Detección temprana del cáncer colorrectal

+ -Text Size

TEMAS

La importancia de las pruebas para detectar el cáncer colorrectal

Excluyendo a los cánceres de piel, el cáncer colorrectal es el tercer cáncer que se diagnostica con más frecuencia tanto en los hombres como en las mujeres en Estados Unidos. Para el año 2013, los cálculos de la Sociedad Americana Contra El Cáncer para este cáncer en los Estados Unidos son:

  • 96,830 casos nuevos de cáncer de colon.
  • 40,000 casos nuevos de cáncer de recto.

En general, el riesgo de cáncer colorrectal durante la vida es aproximadamente de 1 en 20 (5%). El riesgo es ligeramente mayor en los hombres que en las mujeres. Un número de otros factores (descritos en la sección “Factores de riesgo del cáncer colorrectal”) también pueden afectar el riesgo de una persona de padecer cáncer colorrectal.

El cáncer colorrectal es la tercera causa principal de fallecimientos asociados con el cáncer en los Estados Unidos cuando se consideran a los hombres y a las mujeres por separado, y la segunda causa principal cuando se combinan ambos sexos. Se espera que cause alrededor de 50,310 muertes durante 2014.

La tasa de muertes (el número de muertes por 100,000 personas cada año) a causa del cáncer colorrectal ha estado disminuyendo por más de 20 años. Esto probablemente se deba a varias razones. Es posible que una de estas razones sea el hecho de que los pólipos se descubren mediante pruebas de detección y son extirpados antes de que se transformen en cáncer. Las pruebas de detección también permiten que más cánceres colorrectales sean encontrados más temprano cuando es más fácil curar la enfermedad. Además, el tratamiento del cáncer colorrectal ha mejorado durante los últimos años. Como resultado, actualmente existen más de un millón de sobrevivientes de cáncer colorrectal en los Estados Unidos.

Las pruebas de detección del cáncer colorrectal que se hacen regularmente son una de las armas más poderosas para prevenir el cáncer colorrectal. Las pruebas de detección se realizan como parte del proceso de determinar la presencia de cáncer en las personas que no presentan ningún síntoma de la enfermedad.

Puede que tome muchos años (tanto como 10 a 15) para que un pólipo se convierta en cáncer colorrectal. En muchos casos, las pruebas de detección que se hacen regularmente pueden prevenir el cáncer colorrectal por completo al encontrar y extraer ciertos tipos de pólipos antes de que tengan la probabilidad de convertirse en cáncer. Las pruebas de detección también pueden encontrar la enfermedad en sus etapas iniciales, cuando es altamente curable.

Se usan varias pruebas para detectar (encontrar) el cáncer colorrectal en personas que tienen un riesgo promedio de esta enfermedad. Pregúntele a su médico cuáles son las pruebas que están disponibles en el área donde usted reside y cuál opciones serían adecuadas para usted.

Las personas que no han identificado factores de riesgo (que no sea la edad) deben comenzar las pruebas de detección regulares a los 50 años de edad. Por otro lado, las personas que tengan antecedentes familiares u otros factores de riesgo de pólipos o cáncer colorrectal (lea la sección “Factores de riesgo del cáncer colorrectal”), deben hablar con sus médicos sobre la necesidad de comenzar las pruebas a una edad temprana y/o hacerlas con más frecuencia.


Fecha de última actualización: 10/07/2013
Fecha de último cambio o revisión: 01/31/2014