Resumen sobre el cáncer colorrectal

+ -Text Size

Tratamiento contra el Cáncer de colon y recto TEMAS

Radioterapia para el cáncer colorrectal

La radioterapia consiste del uso de rayos de alta energía (como los rayos X) para eliminar o encoger las células del cáncer.

¿Cuándo se usa?

Antes de la cirugía: si el tamaño o el lugar de un tumor hace difícil extraerlo, se puede usar la radiación antes de la cirugía para reducir el tumor. La radiación también se usa a veces antes de la cirugía para cánceres rectales, ya que reduce el riesgo de que el cáncer regrese después. Cuando se emplea antes de la cirugía para los cánceres rectales, la radiación a menudo se combina con quimioterapia. A esto se le llama quimiorradiación. La quimioterapia ayuda a que la radiación sea más eficaz, aunque agrega efectos secundarios.

Después de la cirugía: la radiación también se puede usar después de la cirugía para eliminar cualquier célula cancerosa remanente (pero que no se puede ver). Esto reduce la probabilidad de que el cáncer regrese en el futuro.

Para las personas que no pueden someterse a cirugía: la radioterapia se puede administrar para ayudar a controlar los cánceres rectales en las personas que no están lo suficientemente saludables como para someterse a una cirugía.

Para cánceres avanzados: la radiación también puede usarse para aliviar los síntomas de cáncer avanzado como la obstrucción intestinal, sangrado o dolor. También se puede usar para tratar el cáncer de colon que se ha propagado, con más frecuencia si la propagación es a los huesos o al cerebro.

Tipos de tratamientos con radiación

Radioterapia de rayos externos: en este tratamiento, se enfoca la radiación en el cáncer desde una máquina que está fuera del cuerpo. Este es el tipo que se usa con mayor frecuencia en las personas con cáncer de colon o de recto. Los tratamientos se administran 5 días a la semana por muchas semanas. Cada tratamiento dura sólo unos minutos, aunque el tiempo de preparación (colocarle en el lugar correcto para el tratamiento) usualmente toma más.

Radioterapia endocavitaria: para algunos tumores rectales pequeños la radiación se puede administrar con un pequeño dispositivo que se coloca en el recto a través del ano. Cada tratamiento dura sólo unos minutos y luego se retira el dispositivo. Este tratamiento se repite aproximadamente tres veces más en alrededor de 2 semanas de diferencia para una dosis completa. Este tratamiento permite que la radiación llegue al recto sin pasar a través de la piel y otros tejidos cercanos.

Braquiterapia (terapia de radiación interna): en este método se colocan partículas o semillas pequeñas de material radiactivo cerca o directamente en el cáncer. La radiación sólo se desplaza una corta distancia, limitando los efectos sobre los tejidos sanos adyacentes. Algunas veces se usa este método para tratar a las personas con cáncer rectal, especialmente las personas enfermas o de edad avanzada que no pueden tolerar la cirugía.

Radioembolización: algunos pacientes que tienen mucha propagación al hígado, pero poca o ninguna propagación a otras partes distantes del cuerpo pudieran recibir tratamiento con infusión a través de la arteria que conduce al hígado. El médico inyecta diminutas partículas de vidrio que son cubiertas con un átomo radioactivo (yttrium-90). Estas partículas bloquean algunos de los pequeños vasos sanguíneos que alimentan a los tumores, y su radioactividad ayuda a eliminar las células cancerosas.

Efectos secundarios de la radioterapia

Algunos de los efectos secundarios comunes de la radioterapia para el cáncer de colon o de recto incluyen:

  • Cambios en la piel donde se administró la radiación.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea.
  • Irritación del recto, lo que puede causar dificultad para controlar la evacuación.
  • Irritación de la vejiga, lo que puede causar la sensación de tener que orinar con frecuencia.
  • Cansancio.

También pueden ocurrir problemas sexuales.

Los efectos secundarios a menudo desaparecen o se alivian con el pasar del tiempo después de completar el tratamiento, aunque los problemas como la irritación del recto y de la vejiga pueden persistir. Si usted padece de estos u otros efectos secundarios, hable con su médico. Por lo general existen maneras de aminorar o aliviar muchos de estos problemas.

Usted puede aprender más sobre radiación en el documento Radiation Therapy – What It Is, How It Helps.


Fecha de última actualización: 10/09/2013
Fecha de último cambio o revisión: 02/03/2014