Nuevas maneras para combinar los medicamentos que ya se sabe presentan actividad contra el cáncer colorrectal, como el irinotecán o el oxaliplatino, a fin de aumentar su eficacia.
  • Mejores maneras de combinar la quimioterapia con la radioterapia, terapias dirigidas y/o con la inmunoterapia.

Terapia dirigida

Se han usado varias terapias dirigidas para el tratamiento del cáncer colorrectal, incluyendo bevacizumab (Avastin), cetuximab (Erbitux) y panitumumab (Vectibix). Los médicos continúan estudiando la mejor manera de administrar estos medicamentos para que sean más eficaces.

Las terapias dirigidas actualmente se usan para tratar los cánceres avanzados, aunque los estudios más recientes están evaluando el uso de estas terapias junto con quimioterapia en cánceres que se encuentran en etapa más inicial como parte de la terapia adyuvante para ver si pueden reducir aún más el riesgo de recurrencia.

Inmunoterapia

Los investigadores están estudiando varias vacunas para tratar el cáncer colorrectal o prevenir que regrese después del tratamiento. Contrario a las vacunas que previenen las enfermedades infecciones, estas vacunas tienen el fin de reforzar la reacción inmunitaria del paciente para combatir al cáncer colorrectal con más eficacia.

Se están estudiando muchos tipos de vacunas. Por ejemplo, algunas vacunas conllevan extraer de la sangre algunas células del sistema inmunológico del paciente (llamadas células dendríticas) para exponerlas a una sustancia en el laboratorio que provocaría que ataquen a las células cancerosas, y luego regresarlas al cuerpo del paciente. Hasta el momento, estos tipos de vacunas sólo están disponibles en estudios clínicos.


Fecha de última actualización: 10/07/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/03/2014